26 de octubre de 2017

Este jueves, relato: Mr.Chance


Era domingo, estaba en el jardín cuando oí voces en el interior del salón. Dejé la manguera en el sendero mientras acudía al reclamo de las voces.
Todo empezó por el final, cuando tenía sesenta años. Sesenta primaveras de las que no recordaba ninguna aunque tenía una idea aproximada de lo que habían sido.
Ahora, mi mayor y único entretenimiento consiste en dejarme llevar, secuencia tras secuencia, por las imágenes del televisor de 42 pulgadas, permitiéndome escuchar con una claridad extrema las últimas noticias de una encuesta sobre sexualidad en la tercera edad.
Con el mando en la mano, jugué de nuevo a buscar el canal de los colores en alta definición. Sin pretenderlo acerté con mi momento preferido. Me abandoné en el fondo de mi butaca y con los ojos vidriosos pude ver todo de forma confusa y entremezclada: el día y la noche, lo grande y lo pequeño, lo suave y lo áspero, el calor y el frío.
Por enésima vez, estaba viendo los mismos anuncios, los mismos documentales, las mismas películas. En ese momento frente a esa pantalla de infinitos colores solo había una cosa en blanco: mi mente. La imagen del televisor se parecía a mi propia imagen reflejada como en un espejo.
Apagué la pantalla y evité distracciones, pero la imaginación seguía ausente. Miré por la ventana y recordé en un instante las primaveras olvidadas.
Ahora, en mi epílogo vital, me descubro en mitad de la noche soñando despierto, perdido, solo y desplazado a miles de primaveras de distancia. Por un instante, con la mirada vacía, sustituir la vista de la inhóspita habitación por un borroso delirio, y soñar con aquella otra: cuatro paredes pintadas de recuerdos y una ventana por la que mirar, seguro y en paz, al campo y más allá el lago... Esa sería, será, mi única y última fantasía.
Olvidando todos mis secretos, dependía de la casualidad para recordar cuáles eran mis virtudes, mis defectos, mi peso, mi altura, incluso mi nombre. Pero todos los recuerdos, incluso los del futuro, se amontonan. Se solapan edades, personas, lugares y circunstancias, como los naipes de una baraja cuando se ordena un solitario... Y tengo que jugar, aunque sea conmigo mismo. 
Atravesé el vestíbulo, y por una de las puertas de vidrio salí al jardín. Ni un solo pensamiento cruzó mi mente. La paz reinaba en mi corazón.
¡Ah, se me olvidaba! Mi nombre es Chance y soy el jardinero.

11 comentarios:

  1. Me parece que reconozco el libro, adaptado para película.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! La verdad es que no tengo idea de qué libro será, pero me he dejado llevar con gusto con tu relato. Muy bueno.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. " Bienvenido Mr. Chance" de Kosinski.
    Me encantó.

    ResponderEliminar
  4. Hermoso. Me ha emocionado. Bien escrito y con una prosa que engancha.

    ResponderEliminar
  5. Peter Seller hubiese elegido tu libreto. Besos

    ResponderEliminar
  6. Un buen libro donde nos deja al lector un viaje a través de la imaginación , creo que hay que leerle porque levanta la autoestima una barbaridad .
    Una buena elección .
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta tu forma de contar el libro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Recuerdo también la película, no leí el libro, que has contado muy bien.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta muchísimo tu prosa, Alfredo. No conocía el libro, (son tantos los que nunca llegaré a leer), sin embargo, como ocurre con todos los que me han sido sugeridos esta semana, me pica la curiosidad y se me despiertan las ganas.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tengo un vago recuerdo de la película, el libro no lo leí. Me gusta como los has vendido, de la mano de tus letras Alfredo de develaría airoso en una cita a ciegas
    Gracias por tu participación!, abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  11. No lo he leído, pero lo has contado muy bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar