8 de mayo de 2020

Cuentos de andar por casa: Después de esto... la felicidad



Después de esto... la felicidad

De nuevo en este ordenador. 
Una vez quitado el polvo, blanqueadas las teclas y eliminados miles de Spam, empieza una nueva época. 
No ha sido un buen invierno: largo, inquietante, incómodo, austero y con ausencias, menos mal que ha llegado mi nieto y lo ha puesto todo en su sitio, bueno, mejor dicho todo fuera de su sitio.
Las caras agrias y lechosas se volvieron dulces y sonrosadas, la mirada, que extraviada no encontraba el mar, se llenó de azules y verdes, los músculos entumecidos y vagos recuperaron la elasticidad al agacharse y volverse a agachar, la ropa seria e impoluta se llenó de alegres manchas de oscuro chocolate y rojo piruleta, las visitas a los vecinos, hasta el momento marginados, se multiplicaron, y conocimos al gatito marrón (que era gris), al perro grannnnnnde y a las gaviotas que se comían las galletas y alguna que otra paloma. Dejó de sonar Puccini, y el aire se lleno de Brujitos de Gulugús, Epis y Blases y el Don Diablo de Parchís. 
En mi cabeza todavía resuenan tal cual auras esparcidas frases que me persiguen como estas: «yayo, una "mazzz"» o «la "úrrrtima", yayo» y así una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez...   ¿O quizás todo es un sueño?



3 comentarios:

  1. Soñar tannnn lindo, es un regalo. Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  2. Que lindo ese Yayo que se le cae la baba con el nieto ..son la alegría personificada ..
    un abrazo !!

    ResponderEliminar