1 de septiembre de 2014

Palabra 36 de 52: "Ventana"


Ventanas solidarias. 
Ventanas que confiesan sus miserias a golpe de aire fresco.
Ventanas que gritan secretos con el blanco que roban al jabón de pastilla. 
Ventanas que lloran la muerte paseando por última vez el luto inesperado. 
Ventanas de vida que cuelgan de colorido rizo portugués toda la alegría que cabe entre pinza y pinza. 
Ventanas que secan pecados y mojan amores. 
Ventanas…

31 de agosto de 2014

Los domingos... Limpieza General: "Cartas de Amor" (Aireando viejos relatos)



     En el desván de su Abuelo, Alex, encontró un disco de jazz, dos cuentos de Gloria Fuertes y unas botas de fútbol con la puntera pelada de tanto dar a las piedras.

     Un día, el Abuelo, serio y circunspecto le prometió: “Todo esto, será para ti” y como si le hubiera hecho el regalo de su vida, solemne, cerró el viejo baúl de roble americano. El Abuelo, se fue… en Paz, y hoy aquella promesa revoloteaba como una bandada de palomas sobre la tapa malherida del carcomido contenedor.
     Entre cuentos y tebeos, entradas de conciertos y facturas de restaurantes, asomó un hatillo de sobres amarillentos, uno de ellos, con el sello robado, contenía una cuartilla manchada con una estilográfica de la época:
     “Madrid, 7 de Octubre de 1.963… Querido Alfredo: Encantadora me parece la carta que recibí hace apenas unas horas. Desde este verano presentía una especial amistad entre nosotros, pero hasta leer tu escrito no he sentido lo que realmente significas para mi, te contesto a vuelta de correo, nerviosa, ilusionada, feliz y con un lío tan grande que seguro necesitaré…”

     Asomó, otro sobre, azul pálido con las aristas erosionadas por la historia, folios de letra atropellada, con trazos juveniles de un Bic de colores:
     “Valencia, 13 de Julio de 1.960… Alfredo, hoy te he visto pasar por delante de casa, regresabas del Colegio. ¿Sabes? espero todas las tardes que bajes del tranvía y te acompaño con la mirada hasta perderte en la mitad de la calle, deseo que llegue el Domingo y jugar a las prendas, para que al depositarlas en tus manos, acaricie con mis dedos…”

     De aquel manojo de recuerdos con aromas confundidos y aspecto apolillado, cayó uno cuadrado, nuevo, blanco inmaculado, con un círculo transparente en el centro que reconocí de inmediato, abrí el único archivo de Word que contenía y leí:
     “París, 9 de Enero de 2.008… A veces me gustaría morirme, de tan bien, de tan plena, de tan respirar hondo y sentir que el aire entra en los rincones de mi cuerpo y de mi mente, aún en los más oscuros y recónditos..."

     Verdes hoja seca, rojos desvaídos, blancos sepia, los sobres se sucedían, uno tras otro con un suspiro de Amor en su interior. El Abuelo, de nuevo, revoloteaba salpicando con sus alas sobre el rancio olor de aquel viejo baúl de roble americano.

27 de agosto de 2014

Este jueves, relato: "Robos"

     
     “Robar o no robar…” He ahí la cuestión.

     En la madurez, la pasión revive con las mismas dudas con las que ya temblábamos en la juventud.
     El corazón está ahí, al alcance de la mano, sólo hay que alargarla y robarlo. Parece frívolo y lo es; esa pasión por lo ajeno es nuestra aliada, pero también es un sentimiento muy tramposo.
     Al primer corazón robado, le acompaña una virginidad que justifica la exaltación, y a esta virginidad rota (porque se rompe), ya saturada se la adereza con nuevas joyas por sustraer. Y de nuevo es el robo de otros corazones el reto de nuestra incontrolada actividad. Es un juego de muchos, de unos contra otros; por lo que no estamos exentos de padecer el despiadado robo del nuestro, por descuideros ladrones de voluntades.

     En la madurez, la pasión ha girado sobre sí misma y resucita de nuevo. Aquel gesto multicolor es ahora una paleta de vivos grises, y sin embargo sigue siendo pasión. Han pasado años y el robo tiene más alevosía y nocturnidad. El corazón es más frágil, el sentimiento más tibio, el estremecimiento menos electrizante y, peligroso el riesgo por venganza.

     Pero no puedo evitarlo… ¡sigo siendo un ladrón! 

Más robatorios en La Brisa de Venus