10 de julio de 2013

Este jueves, relato. Historias junto a unas pinceladas


Cada uno por un lado busca la sala, es la única del Museo  que expone un solo cuadro. Ella llega primero y dibuja con la mirada la gente que hace cola acercándose hasta la protección para entrar de lleno en la crudeza de la pintura. A los pocos minutos, él, por el acceso frontal adivina su espalda y la sigue en silencio viendo su silueta recortada sobre un fondo de trazos dispersos de grandes dimensiones.
La besa en el cuello hasta robarle el aroma de su piel. Ella sin mirar se estremece y reconoce esa calidez húmeda de unos labios que de nuevo pasearán por su cuerpo.
Juntos avanzan hacia el cuadro, haciendo por fin realidad un deseo compartido… Magnifica y sorprendente se les muestra la pintura. Los ojos pasean ávidos de disfrutar punto por punto de esta referencia universal. Una visión simultánea en blanco y negro que descubre sus personajes en un plasma bidimensional. Víctimas sin verdugos en un tríptico que es uno, salpicando sangre del color de la antracita.
Los Brazos de él la rodean en la corta distancia y ella siente en su espalda el latir de un corazón comprimido por el dolor y el horror.
Los niños que anidan en sus almas se conmocionan ante el grito antibélico de una escena deformada por la libre expresión.

Fue así, tal y como lo soñaron.


Y ahora, queridos amigos ponedle vosotros la imagen al relato.


19 comentarios:

  1. Sin temor a equivocarme, creo que los protagonistas de tu historia están extasiados ante la belleza del horror dibujado por Picasso en el Guernica. Cuadro salpicado de sangre con color de antracita, manifiesto antibélico por excelencia. ¿acerte?.
    Un fuerte abrazo, Alfredo.

    ResponderEliminar
  2. Ahhhh...Alfredo!...impecable relato que nos regalas poniéndole un plus muy personal, tal cual es el gesto de hacernos mencionar a nosotros la obra que los personajes están viendo y gracias a tu narrativa, podemos disfrutar!
    Coincido con Pepe en que se trata del Guernica.
    Un abrazo y gracias por participar
    =)

    ResponderEliminar
  3. No hacen falta imágenes, porque con tus atrayentes y magníficas palabras ya nos las has dado .
    Magnífico relato.

    ResponderEliminar
  4. He buscado La guerra en la pintura española y aparecen cuadros de Picasso y de Goya. Tu cuadro como bien explica Pepe, debe ser el Guernica porque el cuadro de Goya sobre la Guerra de la Independencia frente a las tropas napoleónicas quedan muy lejos de las dos personas protagonistas de tu relato :))

    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Has tomado el pincel de las palabras para que nosotros veamos en el lienzo reflejado la obra.

    ¡Maestro!

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  6. Veo que nos dejas la tarea... jaja! Muy bueno el efecto causado, pues esperaba a medida que te leía, encontrar la obra al final.
    Ahora me lo he tomado en serio, y tomaré mis pinceles a ver si se asoma la idea y se plasma de alguna forma. Me has inspirado, sí señor!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  7. Tus personajes sufren un síndrome de Stendhal... pero no ante el cuadro, si no ante ellos mismos : )

    ResponderEliminar
  8. Me lo puedo imaginar, y el impacto sufrido por esas personas que observaban algo que quizás habían vivido y que aquel pintor logró entrar en sus almas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. No me importa el autor, me quedo con tu cuadro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Alfredo coge y nos manda deberes. ¡Hay que ver! ;) Le has dado una buena vuelta de tuerca al tema. Yo también creo que se trata de El Guernica, pero como Pepe ha sido el primero en decirlo supongo que se lleva el premio ¿no? jeje. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. No hacen falta imágenes ya que tus palabras van dibujando cada trazo que define el cuadro. Felicito a Pepe que de inmediato pudo discernir de que obra se trataba.
    Muy bueno tu jueves!!! Y muy original la forma de encararlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Compartir la emoción que genera una obra, con la complicidad que narras, con la felicidad del encuentro y la entrega a esa obra.
    Horror en la mente, alegría en el corazón.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. El relato es precioso e impactante pues no te esperas el cambio que viene después aunque lo has descrito tan bien, que enseguida pensé en El guernica.

    ResponderEliminar
  14. ¡muy buen relato Alfredo! por cierto que no voy a adivinar la pintura.....

    ResponderEliminar
  15. La visión del cuadro desde luego impacta, pero es que yo me he quedado en ese beso en la nuca, en esas manos enlazadas, en ese mirar a dos.
    Un abrazo Alfredo.

    ResponderEliminar
  16. Yo he vivido esta escena hace pocos meses...Y fué con el " Gernica" de Picasso.
    Para los Bilbainos, es nuestro buque insignia de la pintura. "Cuenta algo que sin duda no deberiamos olvidar...Para no repetirlo jamás "
    Besos querido amigo.

    ResponderEliminar
  17. Tus palabras encierran el estremecimiento de lo cotidiano frente a los escepcional. Ambos conceptos se diluyen en el texto. El genio, la guerra, la cercanía, la lejanía, lo nuevo, lo no tan nuevo... Excelente...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. siguiendo la sensualidad de toda esa escena, pues, válgame, Alfredo, que el cuadro puede ser cualquiera!
    me rindo ante esas pinceladas en anticipación de esos besos!

    ResponderEliminar
  19. Una tela que despliega fuerte emociones de un lado y otro del cuadro.
    Una maravilla, un desgarro, el amor y la pasión por la vida y sus circunstancias.
    Qué bien lo reflejan tus letras!

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar