Mostrando entradas con la etiqueta Expo '08. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Expo '08. Mostrar todas las entradas

30 de agosto de 2008

...Zaragoza, Expo '08

La exposición internacional Zaragoza 2.008, no es una exposición universal al uso, todo su contenido, su mensaje, es una grandiosa monografía centrada en el mundo del Agua y de la SostenibilidadEsta Expo de Zaragoza, pone un énfasis especial en el gran reto de nuestro tiempo, el desarrollo sostenible, algunos apuntes en esa dirección ya tuvimos oportunidad de presenciar en el pasado Forum Universal de las Culturas de Barcelona en el 2.004.
En esta ocasión, todo su contenido adquiere un perfil singular que la distingue y magnifica de otras de similar temática. La de Autor, es una vez más el instrumento eficaz que nos atrae arrastrándonos a una visita obligada en perfecta comunión con los mensajes de atención con los que esta representación de la Humanidad nos advierte al menos durante estos tres meses de una inminente destrucción del Hombre y su hábitat natural y nos señala el Agua como “instrumento para garantizar nuestro futuro”.
 La visita a la Exposición se convierte en una aventura de recorridos globales o comunicaciones individuales, ambas a gusto de consumidor, espectáculos conceptuales de gran nivel y atractivo o foros familiares con entrañable tribalidad, folklore, gastronomía, geografía, arquitectura popular y vanguardista y siempre con el hilo conductor del Agua como valor añadido, equilibrado, razonable, bien medido, en Zaragoza este año el Agua ha cumplido su mayoría de edad. (sólo nos falta cumplirla a nosotros).
A la Expo, puedes venir con guión o sin él, con planos o de memoria, con intenciones concretas o a lo que salga, al final todo se reduce a hacer largas colas o no hacerlas, no me preguntéis porque no quiero hacer colas, (sobre todo aquellas de más de dos horas) por lo tanto elegimos la opción mas activa, y para no ser tan estrecho intercalamos alguna que otra de corta espera y de rápida movilidad, no nos salimos mucho del guión preestablecido.Quiero decir que nuestra hoja de ruta acabó tachada casi en su totalidad y con magnificas y sorprendentes incorporaciones que completaron una larga jornada desde la apertura de la mañana de acceso con telecabina y salida en la madrugada, también con la maravillosa panorámica del recinto desde los cincuenta metros que alcanza de altura la tele cabina a su paso por el cauce del río Ebro.
Amanecimos llorando escuchando jotas con el grupo Raíces Taustanas en la Plaza de Aragón, nos ilusionamos con el despertar de la serpiente del Cirque du Soleil, nos trasladamos a un pedazo de América Latina y tarareamos junto a otras “Te recuerdo Amanda”, aplaudimos en la primera fila del Balcón de las Músicas a la escocesa Julie Fowlis, bailamos al son de la percusión a ritmos subsaharianos, nos deslumbró el espectáculo “El Hombre Vertiente” del bonaerense Pichón Baldinu con una impactante puesta en escena que recuerda a Fuerza Bruta de Diqui James, fundadores ambos de De La Guarda y de madrugada compartimos peligrosas historias de traficantes con los narcocorridos de Los Tigres del Norte.
Ningún edificio brilla como el Pabellón Puente de la arquitecta anglo irakí Zaha Hadid, un gran pez facetado en cuatro vainas, cubierto de escamas de hormigón y fibra de vidrio, por cuyo vientre pasean a diario miles de sorprendidos visitantes. La escultura “el Alma del Ebro” de Jaume Plensa como un gigante guardián del Palacio de Congresos da la bienvenida a los que acceden por la puerta de la torre del Agua. El rascacielos “Torre del Agua” impresionante muro cortina de cristal, con un absoluto vacío vertical obra del arquitecto Enrique de Teresa, nada aconsejable para visitantes asmáticos o con vértigo, mas de 22 alturas con ascensor sólo autorizado para discapacitados con silla de ruedas o papás con carrito con niño. 
El Acuario Fluvial de Álvaro Planchuelo, el mayor del Mundo, con sus cascadas exteriores sobre un muro de roca y vidrio blanco. El pabellón de España, bosque de terracotas cilíndricas, sobre un perímetro de una lámina de Agua, templo de pilares de barro que abandera el conjunto de los espacios dedicados a las comunidades nacionales. Un cesto de frutas de hormigón, cristal y fibra de vidrio es el Pabellón de Aragón de Olano y Mendo, elevado unos metros del suelo sobre tres núcleos estructurales.
Y Comer, ¡a Uruguay! Carne de vacuno con cuatro niveles de asado para elegir, (el sangrante claro) piezas espectaculares de bife ancho o colita de cuadril a la parrilla de carbón y torta de chocolate con dulces de leche, mas de cincuenta jóvenes desenfadadamente uniformados entre cocina, parrilla y sala, atendiendo con rapidez y una permanente sonrisa en la boca.
Y lo mejor: Una vez que la Exposición Internacional cierre sus puertas, la fase Post-Expo comienza para convertir los pabellones en un Parque Empresarial de 160.000 metros cuadrados. El proyecto de reestructuración se ha encargado conjuntamente al Estudio Lamela (autores de la Terminal 4 de Barajas) y al estudio Master de Ingeniería y Arquitectura, y la comercialización de los espacios interiores la llevan a cabo las consultoras internacionales Jones Lang LaSalle y King Sturge. El objetivo de este proyecto es minimizar la inversión en la fase postExpo, es decir, utilizar al máximo la fase Expo manteniendo la filosofía arquitectónica que se está llevando a cabo, además de conseguir la máxima versatilidad en cuanto a la futura comercialización.