Mostrando entradas con la etiqueta Garci. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Garci. Mostrar todas las entradas

27 de abril de 2011

Este jueves, relato. La radio de la noche.


La ventana cerrada era incompatible con el sofocante calor de la noche. Pero si la abría, entrarían los mosquitos y esa si que era una alternativa inviable. Optó por una ducha de agua fría y templar un cuerpo que amenazaba con no pegar ojo en toda la noche.
Una vez más, repitió el camino que le llevaba de las sábanas cálidas al frío de la nevera, encharcando su estómago con el helado y efervescente contenido de una mini de Vichy catalán.
Consideraba la posibilidad de contar lirones, pues habitualmente dormía como uno de ellos, pero fue entonces, al regresar al dormitorio cuando prestó atención a los puntos luminosos de su flamante equipo de música.
-Eso es, pondría alguno de sus discos favoritos-
Sin embargo la noche exigía algo menos predecible, conocía el orden de reproducción y el texto tantas veces oído de las canciones, necesitaba más improvisación, más sorpresa. Algo que lo distrajese por lo inesperado... ¿quizás la radio?.
-Claro, ¿como no la había pensado antes?-
Buscó al azar un dial y le atrajo la voz que reinaba en la oscuridad de aquella interminable noche:
"De nuevo con vosotros, Solos en la Madrugada. Por una vez en la vida, ese extraño salto en el disco, no ha sido culpa de Antoñito, nuestro hombre en los botones..."

                                                          

Pasaron las horas escuchando y sintiendo aquella presencia con suave tono de desafío, aquella melodía respetuosa que le proponía aires de cambio, aquel ritmo que le abría una nueva y soñada situación. Ahora menos que nunca quería dormir, se mantenía alerta y receptivo a cualquier sugerencia, a cualquier mensaje salido de aquel guión generado en y para la radio de la noche...


29 de diciembre de 2007

You're the one



En el cine, “La Música” tiene una gran importancia, tanto los temas que se componen específicamente para la banda sonora, como los que se recuperan para acompañar situaciones especiales de la película.


En el cine de “José Luis Garci” estas circunstancias se dan de forma indivisible con la propia película, No recuerdo una sola de ellas, en la que yo, inconscientemente no vincule a su título, una banda sonora o alguna canción en particular.

“Asignatura Pendiente” fue mi primer encuentro con Garci, al margen de otras consideraciones técnicas la película me pareció fundamental, una historia directa, próxima y creíble, a la vez divertida y amarga, situada en un momento conocido, con personajes que ya estaban junto a nosotros y con ese punto de esperanza que haces más tuyo cuando regresas a casa. En Asignatura pendiente, reconocí una vieja canción, “Luna de Miel” de “Gloria Lasso”, En su momento, supongo que me pasó desapercibida por que evidentemente no se trataba de una “Rockera al uso”, pero ubicada en la película, tanto el texto como la música, adquirían una importancia más que relativa.
Algo parecido ocurre en “Volver a Empezar” con “Begín to Begín” de Cole Porter, se funden con el argumento y terminan por ser inseparables.


“You’re the One”. Es una de las películas de producción nacional más emotiva e interesante que recuerdo de los últimos años, los planos (esta vez en blanco y negro), las secuencias, los diálogos, la iluminación, la música, los personajes, la fidelidad a una porción de nuestra historia, todo ello servido en una inevitable gran bandeja de nostalgia, son los componentes de un delicioso pastel de bodas en el que cada uno de los pisos, asume su puntual protagonismo.

La banda sonora de Pablo Cervantes, acompaña a la perfección, muy en la línea de sus contemporáneos Carmelo Bernaola y Antón G. Abril, que ya lo hicieran anteriormente para “Anillos de Oro” o “Fortunata y Jacinta”, entre otras, de nuevo Cole Porter con “Noche y Día”, coros de “La Traviata”, fragmentos de J.S. Bach, de Strauss y de Hëndel, y solapando una de las más sensibles secuencias, el entrañable y sentido “Nessun dorma”, en una inolvidable versión de la época de Beniamino Gigli.
Una historia contada y cantada con profunda sensibilidad, con un rigor narrativo que estremece y con unos personajes que se desnudan de alma, descubriendo una parte de nosotros mismos, que en definitiva es la esencia del cine de Garci.