Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como recuerdos

Con el miedo en el cuerpo

Imagen
Para Tomás, el día pintaba mal. Había recibido una carta certificada, por la que se le citaba esa mañana en el Servicio de Urología. El contenido de la carta era el siguiente: "Pauta de preparación para la Cistoscopia y recogida de orina para la Citología" seguido de un texto farragoso en letra pequeña que hablaba de laboratorios, biopsias, anatomía patológica y antibióticos. A Tomás le cambió el color de la cara y la gama de violetas, morados y lilas pintaron un nuevo lienzo en su rostro que le acompañó el resto del día. Consultó a la Wikipedia para confirmar que no estaba equivocado... ¡Dios mío, no estaba equivocado! Aguardó impaciente en la sala de espera, hasta que su nombre sonó por los altavoces... -Tomás García, pase a consulta 8. Muerto de miedo, y siendo consecuente con los conocimientos que al respecto había adquirido en las últimas horas, empezó a bajarse los pantalones. Cuando estuvo desnudo de cintura para abajo, se presentó a la enfermera

Este jueves, relato. Desnudar el Corazón, en pretérito perfecto simple.

Imagen
Divague. Nuestros estados de ánimo no siempre son coincidentes, y es posible, que cuando a unos se nos afloja el lagrimal, a otros les pueda el caos de una confusa identidad personal. Con lo cual, la necesaria conexión emocional, inexplicablemente se repele como polos del mismo signo. Por eso, es difícil desnudar nuestro corazón hasta tal punto, podría ser incluso, irrelevante o contraproducente. Relato. Me emociona pensar que he servido para algo y que he servido a alguien. Hoy, con 64 excusas para justificar mi paso por esta senda de elefantes, miro hacia atrás y busco entre imágenes en sepia un momento sublime, tan especial y tan mío, que sólo yo sea conocedor de su existencia y me atreva a vomitarlo. Pero los recuerdos, (incluso los del futuro) se amontonan. Se solapan edades, personas, lugares y circunstancias, como los naipes de una baraja ordenando un Solitario... Y tengo que jugar, aunque sea conmigo mismo. Los vuelvo sobre el tapete, que huele a vida vivid

Sentado, en la arena de la Bahía.

Imagen
(Un viejo libreto y cuatro textos de antesdeayer) Libro 1º         Escucho a Rodolfo (Luciano Pavarotti), mientras suelta la mano de Mimí (Mirella Freni), quien yendo hacia atrás, encuentra una silla sobre la que se deja caer, abatida por la emoción… “¿Chi son? Sono un poeta. Che cosa faccio? Scrivo. E ¿come vivo? Vivo”. (La Bohème. Acto Primero) “Al caer la tarde entramos en Montevideo. No me apunté a la excursión. Achanté la mui y aguanté a bordo, que es lo sano. La chavala se puso de morro y me salió con que ella prefería no comer a perder la oportunidad de ver el Uruguay. La dije que bueno, pero ni intención. Ella porfió y yo acabé diciéndole que yo me visto por los pies y que acá y allá, en mi casa mando yo. Terminamos mal y se largo al camarote sin despedirse. A mí que me registren. El sol tiene ya color de otoño. ¡Qué cosas! Retrasamos los relojes otra media hora. Mañana a la mañana en Buenos Aires. A lo que dicen ya

Este jueves, relato. Un relato histórico

Imagen
Convinieron la Boda para Mayo. Eran muchos años de relaciones y el final de la Guerra Civil propiciaba una normalidad aparente. Todavía quedaban temores e incertidumbres, pequeños resquicios por donde cualquier nueva ilusión podía sucumbir a los miedos propios o a los recelos de los demás. En Valencia, todavía con la secuela de "zona roja" nadie podía estar plenamente tranquilo. Hubo que conseguir y rellenar muchos "papeles" certificados de buena conducta, partidas de nacimiento, documentos de empadronamiento... Él lo tuvo fácil, había nacido en la ciudad y pertenecía a una discreta familia de notorias costumbres cristianas. Lo de ella en cambio, era más difícil, inmigró de niña desde un pueblecito de la Mancha y ante lo inminente de la Boda, pidió al abuelo Máximo que viajara al pueblo para obtener algunos de aquellos tan complicados como necesarios papeles que sólo el cura o el alcalde podían validar. Máximo, regresó a su pueblo después de mucho

Ernest Lluch

Imagen
Eran las 10 de la mañana, Iñaki Gabilondo dirigía el programa con más audiencia de la radiodifusión española, “Hoy por Hoy” de la cadena SER. Dolorosamente emocionado hizo una pausa para rendir un especial homenaje a su amigo Ernest Lluch y presentó la que según él, era el aria favorita del catedrático catalán. O mio babbino caro (Gianni Schicchi), sonó llenando el más absoluto de los silencios y la canción de Lauretta quedó unida para siempre a la memoria de Ernest Lluch . Esta semana se han cumplido 10 años de su asesinato a manos de ETA. Fue un intelectual valorado, un político respetado, escritor comunicador, profesor, parlamentario, ministro socialista, rector de universidad y hombre extraordinariamente sencillo. La Plaza del Diamante , le recuerda con cariño mientras escuchamos la música de Puccini. Documentación: http://www.fundacioernestlluch.org/

Corriendo, corriendo.

