1 de mayo de 2020

Cuentos de andar por casa: La otra manita



La otra manita.
La otra, solo lo es... a veces.
Como la vida misma, una y otra, otra y una lo son, depende con el cristal con el que las miras: «Palmas palmitas, higos y castañitas».
La una me da el tiempo, la otra me lo mide, son las 2:00 en la cara de la muñeca, son las 2:00 en el dorso de mis gemelos: «Almendras y turrón, ¡que rica la colección!»
La otra, me avisa, me informa y se ausenta entre las sábanas, la una la destapa, la señala y le numera: «Este fue a por leña, este la cortó, este fue a por huevos y este los frio».
A la otra le falta uno, la una lo busca y no lo encuentra... A ver, ¿en el palmar...? no puede haberse perdido, ¡no es Navidad!  Ya recuerdo: «Se fue al teatro, y no me quedan más que cuatro».
Se abrazan, se funden, se engranan. Al frente los más vulgares, en la cola los benjamines, al medio el que palpita más alto: «Veo, veo, ¿Qué ves? una cosita, sonrosadita».
Con una me despido, ahora queda un poco más lejos; con la otra oteo el horizonte, nota mi calor... ¡37º y unas décimas!: «Cinco lobitos, tiene la loba, cinco lobitos detrás de la escoba».

Foto: Gustavo Pozo


2 comentarios:

  1. Las manos nos cuentan cuentos, nos acarician , nos dan tantas cosas que hasta refranes les han hecho ,y esos deditos y dedos también lo son ..uno pide pan , otro dice que no hay , otro dice que a buscar otro que a robar y el mas gordito dice noooo noo que nos pillaran ..
    Un abrazo !!

    ResponderEliminar
  2. La manos son las protagonistas de nuestros pensamientos.
    Besos

    ResponderEliminar