Entradas

Mostrando entradas de 2011

El barrio.

Imagen
El barrio es un submundo lleno de estímulos próximos, se podría decir que es un añadido al resto del universo con colores propios. Ambos parece que funcionan a pesar el uno del otro o al menos con actitud diferente aunque paralela. Pero sólo es una apreciación, pues el Barrio es receptor directo de los accidentes universales, y la primera y única víctima de los personales. En el barrio, uno, desarrolla su integración y decide o no, formar parte de un conglomerado de anónimos con nombre. Por encima del nombre, el barrio es honesto, espontáneo, abierto y solidario; como también es cruel, injusto, alevoso y distante. No hay que exigirle mucho, más bien dejarse llevar y no perder detalle. Al fin y al cabo durante cada día y de forma invariable te presenta escenas como estas: -Don Tomás, su cafelito como cada día, tocadito de leche... -María, hoy te he guardado estas manzanas, para el niño... -Padre, que llama Toni el de la farmacia, que si sube a pincharle... -Pepi

SE VENDE

Imagen
Mucho me lo he pensado, pero la salud es lo primero, sobre todo la mental. Mi médico ya no sabe por donde tirar, ¡abandona! se le agotaron los tratamientos y va a pedir una segunda opinión, (como si no estuviera claro) Lo vendo... si, si ¡LO VENDO! A grandes males, grandes soluciones, y se trata de él o yo. Así es que, para el que todavía no se haya vuelto loco, ahí va esta propuesta irrevocable.    

La poesia de sus ojos

Imagen
A menudo, cuando llega la noche,  se me lleva un hada: la belleza de sus ojos  -negro intenso sobre mar blanca-  siempre inciertos ante la mirada.  Y así celoso voy enhebrando  canciones que me acerquen a ellas.  Pero... l a poesía de sus ojos  sé que no podré escribirla,  todos los versos que pudiera hallar  en el papel se me morirían  del dolor de no ser fieles. Pero sé que jamás me cansaré  de perseguir este lenguaje amigo  que me acerque a la poesía de sus ojos  aunque no pueda escribirla,  pero así lucharé conmigo  esperando siempre un amanecer ávido de sorprender sus miradas .                                                          

FELIZ NAVIDAD

Imagen
Camille soñaba con ver algunas de las maravillas de la Tierra. Esas, que no siendo las oficiales que ha consagrado la Historia, forman parte del activo monumental de su mundo de Ilusión. Edificios, Torres, Puentes, construcciones singulares que le habían impresionado desde joven ilustrando las revistas de arquitectura global. Ahora, adulta, con inquietudes de viajera ávida de grandes emociones, se disponía a realizar parte de ese sueño. Al caer la noche, Camille se enfrentó a un frío que le cortaba el rostro. En la navidades parisinas las temperaturas se revelan y se esconden bajo tierra. Los huesos te piden auxilio y los cubres con lanas y algodones. Todo merece la pena ante el espectáculo inenarrable que supone descubrir desde el Trocadero la majestuosa Torre Eiffel. Camille, quedó paralizada, hipnotizada por unas dimensiones que nunca pudo imaginar. La Torre encendida de colores, estaba de fiesta. Alegre y juguetona, le saludó con un guiño luminoso que encendi

Este jueves, relato. Una foto y su porqué.

Imagen
Si alguno de mis suspicaces lectores, (que los hay) tuviera la mala idea de llegar a alguna conclusión a la vista de esta foto, habría que advertirle que nada más lejana de la realidad es esta pose de autosuficiencia. Es aparente tanta posmodernidad, la seguridad que se dibuja en este ensayado gesto es alquilada, junto con el resto del atrezzo que completa la escena y que ya debería devolver. No todos sabemos no ser jóvenes, naturales o transgresores. Algunos nos tenemos que vestir de alternativos y rezar para dar el “pego”. Pero la vanidad... hay la vanidad, cuánto nos hipoteca. Sin embargo, empiezo a sospechar que no es tan mala esa “pasta” de la que estamos hechos los abuelos. Y si nos buscáis un poco, aun encontrareis alguna neurona virgen y fértil. Visto así, dejemos la foto como está, que al fin y al cabo es la mía y me la hice yo. Gracias a Mónica por su magnifico regalo, que ha sido el motor para argumentar esta convocatoria. En su Blog y en el de

Este jueves, relato. "Borrachos"

Imagen
Remasterizado, corregido y programado, publico este divertimento, mientras me congelo en tierras del transilvano Drácula. Impenitentes borrachos Hacía una noche de perros, llovía a cántaros y los parroquianos se refugiaban entre aquellas gruesas paredes que protegían el interior de la Venta conocida como de El Toboso. Las jarras del mosto manchego corrían de mesa en mesa, en especial en aquella del fondo, donde inestables siluetas, competían ironizando sobre los pormenores de sus recuerdos. Ebrios de vino y pasión, agudizaban sus ingenios para descabalgar al otro, provocando cómplices risotadas entre la cada vez más divertida concurrencia. Miguel, con su enésima jarra en la mano arrastraba las palabras, gruesas y sentenciadas por los efectos del rojo caldo; que en ese momento, avanzada la madrugada, evidenciaban su ebriedad. Guillermo, algo menos consumido, sutil y agudo respondía con la lengua trabada, inmerso en una densa borrachera, que había paralizado los escasos m

Este jueves relato, "Mas cotas"

Imagen
Nunca he tenido mas cotas que las de mis planos. Las primeras, a mano, titubeantes, limitadas en ambos extremos por flechas irregulares que querían ser perfectos isósceles durmiendo al sol. Más tarde las plantillas les dieron una forma bonita, equilibrada y uniforme. Pero sólo eran mas cotas a añadir a los esquemas. Tomaban protagonismo rellenándolas de negro con el riesgo de que destacasen más que el propio dibujo. El placer de disponer de mas cotas vino con la modernidad, con una orden se decidía el grueso de la línea, la forma del triángulo y el color del relleno. Curvadas, rectas o zigzagueantes. Precisas, con decimales, cursivas y en negrita. De un vértice a otro, de un lado al siguiente. Radios, diámetros. En fin, un verdadero placer para la delineación. El tener mas cotas , es una de las mayores satisfacciones de mi vida, te ayudan a conocer las distancias, incluso las tuyas propias. Siempre están cuando las necesitas, sin pedir nada a cambio, sólo con regalarl

Anochecer en Valencia

Imagen
El anochecer en Valencia, tiene el color del Flan. Ese amarillo tostado, se refleja en las fachadas a medida que el sol cae y amenaza con esconderse entre las montañas del interior, entre los picos de la Sierra Calderona. Todavía a unos minutos de desaparecer, (hasta mañana) el sol, mancha las nubes con esa parte tostada sedimentada en el fondo de la flanera que descubre sus sabores concentrados. Dorados que dejan constancia de un día luminoso en cúmulos anaranjados que se resisten a oscurecer. Antes, la tarde dio los azules que buscara Sorolla para manchar el blanco de sus lienzos y que juntos, blancos y azules acompañaran en una esplendorosa mañana de playa el paseo de Clotilde y su hija. El anochecer en Valencia, es sólo una excusa para pintar una fiesta de colores vibrantes en un estilo suelto y vigoroso.                      

Este jueves, relato. La Petite Mort

Imagen
"Une autre petite mort" Le golpeó de repente, era una lluviosa mañana de Domingo. Pensaba que todo era una misma vida. Sin embargo, cuando esa parte de su alma se desprendió del resto, se sintió mutilado. Algo se le había descolgado y no obstante, seguía caminando. En su corazón el trozo más grande que le quedaba continuó latiendo, a pesar de no entenderlo pidió explicaciones: -no importa- le contestaron desde la otra parte de su mente. Incompleto siguió su camino, pensando que en cualquier momento su descompensación le daría de bruces en el suelo. Estaba falto de equilibrio, sorprendido por la ausencia de entendimiento y por un futuro al que se le acababan de extraviar algunos objetivos vitales. Pensó que cuando la duda se aloja en el fondo de la barrica, poso y dudas saben amargos, saben a desconcierto, y en los primeros pasos las emociones se tambalean inseguras. Falta la referencia, el norte, y el castillo se pixela hasta derrumbarse a pedacitos.

Este jueves, relato. Mitos, Leyendas y Creencias

Imagen
                            "Ojos que no ven, corazón que no siente"... Pero ella sentía, y lo sentía multiplicado por dos. Próximos el uno junto al otro. Cada mañana, el despertar de María era un prólogo estimulante, una fiesta para sus sentidos. Juntaba ilusiones. Abría los ojos y entre sombras, disfrutaba como lo hace una niña con su primera muñeca. María no veía, pero había aprendido a mirar y en esa permanente oscuridad, el resto de sus sentidos imaginaban en Technicolor. Un giro suave, un golpe a traición, un bulto que desperezaba. Todo era una amable visión sintiendo como la naturaleza de su cuerpo dibujaba una forma armónica. ¿Cuántos colores existirían que ella no había visto?... ¿y cuántos, los miles que nunca verá? No era lo que sus ojos no veían lo que más le ocupaba, no tenía que indagar, divagar o imaginar. Su luz era de color azabache y el ser que anidaba en su vientre, la recibía como un tesoro por explorar en el fondo de su invidenc

