21 de diciembre de 2017

Este jueves, relato: Jugar con fuego


«Jugar con fuego».
«Nadar a contracorriente».
«Lanzarse al vacío».
Expresiones que esconden implícitamente los conceptos de riesgo, pánico, peligro o, en la más leve de las ocasiones, meter la pata, precipitarse, equivocarse —para, en alguna ocasión, arrepentirse después—.
Lo mío, a veces —demasiadas—, es jugar con fuego, nadar a contracorriente o lanzarme al vacío. Con este texto trato de dar un paseo —crítico y crónico— por mi participación en los «Los jueves, relato».
Después de nueve años tengo mis dudas, mis eventuales rendiciones. Apatías de andar por casa. Desidias que me preocupan pero que no logro superar. Parece inexplicable que después de nueve años de asistir todas las semanas a la clase de los jueves —al principio, de los sábados—, me vea, ya mayor, haciendo novillos semana tras semana.
En el tenis existe una jugada en la que el jugador tiene todas las ventajas soñadas por un deportista: El saque. En él, el que saca se toma un tiempo de concentración, decide si lanza a la derecha, a la izquierda o al centro. Si más fuerte y directo o más despacio y con efecto. Nadie le apremia, la decisión es sólo suya. Circunstancias favorables estas que, si se dominan, pueden favorecer el resultado del Match. El resto de las jugadas, siendo importantes, las tienes que resolver desde la inmediatez, la precipitación, el desequilibrio o la desventaja en la ocupación de la pista.
Algo parecido sucede con los compromisos blogueros. Siempre hay un momento en el que somos dueños de nuestras decisiones, tenemos —se supone— el tiempo, la posición, la prioridad, el hábito y lo más importante, a los lectores que nos regalan una parte de su tiempo.
El Blog, no es una excepción. El trabajo de campo se hace público e, inexorablemente, nos vemos envueltos en una dinámica de creación, comunicación, selección y publicación que nos hacen movernos como flechas en busca de esa pelota cruzada a la línea que cada jueves tenemos que restar.
Como en el tenis, el resultado inquieta, el tiempo erosiona, el calor agota y el cansancio te hace dudar. Ese es el momento de convertir la debilidad en insolencia y el vértigo en precisión. Ese es el momento de parar el tiempo, mirar a la grada, tomar aire y valorar la situación. La conclusión es bien sencilla... siempre queremos estar pero no siempre podemos.
Lo veis, en este caso incluso me he pasado de palabras, nadando a contracorriente, lanzándome al vacío y jugando con fuego.


12 comentarios:

  1. Alargado si, pero un símil muy acertado, leyendo se diría que has jugado mejor al tenis que como escribes, cosa impensable para mí.LCC.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué importa que haya más palabras de la cuenta? el saltarse las normas en estos casos no creo tenga importancia, lo importante es que has escrito un interesante relato juevero sobre jugar con fuego y nadar a contracorriente y lanzándote al vacío.

    Te deseo que disfrutes de una muy Feliz Navidad, y que reine cada día de tu vida el Amor, la Paz y la Felicidad, no solo en Navidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que el blog es una imagen de nuestra vida.
    Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  4. Es una buena reflexión sobre la creatividad y la dinámica de los blogs... hay que superar las dudas y continuar hacia delante.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Jeje estupendas reflexiones con las que ingeniosamente te has puesto en competencia dentro de otro jueves en el que la inspiración llega a pesar de todo lo que pudiera pasar. Un placer saber que sigues siendo tan fiel como constante, tan creativo como franco. Un fuerte abrazo 😊

    ResponderEliminar
  6. Hola Alfredo: Tu dirás que te has pasado de las normas de Tésalo, pero lo cierto es que a mi se me ha hecho corta esta reflexión y su métáforoa del tenis. Y me temia lo peor. G.a D.que no era esta, la decisión y me congratulo por ello. Tu piepnsa que a pesar de que los huesos chirrien, la matéria gris sigue intacta. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  7. Pues si fiel a los jueveros a pesar de todo....me encanta que juegues con fuego, nades contra corriente y te lances al vacio en esta aventura semanal. Besos y feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  8. Creo , que eres tú solamente el que puedes valorar ese saque , si te apetece dar o quedarte inmóvil ..de todas formas jugar con fuego tiene sus riesgos pero tan bien sus alegrías así pues tú decides si quemarte y curarte o estar en el banquillo ..de las dos maneras serás una pieza clave en el equipo .
    Un abrazo y una feliz Navidad .

    ResponderEliminar
  9. Nueve años Alfredo es mucho tiempo y como bien escribes hay momentos para todo, pero lo que si te digo es que leerte produce el mismo placer hoy, que ese primer día en que pisé por primera vez tu plaza. Sigue amigo al ritmo que desees, pero sea el que sea seguiremos disfrutandote.
    Un abrazo navideño.
    Mis mejores deseos para estos días y para los que aún tienen que venir.

    ResponderEliminar
  10. Interesantes semejanzas.
    En esas ocasiones es valido jugar con fuego.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Me parece una reflexión excelente Alfredo y además me siento muy identificada con lo que dices, fíjate si será así que yo ni siquiera voy a participar en mi propia convocatoria y eso que tenía la ventaja de escoger el tema...Qué le vamos a hacer! Hay otro dicho que es "cuando no se puede no se puede y además es imposible"(o algo así). Pues eso me ha pasado a mi.
    Por un momento pensé que nos ibas a comunicar que dejabas el blog! Menos mal que no ha sido así.
    Siempre es un placer leerte.
    Muchas gracias por participar y Felices Fiestas!
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. ME GUSTA EL REVOLTIJO DE BELLOS PENSAMIENTOS ME GUSTA TU ESTILO CUANDO ESCRIBES

    ResponderEliminar