31 de julio de 2013

Este jueves, relato: La Luna


La Luna, re-edición selenizada.

Al joven Aristarco le perturbaba la noche, no entendía el cambio a ese gris oscuro, casi negro, tan diferente al de el día tan claro y luminoso al que se había acostumbrado y asumía como natural, no así la noche que suponía para él, (consumando curioso) un verdadero quebradero de cabeza.

Repasaba diariamente el proceso de oscurecimiento al tiempo que se producía, en una secuencia casi exacta, e intrigado presenciaba el transito pausado que el estado de absoluta claridad daba paso irremediablemente a la más enigmática de las sombras.
Ensimismado en estos devaneos astronómicos, le venció una vez más el cansancio y con él, un sueño reparador que más tarde y con la claridad del día le devolvería a sus cábalas de mago aficionado.

Soñó con una dama, atractiva como no había conocido hasta entonces, rubia platino vestida de azabache y un rostro limpio y reflectante como el agua de los estanques de su natal Samos, envuelta en un halo de estrellas, misteriosa y hechicera le confesó que se llamaba Luna y que era la pieza del rompecabezas que él tan ansiadamente buscaba, el tercer ángulo de ese triángulo rectángulo del que él sólo había dibujado una hipotenusa.


Despertó todavía en sombras manteniendo aún la revelación en su  somnolienta inconsciencia, miró al cielo y allí estaba ella, la Dama de la Noche, hecha realidad para su eterna adoración.

22 comentarios:

  1. Encontró por fin la mágia de la noche, la luna, ahora, su luna. Bonito cuento para una noche de verano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Soñó con ella y ella se hizo presente con todo su esplendor.
    Qué chulo...

    Cuatro abrazos, Alfredo.

    ¿Cómo va el libro?

    ResponderEliminar
  3. Enamorarse de la luna, es facil, asi como la pintas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Bonito sueño. Feo ese cielo oscuro; menos mal que vino la reina de la noche para que ese cielo se tiñera de blanco brillante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Tal vez haya sido Urania, la musa de la astronomia.
    La descripción de la Dama de la Noche me recordó a la bajista de Smashing Pumpkins.

    ResponderEliminar
  6. Preciosa historia en la que me encantó sobre todo el párrafo de la hipotenusa!
    =)
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  7. ¡muy romántica tu historia Alfredo!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Bella historia de la Luna, la que nos regalas con tus letras este jueves amigo Alfredo.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Aristarco? inspiración griega? Interesante, me congratula que encontrara finalmente a su dama . Salud

    ResponderEliminar
  10. Yo tambien encontré la magia de tus palabras, cualquier historia relatad por ti, me emociona hasta el infinito. Bella historia de esa elegante Dama plateada.
    Gracias por participar. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Qué bonita historia, el sueño de Aristarco se hizo realidad para contrarrestar las tinieblas de la noche...precioso!!

    ResponderEliminar
  12. A más de uno y una tiene loco o loca la Dama de la Noche.

    ResponderEliminar
  13. La belleza de los números y de la geometría... Hermoso relato.

    ResponderEliminar
  14. Wooommm!!!
    que mágico y enigmático relato así mismo como es la hermosa luna

    ResponderEliminar
  15. Señora de su señor, la Luna nos pertenece a todos, aunque tiene sus predilectos a la hora de la inspiración!!!

    Un fuerte abrazo y una luna llena, que te ilumine.

    ResponderEliminar
  16. Un sueño hecho realidad?? Tu relato parece que así lo dice o asó lo cuenta, todo inspirado con la señora luna.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Hay sueños que suelen hacerse realidad, me encantó el final es poético y dulce.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Una bella y romántica historia con un final mágico.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  19. ay, alfredo, vuelvo a repetirlo: vengo por la sorpresa y con la sorpresa me voy!

    gracias, pibe!

    ResponderEliminar
  20. He aprendido leyéndote y yendo a ampliar información, me fui a tomar datos sobre Aristarco.
    Me ha interesado el modo en que narras un caso en que el subconsciente da la solución a un enigma que el consciente no alcanza. Me ha ocurrido.
    Claro que no con la belleza que narras, con la de esa Dama de la Noche.
    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar