19 de junio de 2013

Este jueves, relato. Cartas al Director


Geriátrico Santa Perpetua.
Carta al Director.

Sirva la presente para comunicarle que no nos espere esta noche, Mariana y yo nos hemos fugado.
Hemos saltado la tapia, justo en la esquina donde coinciden los muros de mampostería y el seto de hiedras.
Nuestro amor, era difícil mantenerlo en esa jaula que Ud. gobierna con obsceno rigor y mente casposa. Su vigilancia desmedida, y censura inexplicable nos lleva a tomar tal decisión, que aunque comprometida es el estímulo que necesitamos.
De esas cuatro paredes sólo recordaremos el mágico momento de nuestro encuentro y nuestras primeras citas. Olvidaremos la obsesión arbitraria por parte de sus adláteres a mantenernos separados, el extravío intencionado de nuestras cartas y los falsos testimonios que nos atribuían por separado con el único fin de enfrentarnos.

Una nueva vida nos espera lejos de envidias, rencores y podridas lecciones de urbanidad, que dicho sea de paso no practican para sí mismos. El Amor está de nuestro lado y con él la pasión, la tolerancia y el futuro, algo que desconocen los que desgobiernan esa “casa”
Sr. Director… ¡Que le den!


Atte. Felipe

16 comentarios:

  1. Ni que hubieran escapado de un convento de clausura, jeje...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja, ¿te imaginas si todas las que lo desean hicieran lo mismo? pero... no hay ovarios.

    ResponderEliminar
  3. Si, si, me resulta demasiado familiar, claro que una ya es perro viejo.
    Te ha quedado estupendo. Bss.

    ResponderEliminar
  4. Y tan familiar...
    ¿Donde hay que firmar?

    ResponderEliminar
  5. Lo mejor, la despedida... jajajajaja!!

    Bss.

    ResponderEliminar
  6. Pues que le den, al amor no se le puede poner cerrojos. Ellos lo saben y nosotros trambién.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hablas de una residencia, pero creo que se puede extrapolar a muchos otros ámbitos, de verdad.
    Un triunfo del amor sobreponiéndose a esos obstáculos.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  8. me ha gustado tu versión de "Love Story",Ah al fuerza del amor!!!

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  9. ¡Ay Felipe, que valor tiene! yo de mayor quiero ser como el....vamos, dentro de tres o cuatro dias. Cerrojos a las conciencias.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Menos mal que el Señor Director se ha ido de vacaciones, y me ha dejado despachando la correspondecia. He de decirle Señor Felipe, que esto se veía venir, porque yo les he estado observando desde hace meses y alabo su decisión, pero por favor no olvide darle la medicación a Mariana, que sufre Alzehimer.

    Atte. la secretaria de dirección.

    ResponderEliminar
  11. Al mismo sr presidente de las hispanias podríamos mandarle una semejante, a ver cómo se las apañaba con el país vacío...

    Beso de los cuatro.

    ResponderEliminar
  12. Me recuerda al libro "El abuelo de 100 años que saltó por la ventana". En este caso el amor venció los barrotes de la prisión, que representaba esa residencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. jajaja, a mí me ha pasado igual que a Carmen, me ha venido a la cabeza el libro de "El abuelo que saltó por la ventana y se largó"
    Pues han hecho muy bien!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. El amor que rompe barreras, porque dicen que este no tiene edad y me da que ese punto de locura y atrevimiento siempre se conserva dentro... ¡¡A correr y disfrutar!!

    Besos

    ResponderEliminar
  15. mis calificativos para mi antuguo jefe no bajan de h.p.
    bien,pues ese señor decía de unos viejos de mi pueblo...edades que rondaban los 70...mo más...decía ese señor que no, que no estaban enamorados, que era imposible...siempre consideré que estaba confundiendo amor con sexo...es decir, si no les funcionaba el sexo no estaban enamorados...¡¡será gilipollas ese h.p.!
    medio beso.

    ResponderEliminar
  16. Qué bonito!Volvieron al amor adolescente, que no tiene barreras!

    ResponderEliminar