26 de noviembre de 2015

Este jueves, relato. Cartas a...


     
     Sabes abuelo, algún día te podré escribir una carta, esa que ahora garabateo porque soy un niño. Una carta de verdad, en papel, como las de tu época. Con letras cursivas, puntos, comas y todo eso que, no siendo lo más importante te dará una idea de lo que he aprendido. Una carta con su día, mes... y año, por si se extravía y te llega a destiempo. Una carta sin firmar porque tú sabrás de quién es. Una carta en la que, tarde, te dé las gracias por todo y te cuente que ya soy mayor, como tú y que siento la emoción de los primeros y extraordinarios descubrimientos, esos de los que tú ya me hablabas y yo, sólo oía sin entender.  Una carta corta y torpe porque no tendré práctica y mi mano se mostrará titubeante; ya sabes que ser joven no es ninguna ganga, pero tiene sus ventajas... Qué te voy a contar a ti que gozaste del privilegio del descaro, la osadía, la curiosidad y la seducción hasta que esa terrible enfermedad te borró la vida de un plumazo.
     Sabes abuelo, algún día cuando me haga mayor...    


Más cartas en el Blog de Perla                                     
                                                                                             

18 de noviembre de 2015

Este jueves, relato: Detrás del Arco Iris.


Y detrás del Arco Iris, se hizo el silencio...


























...A todas las víctimas de la sinrazón, del poder mal entendido, de la fuerza desequilibrada, de la ceguera del alma, de las diferencias no asumidas, de la naturaleza prostituida, de la inocencia desarmada, del color, sea cual sea. Solo nos queda, una vez muertos, buscar la belleza del Arco Iris.

16 de noviembre de 2015

Mi Plaza, cumple años... ¡OCHO!


8 años de vínculos reales en un entorno virtual
8 años de milagrosa supervivencia en un medio fugaz y veloz.
8 años de los que me acuso de vivir y disfrutar post a post.
8 años de arriesgar, omitir, reivindicar, pronunciar y errar.
8 años de descubrir corazones e imaginar caras.
8 años de compartir halagos, por prodigarme en retóricos y a veces insufribles escritos.
8 años de aprender de todos y enseñar a casi nadie.
8 años de alimentar un proyecto cosm_irónico del que terminé por enamorarme.

En Fin, ¡
8 años ya! Y es que... mi Blog y yo, somos así.
Gracias a todos.

Alfredo... el de la Plaza.

                                                          

12 de noviembre de 2015

Este jueves, relato: Argumentos oníricos.


Vivimos en un mundo que cambia aceleradamente. Antes, las musas eran la única fuente de inspiración. Hoy, a finales del siglo XXI, todo se consigue por transmisión del deseo.
En la biblioteca de mi distrito existe una sección que, con el nombre: "Tangential story of dreams" y a través de un sensor deductivo, adivina y extiende una copia con el fragmento de texto que estás imaginando.
Hoy, para salir airoso de la convocatoria de Demiurgo, visito por enésima vez el edificio. En su interior, la ciclópea puerta de cristal diáfano te ofrece todo lo imaginable, solo tienes que pensar frente ella e introducir ordenadamente los dedos de la mano izquierda.
Primero el índice, que se cuela viscoso por la cremosa textura del vidrio, y la puerta responde: ¡Novela. Relato. Poesía. Ensayo...! Solo cuando detecta la coincidencia con mi deseo se para y almacena la información.
A continuación el pulgar -el orden de introducción es aleatorio-: ¡Tema. Trama. Estructura. Nudo. Conflicto...! La pantalla de nuevo se ilumina dando su aprobación.
El meñique, abre un ligero hueco en el plasma con aspecto de flan, y guarda mi pensamiento: ¡Erótica. Terror. Fantástica. Humor...!
Le sigue el anular, que desaparece parcialmente por el centro de la glutinosa puerta: ¡Personajes. Chico. Chica...!
El último en introducir es el corazón: ¡Finales. Desenlaces. Segundas partes...!
La bandeja inferior escupe los folios que contienen tu historia, perfectamente definida, estructurada... solo a falta de firmar.

7 de noviembre de 2015

Este jueves, relato. Cierre de convocatoria.


Se nos fue el jueves y nos dejó la pantalla llena de pasión. Los "Enamorados"  han ocupado nuestro tiempo, desafiando con variadas descripciones, amores y desamores. Todo vale cuando se hace con el corazón. 
Gracias, una vez más, a Casss por sus geniales imágenes, y su generoso tiempo.
Cambiamos de continente, para darle la bienvenida a Demiurgo que nos conducirá el próximo jueves, 12 de Noviembre de 2015.
De nuevo... ¡Gracias y abrazos!


5 de noviembre de 2015

Este jueves, relato. Enamorados.


Pido disculpas por la reedición, pero tengo las musas y el tiempo... pasando la ITV.

