Mostrando entradas con la etiqueta Al Pacino. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Al Pacino. Mostrar todas las entradas

1 de mayo de 2011

Héroes de cabecera. Al Pacino (19)



Al igual que el Teniente Coronel Frank Slide, protagonista de Esencia de Mujer,  personaje cuya interpretación le valió el Oscar, Al Pacino nunca se ha casado.
Alfredo James Pacino nació en el East Harlem de Manhattan, en una humilde familia de origen italiano, como alumno ya manifestó sus dotes interpretativas, por lo que en su entorno escolar alimentaron sus posibilidades de formarse como actor. Se trasladó a Greenwich Village, ingresando en la High School of Perfoming Arts de Manhattan y como muchos de sus compañeros, tuvo que aceptar trabajos alternativos con los que financiar sus estudios de formación artística. Fue acomodador, chico de los recados y showman en representaciones infantiles, durmiendo en ocasiones en el escenario del teatro donde trabajaba o simplemente pasando la noche, pues fue victima durante mucho tiempo de insomnio crónico.
Su calidad interpretativa no pasó desapercibida para la leyenda del cine Charles Laughton que lo tomó bajo su protección cambiando a partir de ese momento el futuro de Pacino, o simplemente acelerándolo, porque sólo era cuestión de tiempo que un actor de su talla no despuntara por propia iniciativa. Tras estudiar con Herbert Berghof y luego con Lee Strasberg en el Actors Studio, debutó profesionalmente en el circuito periférico del off Broadway. Intervino en varias obras y no tardó en labrarse una reputación en escena que le llevó a ganar un Tony -una especie de Oscar del teatro- por su trabajo en Does a Tiger Wear a Necktie?


Como consecuencia de ese "Tony", Francis Ford Coppola se fija en él y le ofrece el papel de Michael Corleone en la saga de El padrino. El debut de Pacino en el cine se produjo un par de años antes en 1969, con la película Yo, Nathalie. El proyecto de Coppola, y en concreto, la segunda parte del El padrino, le permitió afianzarse completamente en la industria cinematográfica. Su carrera ha sido reconocida por Hollywood como así demuestran sus ocho nominaciones al Oscar; como mejor actor secundario por El Padrino, Dick Tracy y Glengarry Glen Rose y como mejor actor protagonista Serpico, El Padrino II, Tarde de perros y Justicia para todos. En definitiva un actor que se mueve ante la cámara con una fuerza interior que contagia y unos ademanes tan humanos como creíbles. Dicen que tropieza con todas la puertas, fija la mirada cuando le hablas y camina con los brazos colgando pero firmes, expresando firmeza y duda al mismo tiempo. Es un actor que seduce por sus gestos, como ha demostrado en sus casi cincuenta películas en las que su presencia llena y satisface las exigencias del espectador.