Mostrando entradas con la etiqueta Donizzeti. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Donizzeti. Mostrar todas las entradas

10 de febrero de 2010

La última Lucia

Ultima representación de Lucia de Lammermoor en el Palau de les Arts de Valencia

Tercera ópera de una temporada que debido a la crisis y a la demora en la confirmación del programa, se recibió con cierto estoicismo, la polémica sobre la continuidad de Lorin Maazel y la escasez de figuras de renombrón, generalizó variadas expectativas sobre la temporada lírica del Reina Sofía.

Irónico es el dicho gitano de: "No quiero hijos con buenos principios" e irónico está resultando que esta temporada tan cuestionada, sobre la que se sembraron dudas en muchos aspectos, está siendo sobre la marcha, la mas regular.
Tres óperas, tres éxitos incuestionables, tres espectáculos que han recogido mayoritariamente muy buenas críticas.
De la Lucia de ayer, ya se ha dicho todo, recomiendo las minuciosas y amplias crónicas de Titus, Atticus, Fernando y el repertorio de entradas sobre la misma de Maac.
Esta producción, que se estrenó hace 13 años, acusa en lo escénico el paso del tiempo, más aún, estando tan reciente la última Butterfly, que tan gratamente nos sorprendió a todos. En esta Lucia alquilada, se evidencia un desajuste en la ubicación del escenario, este, más grande que aquellos en los que se estrenó, por lo que hubo que enmarcar el espacio escénico, detalle sin importancia, pues sólo la escena del baile se el desarrollo con algunas apreturas.

Un puesta en escena de mínimos, (que no minimalista) con algunos símbolos presentes en toda la obra, que el recurrente movimiento de paneles conseguía potenciar, en definitiva una puesta cómoda, correcta, cómplice en todo momento de la trama.
 Por lo demás, demasiadas interrupciones, las del público que quiso premiar todas y cada una de las arias y otras musicales dentro de los propios actos, y para terminar, un tercer acto extraordinario de los que hacen afición, con una Nino loca de Amor, en una escena en la que es fácil caer en la teatralidad y pecar de amaneramiento y que sin embargo ella, bordó con una sutileza y sensualidad admirables.

Ahora, abstinencia en Marzo y a esperar a los Corleone en Abril.