Ella también estaba enamorada de él.
Lo conoció una noche en la que sus caras se fundieron en el reflejo de una esperanza cristalina, les sorprendieron sus diferencias vitales, pero una primera conexión sentó las bases de esta relación tan abstracta y virtual.

Era antinatural, ella hasta ese momento había jugueteado con los astros y él con las vacas, pero ese instante había torcido los destinos de ambos en una dirección impensable.

Se buscaban en la noche, al reflejo de aguas salmantinas que cristalizaban sus rostros en la helada madrugada. Su amor era incompleto, les faltaba tocarse, seguir con la mirada sus gestos, temblar con sus rubores. Así, con esas carencias se encontraban y así se disfrutaban.

Ella se llamaba Catalina. Él Ojos Negros. Ella estaba bautizada para la vida, él para la muerte, aunque se dejaba engañar cuando le vendían un destino inmortal.
Había soñado con ser Ruiseñor, o llama, o lince y decidir sobre su propio destino, pero sabía que una tarde de glorias ajenas, un estoque asesino, acabaría con sus sueños.

Noble y confiado para recibir la muerte con educación. Bravo y entregado para aumentar el caché de su asesino. Bello y con trapío, para ilustrar una pintura cuyos rojos son los suyos propios. 

”Ese toro, enamorado de la Luna”

Foto de cabecera de Carlos J. Martín

Este jueves, relato... Participantes


























31 de octubre de 2015

Convocatoria Juevera para el 5/11/2015: ¡Enamorados!

           

¡Enamorados!
Este jueves el relato es cosa de dos. 
Enamorarse en una aventura apasionante que todos hemos vivido alguna vez. Sentimiento que late todavía en el corazón, o inmortalizado en nuestra memoria.

Cuéntanos tu historia de Amor como si fuera una película en color. Sí, la tuya con ese hombre del que sigues enamorada; con aquella mujer que continua volviéndote loco; con ese profesor de literatura que te enamoró con Machado, o con la rubia de Pilates que te quita el sueño. 
O si te apetece, inventa una ficción con los clásicos: Romeo y Julieta, El Quijote y Dulcinea, los Amantes de Teruel.
Una historia de Amor en no más de 350 palabras, que publiques a partir del miércoles noche y me lo notifiques, para enlazaros juntos, en un comentario en este Post. 
La imagen, si no te gusta la mía, la pones tú. Te espero. 

             

29 de octubre de 2015

Este jueves, relato: Olores. (Revisado)


Vivo en un octavo.

Cada día, el ascensor acude a mi planta con la precisión de un tren de alta velocidad. La puertas se abren, invitándome a entrar a la primera sensación del día: Un penetrante aroma a café recién hecho. 
Pulso el botón de bajada y comienza la aventura de cada mañana: oler, planta por planta, intentando adivinar en cuál de ellas es más fuerte el olor a café. Ubicar su origen, poniéndole cara a esas manos que han mezclado, molido y filtrado, hasta conseguir ese cremoso exprés de tan exquisito aroma y sabor. El descenso es corto, y la carrera de olfatear se concentra al paso de los diferentes pisos. 
Podría ser Carmen la del séptimo, se levanta temprano y a estas horas lleva a la niña al colegio, seguro que vuelve para apurar el resto de su cafetera.
Manuel el del sexto trabaja en casa, es informático, pero no me lo imagino trajinando en la cocina, es más de cafetería.
Desestimo a la pareja del quinto, ambos trabajan en Iberia y esta semana vuelan a Egipto.
Susana, la joven viuda del cuarto, bien podría minimizar sus penas en un buen café, sus ojos tiernos y permanentemente húmedos, necesitan un buen estímulo para enfrentarse cada día a su recién estrenada soledad. 

La intensidad del aroma me despista, yo diría que se acentúa a capricho, que se depositó en la cabina del ascensor y viaja conmigo con aleatoria intensidad.

En el tercero casi siempre hace una parada, Ignacio debe levantarse, ducharse, vestirse y salir a la misma hora que yo, de lo contrario no entiendo tanta coincidencia, vive con su madre y él no puede ser el del café, pues también reacciona ante el delicioso aroma.
María, sube en el segundo, todas las mañanas baja a pasear a su dálmata, podría ser ella, Ignacio y yo nos miramos compartiendo un deseo oculto: por una mujer así, si además, es la del café, bien se podría perder la cabeza. 
El primero no cuenta, a esas oficinas llegan más tarde y las señoras de la limpieza vienen desayunadas de casa.

Cada día, el misterio del excitante aroma del café, me hace pensar que ese, puede ser un buen día. Mañana, ya tendré tiempo para descubrirlo.



25 de octubre de 2015

Palabra: Eduardo.


Para Eduardo.
Es evidente que somos, no lo es tanto que estamos. 
Ser, se da por hecho. Estar, se siente. 
Ser, no tiene más mérito que pertenecer por defecto. 
Estar, es meritorio, comprometido, generoso, ejemplar. 
Eduardo además de ser... estaba.