Este jueves, relato. Voces

Imagen
Voces y voceros. Abrieron la boca y gritaron, y su grito movilizó. Abrieron la boca y sentenciaron, y su sentencia se perpetuó. Abrieron la boca y escupieron, y su descaro escandalizó. Abrieron la boca y regalaron y su desenfado se convirtió en carcajada. "Por orden del señor Alcalde, se hace saber... que el Ayuntamiento ha decidido conceder derechos a los animales" (Pregonero de Torrecilla del Rebollar, Teruel) “Si los españoles habláramos sólo y exclusivamente de lo que sabemos, se produciría un gran silencio que nos permitiría pensar” (Manuel Azaña) “La parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte...” (Groucho Marx. Una noche en la ópera) "La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas." (Karl Marx. El Capital) “The answer, my friend, is blowin' in the wind, The answer is blowin' in the wind” (Bob Dylan, La re

Este jueves, relato. Ídolos

Imagen
¿Ídolos? No, no quiero adorar a los ídolos ni siquiera copiarlos... ¡Quiero ser uno de ellos!  A mi manera. De minorías. Sin cualidades extraordinarias. Con logros ordinarios. Sin   riquezas desmedidas. Con capacidad para seguir sonrojándome. Sin implantes sociales en los que me diluya hasta la dispersión. Con libertad para avergonzarme cuando la situación lo requiera. ¿Ídolos? No, no quiero engordar en soledades multitudinarias.  Quiero estar acompañado, sentir el afecto en la cercanía y más aún en la distancia. De horarios tempraneros y comidas frugales. Crear para mí y enamorarme de lo que creo y después... regalarlo. ¿Ídolos? No, no quiero competir por una meta y dejarla atrás en la carrera. No al los 1 ni a los Ases ni a los Oro ni a los laureles ni a los Guinness ni a los Nobel. ¿Ídolos? No, no quiero seguir engañándome. Y ahora que nadie me ve... se me cae la baba de admiración por: Pedro Cavadas, Leo Messi, Lluis Llach, Giuseppe Verdi, Pau Gasol, José Lu

FUERZABRUTA

Imagen
                            En Marzo de 2008, presencié en el Daryl Roth Theater de New York, un espectáculo que fue una fiesta para los sentidos y que todavía hoy, su recuerdo, me sigue fascinando. Fuerzabruta, es un desafío que te rodea de principio a fin. Fuerzabruta, es hoy, no mañana, ni el futuro, ni la obra que se repite una y otra vez desde el pasado, Fuerzabruta, es ahora. Un fenómeno natural inevitable. El resultado de millones de años que tienen su origen en el fondo del Océano, en el fondo de los vasos, en el caminar por la vereda. Todo lo que sucede en Fuerzabruta es real. Tan real como nosotros. No hay decorados. No hay convenciones teatrales. Todo tiene un rol en la acción. Y nosotros también. No existe en la obra el concepto de significado o representación. Una puerta es una puerta. No significa ni más ni menos que eso. Tampoco el vestuario, las luces, la música ni los gestos. La luz roja es una luz roja o lo que usted quiera. El lenguaje es abstracto, sí

Este Jueves/Sábado... relato. Mi calle

Imagen
Mi calle, es estrecha y larga; al menos, así la recuerdo. Aquella calle, de casas de un solo piso, tenía nombre de heroína, y ambas –la calle y la heroína- fueron testigos de mis primeros pasos. Me veo en ella, niño, descubriendo olores, compartiendo juegos, haciendo amigos e inventando enemigos. Frente a mi puerta, las casas se interrumpían y el sol, se colaba por ese hueco iluminando las fachadas que iban del 60 al 68. Ese gran solar -todavía no robado al campo- era cuartel general de lagartijas, perros, gatos y alguna que otra gallina desertada del corral de la señora Amparo. Desde mi habitación, adivinaba el paso de los coches por las luces que se reflejaban deslizándose fugazmente por las paredes y el techo en penumbra; quise coger miles de veces aquella luz, que siempre me sorprendía con ventaja. Calle de panas y boinas, delantales y alpargatas. Y barro, mucho barro que despiadadamente me dejaba la lluvia, para enfado de mi madre. S

La vieja Fe

Imagen
Los blogs, son como la bitácora de a bordo en la que cuentas regularmente todo lo acontecido en este barco que es tu vida, y de la que uno es Capitán y Grumete al mismo tiempo. Al menos esa fue la intención inicial. Pero este diario de plasmar en “intimidad” las cotidianeidades más sobresalientes, al final, se convierte en una arbitraria aportación de mensajes, reivindicaciones, informaciones de carácter general, relatos de ficción y algún que otro cuento en el que nos dibujamos de espalda para disimular. Yo, lo he hecho y no sé si entonar el “mea culpa”   o simplemente pasar olímpicamente del tema, no sea, que los compromisos se conviertan en costumbres. Hoy sin embargo, siento la necesidad, o al menos el gusto de contar en este seudo diario particular, una experiencia que me ha dejado totalmente descolocado. Esta tarde he estado en Urgencias, en el Hospital La Fe de Valencia... No, el nuevo   no, el viejo, el de siempre. Ese, en el que acudíamos muy a

Este jueves, relato. No se puede hacer más lento.

