Mostrando entradas con la etiqueta dulce pontes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta dulce pontes. Mostrar todas las entradas

11 de mayo de 2011

Este jueves, relato. Portugal, ¿qué significa para ti?



..."Aviones de la Fuerzas Armadas portuguesas bombardean el cuartel de la Encarnación, cercano al aeropuerto de La Portela, en lo que parece ser un intento de Golpe de Estado."

Con este titular abrían las noticias de alcance en la mayoría de las emisoras de radio españolas.
Eran las 12'00 del mediodía de un frío martes de Marzo de 1975. En las proximidades del Pabellón de Deportes del Real Madrid y durante varias horas, vivimos a golpe de transistor los amargos acontecimientos que podrían acabar con la joven democracia lusa.

...La música, siempre la música.
Aún no hacía dos años que la retransmisión de dos canciones habían marcado las pautas para sacar los claveles a la calle. El 24 de Abril es la canción de Paulo de Carvalho “E depois do Adeus” retransmitida al final del día, la primera señal para una revolución que velaba armas con balas rojas de tallo largo. Esa misma madrugada, en Radio Renasceça, se escucha “Grândola, Vila Morena”, canción revolucionaria de José Afonso, prohibida por el régimen.
Es la segunda señal. La revolución de los Claveles, está en marcha.

La cola, se extendía por la calle Goya y las caras de preocupación se mezclaban con el entusiasmo que nos había reunido a miles de jóvenes, ante lo que iba a ser el primer concierto de Génesis en España. Sí, el Génesis de Peter Gabriel, el auténtico. Presentando su recién “The Lamb Lies Down On Broadway”.
El concierto fue extraordinario, a pesar de la sombra que envolvía el ambiente para unos posibles claveles rojos que a esas horas podrían estar marchitos por la decepción y el abatimiento.
No fue así, los claveles aguantaron la embestida, y siempre nos quedó unido el recuerdo de aquel irrepetible concierto a una tarde salpicada de barro que amenazó con enturbiar el futuro de Portugal.


Hoy Portugal, para mí, (al margen de consideraciones más serias y  trascendentes) son dos nombres que me acompañan con la misma fuerza y devoción, como lo hicieron Génesis aquella tarde fría de futuro inquietante:
Álvaro Siza, el arquitecto de Matosinhos que pone música en las calles en forma de casas y edificios. Y Dulce Pontes, que pone música a la música y a la que dediqué uno de mis primeros Posts: "Dulce... Dulcísima"

10 de mayo de 2011

23 de mayo de 2010

Héroes de cabecera. Dulce Pontes (XVI)



La Gala de los premios Micrófono de Oro 2.010, que entrega la Federación de Asociaciones de Radio y Televisión, es sólo una excusa para hacer un hueco a Dulce Pontes en mi serie de Héroes de Cabecera, premio que recibió el pasado Sábado 15 de Mayo y que compartió con otros cantantes como José Mercé, Sole Gimenez o Pasión Vega. Al margen de la importancia del galardón, que aunque en otras ocasiones lo han recibido Serrat, Sabina o Estrella Morente, a mi me parece un refrito de despropósitos, sin más trascendencia que la de mantener con vida la iniciativa del veterano periodista Luis del Olmo, creador de este variopinto e indeleble certamen. Sirva el dato, que es la primera vez que se premia a un personaje extranjero, años después de que protagonizara junto a José Carreras la apertura oficial de la elección de las Nuevas 7 Maravillas del Mundo con su tema "One World", para la mayor emisión televisiva de la historia y de que Dulce recibiera en 2004 el premio Amigo por su colaboración con Ennio Morricone en el disco Focus.
Dulce Pontes, quería ser bailarina, pero en la escuela de danza pensaron que era demasiado mayor para iniciar una gran carrera.
Durante algunos años puso su voz al servicio de la publicidad, siendo el aporte musical a innumerables anuncios. En el año 1.991 ganó el Festival Nacional de la Canción de su país, lo que le permitió que ese mismo año, representara a Portugal en el Festival de Eurovisión, fue la primera vez que Europa quedó prendada con la cantante de Montijo.
Desde ese momento su voz y su personalidad no conocen fronteras, siempre en busca de su propia identidad, se sumerge en las raíces de la música portuguesa, actualizando un herencia tribal, que empezaba a considerarse como algo trasnochado.
Dulce, trabaja sus temas de forma meticulosa y elaborada. En el escenario es cautivadora y espiritual, con un repertorio variado e innovador. Su voz y su forma de interpretar constituyen un género propio, un estilo que es una combinación de música y movimiento, que la hacen única e inconfundible.


15 de diciembre de 2007

Dulce, Dulcísima.


“Sé eu soubesse que morrendo, Tu me habías de chorar, Por una lágrima tua, Que alegría, Me deixaria matar”. Sublime texto con una extraordinaria carga emotiva y poética.

“Lágrimas” interpretada por Dulce Ponte forma parte del activo musical, que tan celosamente, guardo para las ocasiones especiales, aunque lo cierto es que cualquier ocasión se vuelve especial, escuchándola.

En el radio-cassete del coche, escuché por primera vez a Dulce Pontes, era una voz diferente, clara y apasionada, con una gran variedad de registros, las canciones sonaban una detrás de otra, fados, tradicionales portuguesas, gallegas y angoleñas, con un estilo inconfundible, a veces un tanto exótico.

“Lágrimas” tiene una música que es tan hermosa que duele y un texto desgarrador, de los que te da un vuelco el corazón. En Dulce Ponte se dan algunas circunstancias que no hacían previsible a corto o medio plazo la posibilidad de verla en concierto, y de momento me bastaba con oírla a través de sus grabaciones.
En los primeros días de cada año se me agolpan las celebraciones, el 6 “los Reyes”, el 12 San Alfredo y el 16 mi cumpleaños, lo cual no sé, si es bueno o malo, ya que la capacidad de recuperación económica de los míos no es ilimitada, lo que les hace agudizar el ingenio más si cabe. En esta ocasión como en todas las demás, su generosidad y su acierto fueron manifiestos, y entre otros muchos regalos me encontré con uno que me hizo especial ilusión, unas entradas para el concierto que daría el próximo mes de febrero Dulce Pontes  en el Palau de la Música de Valencia.

El concierto fue una agradable sorpresa, pues si ya le conocía sus facetas como cantante, su puesta en escena e interpretación fueron de una exquisitez y sensibilidad extraordinarias, un homenaje a la tierra y sus gentes, con el que nos deleito durante todo el concierto. Años mas tarde, en el Palacio de Congresos de Castellón, presentó su último trabajo “O caraçào tem três portas”, mas de 150 minutos de un directo espectacular, en el que se mezclaron (como siempre) la intimista melancolía del fado y la feliz alegría de algunos de sus temas populares, cantante indiscutible que tanto en sus grabaciones como en sus conciertos magnetiza e ilusiona, recomendación especial para el tema “Há festa na mouraría” del que además de tocar el piano en autora de los arreglos.