Imagen
Llegó tarde al autobús de las 12, era el último, asumió el contratiempo con resolución y al instante decidió que cubrirá los 6 kilómetros que le separaban de su casa con una entusiasta carrera. 6 .000 metros corriendo, corriendo, sin parar. A legre, contento, ilusionado. Primero una gran avenida, luego otra, un cruce y a la derecha, el largo boulevard. Llegó al portal de su casa, extenuado y feliz, acababa de cumplir los quince y le habían dado el primer beso de su vida. Foto de Iban Ramón

Este jueves, Relato. ¿Hacemos deporte?

Imagen
Transcurría el minuto 43 de la segunda parte, el resultado estaba equilibrado , que no así el juego, el dominio del equipo visitante era tal, que el asedio a la portería local se hacia insostenible. El esfuerzo de los defensores no garantizaba controlar el empate inicial, empate que por una parte mantenía en la categoría a unos, pero que no era suficiente para la obtención del campeonato a los otros. La lucha indistinta por el título y por la permanencia, se decidía metro a metro en aquel terreno de escaso césped recién regado. Un metro que para unos era de una defensa a ultranza y para otros de una conquista irrenunciable. Los cuerpos fibrosos, húmedos y tensos chocaban en buena lid disputando una posesión que les permitiera lograr un sueño largamente acariciado. Cumplido el último minuto, el balón salió despedido de la bota del extremo izquierdo y voló por encima de defensores y delanteros, superada la línea de la portería y en su lógico descenso, éste quedó a una altura y

...Otra de "romanos"

Imagen
Siendo consecuente con las intenciones que dieron origen a este Blog, debo de vez en cuando y con mucho gusto, relatar algún recuerdo de los que para mí han significado algo especial, así pues, aquí va, ...otra de romanos: Nunca me ha gustado el Camping, ni ningún otro sistema similar de acampada, he desestimado siempre cualquier posibilidad de adquirir o utilizar para nuestros viajes o vacaciones las Caravanas de todo tipo. En una ocasión como consecuencia de la enfermedad de una de nuestras hijas, el médico, le prescribió inexcusablemente largas sesiones de sol. Así, tomar el Sol al aire libre formaba parte de un tratamiento inicial para combatir una bronconeumonía, con unos supuestos síntomas de raquitismo. Conseguimos una tienda de campaña y nos ubicamos en un conocido Camping en la Playa de El Perelló, próximo a Valencia, que nos permitiría ir a trabajar sin largos desplazamientos. Pasamos los meses de Julio, Agosto y Septiembre aceptando, no sin cierto estoicismo,

...a propósito de Raimon

Imagen
( guardaba este recuerdo a la espera del momento propicio, pero una entrada de Maac, http://cantanellas.blogspot.com/2008/12/cant-e-tenor-cantaven-tal-balada.html que por cierto, me ha gustado mucho, he hecho que “reviscolara” esta admiración y respeto por el cantautor de Játiva) ...el de Raimón , fue mi primer concierto en directo. Había conocido al fotógrafo Paco Alberola trabajando en un catálogo de promoción de producto para una empresa de ascensores y cuyo diseño y maquetación corrían por mi cuenta, Paco , ya era en ese momento un destacado fotógrafo de Studio, con unos conocimientos y propuestas superiores a la media que yo frecuentaba, era vanguardia pura, atrevido, colaborador y respetuoso con las iniciativas de los demás, que él se encargaba de llevarlas a unos limites de calidad inusuales, era generoso con sus posibilidades, con sus conocimientos y con su tiempo, era un artista culto y como la mayoría de ellos de “izquierdas”, mi larga relación con él y con otros de sim

...Otra de romanos

Imagen
Dedicado a mis amigos Paredes, Parra, Garrigós, Medina, etc. con los que compartí nuestro primer viaje de Fin de Estudios . Aquella noche del siete de Julio, el Ciudad de Granada nos esperaba en el puerto de Valencia , dispuesto para embarcar y trasladarnos en lo que iba a ser nuestra primera experiencia tras mediterránea, a las 21 horas en punto el viejo barco inició su andadura.  Desde unas butacas situadas en la popa superior vivimos inquietos y despiertos toda la noche la lenta y larga travesía que al amanecer, nos dibujó como por arte de magia en el horizonte, las primeras siluetas de la Isla. Caminamos por Palma , en un recorrido turístico típico como era de esperar, en el que no faltaron la compra de postales y las visitas a Iglesias y Catedral. Dormíamos y comíamos en Masías o Casas propiedad del la familia del Padre Juan , excepto en la Ciudad de Palma que ocupamos las viejas instalaciones de un casi desmantelado antiguo Club de Tenis . Una semana más tarde, el m

