Mostrando entradas con la etiqueta Lila Downs. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lila Downs. Mostrar todas las entradas

9 de marzo de 2010

Lila, y los destarifos de la "Dipu"


En este momento, debería estar escribiendo sobre el concierto que nos ha ofrecido la mejicana Lila Dows en el teatro Olympia de Valencia, pero desde esta mañana un bocado podrido se me ha alojado en el estómago y como un amargo desconcierto me acompaña y me fustiga sin entender absolutamente nada de lo sucedido, os cuento:

Valencia, año 2.010, La Excelentísima Diputación de Valencia ha censurado la exposición de fotografías "Fragmentos de un año, 2.009" organizada por la Unión de periodistas Valencianos, obligando a retirar 9 imágenes por su referencia política, aquellas que en particular han molestado al PP y en concreto a su presidente Francisco Camps por las referencias al caso Gürtel.

Entre las imágenes vetadas figuran la instantánea aportada por el fotógrafo de El Mundo Vicent Bosch en la que se ve a Camps, a Vicente Rambla y a Ricardo Costa, salpicados por el caso Gürtel, abrochándose sus trajes en las Cortes Valencianas, o la de Ricardo Costa compungido la noche que cesó de todos su cargos en el PP, disparada por Miguel Lorenzo, de El Periódico.También se vetan dos fotografías de Rita Barberá arropando a Camps a su salida del TSJ cuando fue a declarar, una de Carles Francesc (EL PAÍS) y otra de Benito Pajares (El Mundo). Entre las imágenes que han levantado ampollas también figura una de Camps con el arzobispo Carlos Osoro, también de Lorenzo, y otra de Mikel Ponce (Abc) en la que se ve la investidura de José María Aznar en la Universitat Cardenal Herrera (CEU).

No, no es ciencia ficción, ni un mal sueño, ni tan siquiera un insoportable dolor que te deja catatónico por culpa de una úlcera en estado de rebeldía.
Esto acaba de suceder, y estando mal, ¡¡QUE ESTA MAL!!, no es lo peor, pues la desfachatez ha llegado al límite de lo deshonesto, pretendiendo involucrar en semejante atropello al director del Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat (Muvim) de Valencia, Romà de la Calle, mintiendo sobre una hipotética complicidad del Museo compartiendo tal decisión.

De la Calle es catedrático en la Universitat de València, además de presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, en un comunicado ha asegurado que en ese museo nunca se habría tomado una decisión semejante y hoy ha hecho patente su disconformidad anunciado su dimisión tras comunicársela al diputado provincial responsable, lamentando que en la sala más elevada del museo se puedan ver "las paredes vacías" y profundamente emocionado, ha proclamado: "Nunca he visto ni he vivido torpeza mayor... jamás".

Los fantasmas nos persiguen, ¿quien dijo alguna vez que la "cultura era de Izquierdas" y murió lapidado?

Por cierto, Lila, maravillosa, tribal, potente, entrañable, folclórica, colorista y una vez más su "Paloma Negra" me reconcilió durante unos minutos conmigo mismo olvidándome por unos instantes de tanto impresentable suelto.

8 de febrero de 2009

...Lila, alma de culebra.

“Las culebras macho, disfrazadas de nubes buscaban a través de su reflejo en los arroyuelos subterráneos a sus culebras hembras y le llevaban la lluvia, llenándolas de vida y proporcionando al mismo tiempo fertilidad a la tierra.”

Esta leyenda y otras parecidas, sedimentadas en su interior, Lila Downs las retoma una y otra vez, dándoles forma musical.
Hoy en día, todavía, algunos habitantes del pueblo de Apoala cuentan que un árbol gigante dio a luz a los hombres de piedra, en sus canciones, su voz cálida y aterciopelada se confunde con el mito.

La música de Lila Downs es una continua reflexión acerca de su herencia popular, con su voz colorida y versátil pasa de la alegría a la tristeza navegando sutilmente de la música popular a las sonoridades líricas, pasando por el Blues y el Jazz, en una mezcla natural con lo indígena.

Lila, es hija de la cantante de cabaret Anita Sánchez y de Allen Downs, un profesor de cinematografía escocés-americano circunstancia esta que le obligó a vivir parte de su vida a caballo entre México y EEUU.
Obtuvo la Licenciatura en Canto y Antropología en la Universidad de Minnesota, y además realizó estudios similares en la Escuela de Bellas Artes de Oaxaca, creciendo de esta forma en una doble realidad, entre la tradición y la modernidad, perdida durante un tiempo entre estos dos mundos, al final escogió la música dando voz a las contradicciones y la riqueza cultural que lo habitan.
En los bares de Oaxaca, Lila Downs conoce a Paul Cohen, saxofonista neoyorquino, músico autodidacta, con el que se casaría mas tarde, encuentro del que surgirá una fructífera colaboración.

Lila se inicia en los secretos de las cantantes negras, en estas canciones, evoca los mitos aún muy arraigados en las comunidades indígenas, pero también canta las penas y las alegrías de éstas, su vida cotidiana o la discriminación que sufren. Para ello, retoma canciones populares de Oaxaca dándoles un toque muy personal, como lo hiciera ya en "Sandunga", primer álbum en el que Lila Downs juega con diferentes géneros musicales de la cultura popular mexicana, desde los primeros días de su vida, su destino estará por siempre ligado a la tierra de sus antepasados maternos.

Herencia, creación y una técnica enriquecida por su formación de antropóloga, confiere a sus interpretaciones una fuerza y un encanto que hechizan a quienes las escuchan, adivinándole una supernova incrustada en la garganta.
Lila posee una belleza indígena, curtida por un tiempo de mestizajes y de soles incas, en ella habitan en feliz convivencia los corridos y las rancheras con la música tribal de su país, de melodías a veces graves, otras parranderas y sostenido de voz que llega hasta el fondo del estómago, (el nuestro) turbadora y rica en coloraturas, natural en sus movimientos, desplegando un poderío ritual en su puesta en escena en la que manifiesta su instinto de danzarina, ornamentando sus actuaciones con un vestuario pleno de mensaje y espiritualidad hablándonos de lo viejo con lenguajes modernos.

Su álbum “One Blood” en el año 2.004, ganó un Latín Grammy su dúo con Caetano Veloso de "Frida" fue nominado al Óscar.