Mostrando entradas con la etiqueta Bob Dylan. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bob Dylan. Mostrar todas las entradas

4 de junio de 2011

Héroes de cabecera. Bob Dylan (XX)


Bob Dylan es un grano en el culo.
Su figura, su mente, su personalidad, sus canciones, son un caudal de denuncia y responsabilidad, común a varias generaciones, especialmente aquella que creció con él. Nacido en Minnesota, en el año 1941. En el 60 aceptó una beca en la Universidad Estatal y en otoño de ese mismo año, decide marcharse a New York y es la calle McDougal en el Greenwich Village la que le ve madurar, convirtiéndose en el centro de sus actividades adolescentes.

Busca trabajo por los Coffee houses, comiéndose su propio hambre y escudriñando en su taciturna incertidumbre. Decide visitar a su ídolo Woody Guthrie, que yace moribundo en la cama de un hospital e impresionado por esa visita le escribe un homenaje de cinco páginas, Last Thoughts on Woody Guthrie, y le dedica "Song to Woody", una de las canciones que más tarde formará parte de su primer álbum. A partir de ese momento destaca entre los cientos de folk-singers que pueblan el Village. El recorte de una crítica de Robert Shelton en las páginas New York Times, le sirve de carta de presentación para ver a John Hammond, productor de la CBS que decide contratarle. Bob Dylan graba su primer disco de una sola toma, sin descanso, ansioso por tenerlo entre sus manos. Aunque su primer contacto con la dura realidad lo vive en su primer concierto en el que tan solo consigue reunir a 53 personas. En el 1962 compone su magnifico "Blowin'in the wind" que llega al numero 1 en la versión de los fabulosos Peter Paúl & Mary que también lo convierten en disco de oro del año. Este éxito le permite a Dylan programar una serie de conciertos por las universidades, ganar algo de dinero, y seguir componiendo temas que se definirían como "Protest Song".


Toda la juventud americana se identifica con esta inquietud, viendo reflejadas en estas canciones, la lucha, los problemas, las quejas. Textos emotivos, ásperos y tremendamente duros la mayoría de las veces. Dylan se destacó del resto de los cantantes folk al editar sus canciones con M. Witmark & Sons, era la primera vez que un cantante folk publicaba sus canciones con esta emblemática agencia. A finales del 63 y principios del 64, grabó un número importante de canciones acompañándose al piano, a este singular trabajo el gran Al Koper lo llamó: “El bello trabajo de Bob sin tutela”.

Era la música de un maestro, de gran madurez, sin embargo la depresión, le acompañaba de cerca y estuvo presente en muchos de sus trabajos: -“Me sentía deprimido, sucio y mezquino, cuando vino un extraño y me dijo: Sé de mujeres que te arreglarían en un momento”. Muchos años han pasado desde todo aquello y hoy el judío de Minnesota es un mito y cuando eso sucede, su apariencia, su vida privada, sus pequeños o grandes defectos, su hipocresía o cinismo, sucumben ante la magnitud de su obra. Hoy nos damos cuenta del significado que tiene salir al escenario vestido de vaquero, simplemente a decir cosas con sentido, porque Dylan, piensa, siente o sueña y todo acaba por tener forma de poema o canción.