...una de naranjas

Imagen
Naranjas “La Huertana”. tremendamente dulces, respondía incansablemente el locutor y experto presentador de programas musicales de Radio Valencia: Ramiro Planells , así durante seis meses en los programas que estuvimos grabando para la promoción de este "manjar de la huerta" y que se emitían todos los sábados a las 16’30 en la emisora regional de la Cadena SER de Badajoz.  El programa de media hora de duración tenia un formato de crónica musical al uso pero de contenido muy rompedor, con estreno de novedades discográficas, críticas, biografías, y obviamente las referencias publicitarias a la fruta valenciana por excelencia que esponsorizaba un productor de Cullera, sería muy presuntuoso por mi parte creer que por primera vez y a través de la emisión de ese programa, en Extremadura podían oír hablar y escuchar la música de los Hendrix, Crimson, Zeppelín, Cream, Floyd etc. pero esa fue nuestra difícil y gratificante apuesta. Toda la documentación y elaboración del

...un viaje a la sombra de los Beatles

Imagen
Nuestra segunda aventura viajera a mediados de los 60, dibujó un recorrido por el norte de España, viaje de fin de estudios, correspondiente a los dos años de Oficialía Industrial. Transportados en un viejo autocar salimos de Valencia con un destino muy definido, pues nuestras estancias estaban directamente relacionadas con las ciudades en donde los Jesuitas tenían internados, alojamientos que en esas fechas estivales quedaban vacíos al coincidir con las vacaciones de sus habituales ocupantes, así, intencionadamente y en este orden, Zaragoza, Javier, Loyola, San Sebastián, Bilbao, Burgos y Madrid , y sus alrededores, se convirtieron en objetivo de nuestra primera lección práctica de Geografía Política. En la tercera jornada, desde Javier a Loyola y aprovechando la coincidencia con los primeros días de las Fiestas de San Fermín , habíamos previsto una larga visita a la Capital Navarra, comimos en el Colegio de los Jesuitas y por la tarde el responsable del Viaje el Padre Solae

Un dúo de entonces

Imagen
La primera chica de la que me enamoré, se llamaba Blanca , apareció un día en el barrio y de pronto, se tambalearon las inocentes relaciones que hasta ese momento todos los niños y niñas del vecindario soñábamos como definitivas, acababa de llegar un ángel y como si de la propia Marisol se tratara, cautivó a propios y extraños. Su familia se instaló en un bajo, a la vez comercio y vivienda situado justo en la esquina de la Av. Gaspar Aguilar con la calle Agustina de Aragón , y estableció en lo que había sido hasta entonces un viejo ultramarinos, una moderna tienda de comestibles, dejamos de comprar queso y mortadela envueltos en papel de estraza, el aceite ya no lo obteníamos en cualquier recipiente medido en un aparatoso artilugio de cristal y con la aparición de los primeros refrigeradores dejamos de comprar el hielo en barras, pero cualquier excusa era buena para dejarse ver por la tienda-casa de los Sres. de Luna . Blanquita , como le

Las Fallas y yo,

Imagen
Mi relación con el mundo de las Fallas ha sido especialmente difícil, con toda seguridad un incidente sucedido siendo niño, en el que los falleros de mi barrio, pusieron de manifiesto lo tremendamente cruel, que una decisión clasista e irrelevante, puede con el tiempo trascender en la que sería a partir de ese momento una continua y alimentada disposición adversa hacia las Fallas y su entorno. Nunca le he vuelto la espalda a los acontecimientos Falleros, pues si bien es cierto que a pesar del torpe comportamiento de aquellos vanidosos y falsos falleros, siempre he sentido con lógica y evidente emoción la esencia y los detalles de una Fiesta , que aunque a veces no lo parezca, pertenece a todos aquellos que son capaces de percibir con un mínimo de sensibilidad, (que no-sensiblería) sus autenticas señas de identidad, y que obviamente no son, ni las diferencias sociales, económicas o culturales, ni tampoco los excesivos y empalagosos adornos de reconocimiento a una Tierra y a un

Balú y la Unión

Imagen
“Balú” era un pequeño Pub, tan pequeño que a veces para poder bailar, (actividad que por supuesto debido a las justas dimensiones del local era del todo imprevista) había que retirar los cuatro sillones que tenia en el pasillo de acceso a los baños. El ambiente era tan íntimo y familiar que solo con frecuentarlo varias veces continuadas, reconocías al resto de los contertulios, incluso echabas de menos a los ausentes. Su propietario, Jose era el elemento conductor que relacionaba personas y acontecimientos, como un maestro de ceremonias multidisciplinar que igual preparaba un contundente Dry Martíni , que pinchaba la música mas adecuada para cada momento. Visita tras visita y como si hubiéramos pactado un tácito acuerdo ocupábamos los mismos asientos, o al menos nos ubicábamos en la misma zona y de esta forma, la música, las copas, los aperitivos, los asientos y Jose se repetían casi de memoria, día tras día. El local que abría como bar desde primera hora de la mañan