Mostrando entradas con la etiqueta Animales. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Animales. Mostrar todas las entradas

8 de diciembre de 2010

Este jueves, Relato. ¿A qué animal te gustaría parecerte?.


Esta convocatoria, sugerida por Primavera, está dedicada indirectamente a los Animales. Los que vemos, los que no vemos (que son más), con los que convivimos o los que somos.

Animales de pelo, pelados, con aletas, con caparazón, con escamas, con huesos, con espinas, babosos, áridos, con alas, reales o de cuento.

Animales de uno, dos, tres, cuatro ó cien pies, vestidos y desnudos, Reyes, Reinas, obreros, mendigos, esclavos, sirvientes y zánganos.

Animales asesinos y victimas, ladrones, colegas, justos, ciegos, mudos, sordos, lentos y veloces. Con un cuerno, con dos o sin cuernos.

Animales con rayas, con círculos, a manchas, blancos inmaculados o negros zainos, con rabo y sin él, con forma de martillo, de espada, con luz y oscuros

Animales para comer, comérnoslos o comerse entre ellos, para engordar, curar, adobar o rellenar, altos y bajos. Venenosos, indigestos, sabrosos, algunos despreciables y otros inalcanzables.

Animales de granja, de factoría, salvajes o domésticos, de mar y montaña, de pueblo y de ciudad, de río, de charca, de laboratorio. Originales o clonados, hijos de, padres de, hermanos de, primos de, amigos de, huérfanos de...

A esta altura del texto, el lector se preguntará confundido, ¿A qué animales me refiero?, porque lo escrito, vale para los animales a secas y también para los animales animales.

Los primeros, son los que habitualmente conocemos como tales. Los segundos, se desconocen a si mismos, engreídos, hipócritas, egoístas, avaros, infieles, despiadados y crueles, mentirosos, déspotas, traidores, homicidas, estúpidos arrogantes. Tan infectados, que nos atragantaríamos al comérnoslos (aunque unos y otros, deben saber parecido).

Así pues ante la propuesta de: ¿A qué animal, me gustaría perecerme?, estoy seguro de que aún sin gustarme elegiría a los animales a secas...  pues siendo animales, lo son menos.

Más bichos en el corral de Gus