Imagen
Así, es como lo recordaba él. Con la última bocanada, el cigarrillo quedó herido de muerte. Las volutas de humo, se iluminaban al estrellarse con los rayos de luz que entraban por el único resquicio de aquella pequeña habitación de hotel. Más lento, más lento... se repetía a si mismo, al tiempo que la palma de su mano acariciaba en círculos el erizado pezón de ella. Más lento, más lento... recordaba haber oído, que tenía que mover su cuerpo en tan irrepetible situación. La colilla, muerta al fin, derrumbó su ceniza sobre el cristal de la mesilla de noche. Olvidada, sólo había sido una puesta en escena más, de unos compartidos prolegómenos. Más lento, más lento... su sexo, el de él, apuntaba con timidez iniciando una sutil penetración, de momento más sugerida que real. Más lento, más lento... el de ella, encharcado, se abandonaba a su suerte, en un tiempo que volaba y se llenaba de deseos y placeres. Así, lo recordaba ella. Aquella, que fue la primera vez de

Este jueves, relato. Describir una fotografía.

Imagen
Aún no son las dos de la madrugada, y ya empiezo a hablar solo. Hace horas que por aquí no pasa un alma. El silencio me abraza y a veces se transforma en miedo y me atenaza... me pesa la guardia. -¡Alto! ¿Quién va?... Nadie, el viento o algún animal. Ese coche... ¿dónde irá? Algún día me gustaría ir en uno, con mi familia, y conducir hasta el amanecer. Kilómetros devorando la noche y abrir los ojos en cualquier ciudad del norte del país... algún día. Son las cuatro, tengo sueño. Ayer no fue un mal día, Claudia está contenta... creo que me quiere; hoy cuando acabe, le escribiré unas letras. Miro a todos lados con el rabillo del ojo, tengo que estar alerta, como dice el sargento: “anticiparse al enemigo”... pero ¿qué enemigo? Y en cualquier caso, estaría más preparado con un par de cafés entre pecho y espalda. ¡Mira, ya amanece! No recuerdo quien tiene que relevarme, pero a partir de ese momento todo será más fácil. Quiero confundirme con l

Este jueves, relato. "Los ciegos también escriben"

Imagen
El doctor le quitó con esmerada delicadeza el vendaje que cubría sus ojos y d espués de una vida entre sombras, Juan conoció la luz. Al regresar al pueblo, quiso ver por primera vez, el árbol en el que un día prometió amor eterno. El corazón garabateado a tientas, lucía claro a pesar de sus peleas con el viento y la lluvia. Lo vio y la obviedad le decepcionó. Con tristeza cerró los ojos. Era mucho más corazón cuando lo adivinaba recorriéndolo con su índice. Mucho más suyo, cuando abrazado a su amada sentía el palpitar de ambos. Desconcertado se preguntó, si aquel milagro había merecido la pena. Mas puntos de "vista" el el gratis de Gus 

Sentado, en la arena de la Bahía.

Imagen
(Un viejo libreto y cuatro textos de antesdeayer) Libro 1º         Escucho a Rodolfo (Luciano Pavarotti), mientras suelta la mano de Mimí (Mirella Freni), quien yendo hacia atrás, encuentra una silla sobre la que se deja caer, abatida por la emoción… “¿Chi son? Sono un poeta. Che cosa faccio? Scrivo. E ¿come vivo? Vivo”. (La Bohème. Acto Primero) “Al caer la tarde entramos en Montevideo. No me apunté a la excursión. Achanté la mui y aguanté a bordo, que es lo sano. La chavala se puso de morro y me salió con que ella prefería no comer a perder la oportunidad de ver el Uruguay. La dije que bueno, pero ni intención. Ella porfió y yo acabé diciéndole que yo me visto por los pies y que acá y allá, en mi casa mando yo. Terminamos mal y se largo al camarote sin despedirse. A mí que me registren. El sol tiene ya color de otoño. ¡Qué cosas! Retrasamos los relojes otra media hora. Mañana a la mañana en Buenos Aires. A lo que dicen ya