Mostrando entradas con la etiqueta Fornasetti. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Fornasetti. Mostrar todas las entradas

17 de noviembre de 2013

Los domingos, vamos de Museos... Fornasetti, Milán (20)


Era inevitable que más tarde o más temprano, Piero Fornasetti, encontrase un hueco en esta serie de “Este domingo, vamos de Museos… Tal vez el menos Museo de todos y tal vez también el menos visto.

Piero Fornasetti, milanés de nacimiento, fue famoso por su singular e imaginativa pintura, su gran fantasía como diseñador de producto y su elegante y místico sentido del humor en la concepción de todos los detalles que configuran su extensa Obra.

El rostro de la soprano Lina Cavalieri, quedó impreso en porcelanas, lámparas, muebles y corbatas. Hizo tantas versiones de su cara que hubo que recogerlas en una colección que llamó “Temas y Variaciones”

En el 45 de Vía Alessandro Manzoni de Milán, se esconde un palacio con un patio interior que ya lo hubiera querido Visconti para alguno de sus exquisitos decorados, en el interior está el pequeño imperio Fornasetti, en él vivía y creaba su particular iconografía de soles y lunas con el amable y bello rostro de la Cavalieri que acabó convirtiéndose en una amplia colección de platos con más de 350 versiones de la misma idea.

En su Obra se perfila un estilo único, elegante, al margen de corrientes de moda coetáneas, personalizando ese carácter inquieto del artista sin concesiones, libre, caprichoso que adelantándose a su tiempo ha conseguido perpetuar su trabajo.

      



23 de febrero de 2010

Héroes de Cabecera. Fornasetti (XV)

Era inevitable que más tarde o más temprano, Piero Fornasetti, encontrase un hueco en esta serie de “Héroes de Cabecera”. Tal vez el menos consagrado de todos y tal vez también, el menos héroe, pero sin embargo uno de los míos, más próximo, más de andar por casa, por decirlo de una forma coloquial. Sus diseños para cerámica los he proyectado en múltiples ocasiones, he tomado café en sus tazas, he comido en sus platos, alguna vez me he protegido de la lluvia con sus paraguas y sobre todo, la mayoría de mis corbatas las he comprado en su tienda de Milán.
Piero Fornasetti, milanés de nacimiento, fue famoso por su singular e imaginativa pintura, su gran fantasía como diseñador de producto y su elegante y místico sentido del humor en la concepción de todos los detalles que configuran su extensa Obra.
Ha diseñado una amplia variedad de productos, popularizando corbatas, fulares, chalecos, paraguas, etc. diversos artículos para el hogar como porcelanas, lámparas, mobiliario, etc. todo ello de inspiración multicultural, desde la más común a la más exótica, pero siempre con una imaginación llena de fantasía.
El rostro de la soprano Lina Cavalieri, quedó impreso en porcelanas, lámparas y muebles, con tantas versiones que hizo de su cara que hubo que recogerlas en una colección que la llamó “Temas y Variaciones” Sus famosos soles y lunas con rostros humanos nos acompañan en el ejercicio de lo cotidiano recordándonos en un recurrente blanco y negro, que su inspiración era prácticamente ilimitada.
En el 45 de Via Alessandro Manzoni, se esconde un palacio con un patio interior que ya lo hubiera querido Visconti para alguno de sus exquisitos decorados, en el interior está el pequeño imperio Fornasetti, en él vivía y creaba su particular iconografía de soles y lunas con el amable y bello rostro de la Cavalieri que acabó convirtiéndose en una amplia colección de platos con más de 350 versiones de la misma idea.
El amplio legado de Fornasetti obliga a suspender cada año la reedición de determinados artículos para dar paso a otros. El proceso de creación sigue siendo el mismo (hecho y pintado a mano) y la única modernización ha sido el proceso de impresión. En su Obra se perfila un estilo único, elegante, al margen de corrientes de moda coetáneas, personalizando ese carácter inquieto del artista sin concesiones, libre, caprichoso que adelantándose a su tiempo a conseguido perpetuar su trabajo, como si de un juego de Dioses se tratara.