Mostrando entradas con la etiqueta La hermandad de Pescadores. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La hermandad de Pescadores. Mostrar todas las entradas

12 de marzo de 2012

A fuego lento. La Hermandad. Fuenterrabía


Esta “Plaza...” nació para gustarse y gustar a los demás.
Lo primero implicaba una coherencia que marcase un estilo personal al opinar sobre temas de diferente índole y color, utilizando la escritura como herramienta. Lo segundo algo más relativo, pero muy satisfactorio, simplemente llegaría -si llegaba- por su propio peso.
Esta “Plaza...” vio la luz con la única intención de  llevar al papel, a modo de diario, los recuerdos más significativos de unos cuantos años de vivencias, y le gustaría seguir haciéndolo con una cierta coherencia narrativa y con algún desahogo documental. Por eso, no quiere perder el Norte, y de vez en cuando vuelve la vista atrás y remueve sus orígenes.
Esta "Plaza..." sabe que puede equivocarse, nadar contra corriente, incluso ahogarse con alguna imprudencia emocional. Pero también sabe, que esa desnudez de criterios, es la que le da fuerza, forma y continuidad.
Hoy “La Plaza del Diamante” estrena una nueva sección que con el título de “A fuego lento” pretende compartir el recuerdo de una comida, cuyo único contenido sea la factura del restaurante en el que se disfrutó y la esencia del entorno que lo propició. Destacando especialmente la curiosidad que supone algunos años después, comprobar la variable en los precios y la estética del documento.


El mediodía soleado de Hondarribia, es cálido, incluso en Invierno.
Por este local de una sola planta, los rayos del Sol entran descarados y se detienen en  la  rugosa textura de la madera de sus mesas compartidas.
Esto, ya sucedía hace 600 años, cuando en su interior se guardaban las redes de los pescadores de la época.
Hace 65 que es restaurante, la misma arena que une su mampostería y las mismas vigas de roble, dibujan el aroma de la antigua Cofradía de Pescadores.