Mostrando entradas con la etiqueta Tonterías. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tonterías. Mostrar todas las entradas

29 de octubre de 2009

Travesuras en la Red

Hace algún tiempo Casandra, posteó sobre lo que podría ser un Código Etico del Bloguero, elaborando los 20 (10x2) mandamientos por los que se debía regir el comportamiento de un internauta ejemplar.

Hoy con todo el cariño y respeto, me permito sacar mi lado rebelde de bloguero travieso y contraatacar con mis 20 reglas de mala conducta, las que espero no os sirvan de ejemplo, (o si, allá vosotros)

*Para los torpes: Las perversidades en color y cursiva son las mías:

No forzaré al prójimo a que me lea.
Pobre de aquel que no lo haga, le haré Vudú, clavándole ventosas en la foto de su perfil.

No pasaré por un blog, husmeando sin comentar.
No sólo es que pasaré, sino que además comentaré en voz baja sólo para mi.

No comentaré en vano.
Comentaré, siempre que no tenga nada que decir, sólo para figurar.

No desearé los visitantes del prójimo.
Cuantos más vengan mejor, el resto los secuestraré.

No hurtaré palabras que otros hayan escrito sin citar su autor.
Las hurtaré, las disfrazaré en negrita y colores y silbaré para disimular.

No robaré imágenes sin reconocer su autoría.
Robaré todas las que pueda y las PhotoShopearé para despistar.

No dejaré de poner música, porque entretiene y/o molesta.
Silencio absoluto, cuanto mas tonterías menos llamaré la atención.

No crearé falsas expectativas con un título provocador.
Cuanto mas trasgresor, mejor. Siempre esta el tont@ que se mueve a golpe de lucecitas.

No exhibiré mis heridas, relamiéndome en ellas de una falsa fuerza interior.
Mi corazón siempre perecerá herido, demandando lástima y compasión.

No destilaré veneno, más del necesario para mantener ciertos visos de realidad.
El arsénico me saldrá en cantidad, por la parte inferior de la pantalla.

No robaré ilusiones, pudiendo comprarlas a un precio justo.
Todas las que pueda, y si son jóvenes y ricas mejor.

No presumiré de doña perfecta.
Yo, ...no puedo evitarlo, lo llevo en la cara.

No sacrificaré mi espontaneidad por miedo al juicio ajeno.
Repasaré, corregiré, copiaré y pegaré siempre que quede mejor que la basura que escribo, la fachada es lo que importa.

No presumiré de seria, simulando profundidad.
¡¡ encíclicas !! parecerán mis relatos o mejor aún ensayos de Ortega y Gasset, los dos juntos o por separados.

No dejaré de tener claro que hay quienes me quieren y hay quienes me respetan.
Tengo claro, que en mi caso son las dos cosas a la vez.

No olvidaré que también hay quienes son indiferentes a mis encantos o simplemente no me conocen.
Es posible, todavía hay quien no tiene luz en casa, ni portátil a batería.

No olvidaré sonreír, aun a la propia muerte (que sea ella la que piense que no le tengo miedo...)
Esta, ni mentarla y si aparece le doy esquinazo.

No haré caso de las críticas bien y/o mal intencionadas, porque de mi EGO será el infierno.
No haré caso de las criticas mal intencionadas, las otras son lo natural.

No cederé ante el irrefrenable impulso de cerrar el blog, después de un sábado literario.
Yo tampoco, ni de un Sábado, ni de un Domingo, ¿con qué alimentaría mi EGO?

No admitiré mensajes anónimos que hablen bien de mi, no quiero que crean que me los envía mi familia.
Yo a mi familia ya les tengo dicho que empiecen por, ...Admirado señor: Y a continuación , las flores.


Lo dicho, no hagáis caso, un mal día lo tiene cualquiera