8 de febrero de 2017

Este jueves, relato: El protagonista oculto... Una guerrera.


Encarni es actriz. Hoy tiene rodaje. 
Un rol dramático, como su vida. 
Sale de casa apresurada, nerviosa. Ha conseguido maquillar los hematomas de su cara y, de nuevo, darle brillo a sus expresivos ojos.
De camino al estudio se esfuerza por recuperar la normalidad. Ella es tierna, amable y apasionada con todo aquello en lo que cree; pero en casa... eso es otra historia, al menos hasta hoy. No sabe si, por fin, será capaz de cumplir lo que se ha prometido.

Toma consciencia nada más gritar el director:       
«¡Silencio, se rueda!».
La primera frase de su partenaire, rebota en la madera del falso decorado simulando un golpe que la arroja al suelo:   
«¿Que me calle? Todas sois iguales. ¡Unas putas!».
El limitado aforo, completo, contiene la respiración. 
Encarni traga saliva e inicia el diálogo con la que es su réplica:
«Si me vuelves a tocar me voy para siempre».
Él le grita de nuevo, salpicándole el alma con una desbocada ira:
«No te atreverás, si pones un pie en la calle, te mato».
Él es un perdedor, luce los harapos de la violencia y desde el centro de la escena, borracho, la ve salir con su maleta. Iracundo la detiene mientras ella abre una puerta de cartón y, una vez más, loco por la insumisión la fuerza hasta violarla sobre una rancia alfombra. Encarni, humillada y malherida reacciona desde la inferioridad lanzando al aire golpes ciegos y desordenados que él sortea con acierto. Ella sabe, por exigencias del guión, que esa rebelión física es su sentencia de muerte. Un certero golpe de él, la lanza contra el taquillón de chapa que acaba con su vida. Los focos, en un lento travelling, se deslizan captando la pintura roja en el rostro de Encarni, terminando en un desenfocado horizonte pintado sobre una tela. El director, satisfecho con esa toma exclama:
«¡Corten! Vale. Hemos finalizado».
Encarni se levanta y decide salir por esa puerta que nunca llegó a cruzar.  Coge su maleta y dirigiéndose a la salida mete la mano en el bolsillo del abrigo palpando el contorno de un pasaje de avión. Mira a ambos lados sin miedo. 
Libre.
Solidaria.
Guerrera.
Ha elegido ser ella misma. A partir de ahora las cosas van a cambiar y, con la cabeza alta, hace «mutis por el foro».


13 comentarios:

  1. Alfredo, es un tema este el que has tratado que me toca de lleno y que es necesario tratarlo,exponerlo, plasmarlo, relatarlo una y otra vez para que tod@s tomemos consciencia, para mover a la gente. Gracias por hacerlo. Me gustó mucho. Es breve (por respeto a las normas?) pero contundente. Con ritmo rápido y expedito, sin casi hablarnos de ese hogar, en cuatro cortísimas líneas nos das tod ala información para saber que le pasa a Encarni. Y luego la obra de teatro, la escena, ya nos cuenta más. Ficción y realidad se mezclan en tu relato hasta que la maleta nos devuelve al principio. Me gusta el símbolismo de ese objeto que has reservado para el final para sorprendernos.Bravo por esa maleta, esa sorpresa real y liberadora para Encarni. Te salió redondo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un buén texto que combina la realidad oscura de muchos hogares con la ficción de un rodaje de película que escenificas perfectamente. Me ha gustado mucho y pienso qua a nuestra heroína, lncantaá. Besos para los dos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que lo he leído sin respirar. Casi me ahogo.

    ResponderEliminar
  4. Duro, real y esperanzador... iniciar un nuevo camino es besar la oportunidad de una vida mejor con la punta de los dedos.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. Puff!Me he quedado sin habla, tu escrito es de valientes para valientes, trepidante y desgarrador lo mejor de todo es que Encarni por fin hace mutis por el foro. Buenisimo, besos.

    ResponderEliminar
  6. Tremendo relato que espero no tenga nada que ver con la realidad de tu amiga invisible...No conozco a Encarni personalmente pero sí creo que le pegan los atributos que le has puesto. A veces una persona necesita un detonante para hacer algo, en este caso ha sido una escena de teatro lo que le ha hecho ver a Encarni que la obra de teatro y su propia vida son la misma cosa...nunca es tarde.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Escalofríos me has provocado. Rotundo relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Un relato intenso, que mezcla muy bien la realidad con la ficción, tanto que no sé sabe a ciencia cierta cuando es una cosa o la otra.
    Seguro que le encantará a su protagonista.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. De pie, hasta que la aplasten los aplausos. Voy a respirar hondo a ver si soy capaz de leerlo otra vez.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ficción mezclada magistralmente con realidad.
    Me ha gustado mucho tu relato.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola! Qué intenso relato, muy bien contado. Me gusta como juegas con la realidad y la ficción, con una inspuirándose de la otra. Precioso.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Ufff, Akfredo has sabido retratar una de mis facetas que es la lucha contra el maltrato hacia la mujeres, tal vez por eso me llaman feminista. Si bien es verdad que a mi afortunadamente no me ha ocurrido, sí es cierto que le ha ocurrido a personas que conozco, que ese final que pones en tu relato, debería ser el final de muchas mujeres, huir, salir del precipicio en el que están metidas. Soy muy sensible a este tipo de violencia, a todo tipo de violencia, el que ocurre en la infancia y los que ocurren en el ámbito de una relación. Y es verdad que me revelo, siempre lo he hecho. Por eso tu relato, describe un ambiente casi irreal como si fuera una película, porque las mujeres que sufren este tipo de violencia viven una película de terror, son protagonistas en primera persona, y el guión parece que lo escribe otra persona. En todos estos aspectos creo que has dado en el clavo. Me ha gustado mucho ser el 'personaje' de tu historia, porque en las historias escritas, somos eso, personajes. Y has sabido plasmar mi lucha, porque lo intento. Muchas gracias Alfredo. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Me toca comentar después de la protagonista del relato y eso en parte ayuda y en otra complica. Seguro que nuestra amiga, de ser actriz, habría interpretado ese papel en alguna película reivindicativa.
    Por otra parte me ha encantado la perspectiva desde la que has contado el relato, con esa doble realidad paralela, que en la ficción acaba mal y en la vida acaba bien.
    Abrazos.

    ResponderEliminar