6 de diciembre de 2017

Este jueves, relato: Paraísos


El Paraíso de tu piel

La Tierra gira y gira y, en ese girar, se mezclan materias con pasiones. Efluvios con deseos. Aparecen entonces nirvanas nuevos. Ciudades utópicas que nos enamoran eternamente.
Mi paraíso, después de la unificación, tiene forma sinuosa y senderos misteriosos que explorar.
Su entrada es un corazón carnoso y rojo que, a flor de piel, hipnotiza. Una puerta intangible que invita al acercamiento, parte del eden que es el salvoconducto para todo lo demás.
La primera avenida de este olimpo terrenal empieza con dos cúpulas morenas de color ébano y textura deslumbrante. Su envoltorio, aleatoriamente cubierto de piel del color de la paja tostada, me envuelve y confunde.
Dos fuentes de sonrosado caño e inagotable morbidez dan paso a la gran plaza de la vida, intensa, húmeda por el rocío de la pasión, arteria vital de pócimas y demás encantamientos.
El Boulevard del amor nace entre un jardín de rosas ensortijadas; parada obligatoria para el disfrute y la extenuación.
Al final con el color de la carne y el olor a tierra mojada, se estiran dos avenidas de suaves curvas y cremoso tacto.
Siempre, siempre…, vuelvo y recupero el mismo paisaje: Las dos avenidas. El Boulevard. La Plaza. Las fuentes. Las Cúpulas… todo lo que me devuelve al cielo.

Este es mi paraíso, este es tu cuerpo.

13 comentarios:

  1. Un paraíso muy terrenal, de carne y hueso (más carne que huesos, parece ;) ) que lleva directo al cielo. No está nada mal. (pasá dirección.) Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Esos son los paraísos que mueven el mundo Alfredo. Paraísos de amor y de deseo. Así ha sido siempre y así seguirá siendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Alfrdo: rus palzas calles y promontorios, són tu deseo particular Espero que este paraiso no te sea esquivo, y puedas recorrer con calma todos sus senderos
    UN fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. muy poético y conciso... hace ver al mío como un chisme de barrio! jaja...

    buen relato, saludos...

    ResponderEliminar
  5. Precioso, dulce, tierno...que mejor paraiso que el tuyo, besos.

    ResponderEliminar
  6. Wuauu qué paraíso más original el que nos presentas entre el deseo y la carne.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Erótico texto en el que ese paraiso toma relevancia, forma y carne apasionada.
    Muy bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Un relato juevero muy sugerente, Alfredo ;) Una plaza, un cuerpo... al fin y al cabo, el tema que nos concernía en esta convocatoria: el paraíso.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Qué relato más sensual y poético nos has compartido. Me encantó.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Has descrito el paraiso y el lugar. muy bueno.
    Abrazo de lugar.

    ResponderEliminar
  11. Es tan atractivo el paraíso que has descrito, que no perderás de visitarlo seguido. Muy bueno.
    Abrazo de visitante.

    ResponderEliminar
  12. Sensual geografía de tu paraíso, no puede ser más atrayente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Y tal vez, solo quepa decir amén... y seguir disfrutando.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar