5 de noviembre de 2015

Este jueves, relato. Enamorados.


Pido disculpas por la reedición, pero tengo las musas y el tiempo... pasando la ITV.

Ella también estaba enamorada de él.
Lo conoció una noche en la que sus caras se fundieron en el reflejo de una esperanza cristalina, les sorprendieron sus diferencias vitales, pero una primera conexión sentó las bases de esta relación tan abstracta y virtual.

Era antinatural, ella hasta ese momento había jugueteado con los astros y él con las vacas, pero ese instante había torcido los destinos de ambos en una dirección impensable.

Se buscaban en la noche, al reflejo de aguas salmantinas que cristalizaban sus rostros en la helada madrugada. Su amor era incompleto, les faltaba tocarse, seguir con la mirada sus gestos, temblar con sus rubores. Así, con esas carencias se encontraban y así se disfrutaban.

Ella se llamaba Catalina. Él Ojos Negros. Ella estaba bautizada para la vida, él para la muerte, aunque se dejaba engañar cuando le vendían un destino inmortal.
Había soñado con ser Ruiseñor, o llama, o lince y decidir sobre su propio destino, pero sabía que una tarde de glorias ajenas, un estoque asesino, acabaría con sus sueños.

Noble y confiado para recibir la muerte con educación. Bravo y entregado para aumentar el caché de su asesino. Bello y con trapío, para ilustrar una pintura cuyos rojos son los suyos propios. 

”Ese toro, enamorado de la Luna”

Foto de cabecera de Carlos J. Martín

18 comentarios:

  1. jeje otro amor imposible que marca la historia de los enamoramientos!!...bien por la re edición, Alfredo, me ha hecho bien la sonrisa que se me instaló luego de leerte.
    =)
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Una entrada muy hermosa con el amor del toro y la luna. Me gusta el toro, sobretodo sino lo sacan para matarlo.
    la vida es bonita para todos y el toro es parte de este todos. Habria que respetarle. Un saludo afectuoso,, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Quise decir para no matarlo y mucho menos maltratarlo.

    ResponderEliminar
  4. Ay! Toro, Ay! Maestro. Que la Luna nos puede a los dos, a los tres, a todos! Esa luna que besa la laguna manchada de rojo sangre, pero no las de la estocada, sino la que provoca el amor malherido, el de los imposibles, el de la Bella y la Bestia, o el de las almas frágiles que se atreven a soñar.
    Ay el amor y los enamorados y las letras que nos dejan hablar de forma callada lo que no queremos decir.
    Pero bueno... que el relato cada vez luce mejor y para decirlo me voy por las ramas....Pero bueno, ya me conoces.
    besos

    ResponderEliminar
  5. ... que le puso Campanero el mayoral..:"

    ResponderEliminar
  6. ... que le puso Campanero el mayoral..:"

    ResponderEliminar
  7. Me encantó tu relato Alfredo, me ha parecido bastante original, te felicito por tu relato.

    Un beso dulce de seda poético.

    ResponderEliminar
  8. Has sabido narrarnos un canto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Has dado voz a esa amor imposible, ¿pero hay amores imposibles? hay amores, luego está lo demás. A mi este toro enamorado de la luna, me ha dejado cantando.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Un amor imposible que se tiene que conformar con la visión de su amada y de su amado. Preciosa la canción y precioso el relato.

    Una cosa Alfredo,no le he podido dejar comentario a Ximo, no me sale dónde,no sale. Está muy bien su relato.Un amor en el cual solo le faltó formular bien la pregunta,al final la conoció de verdad, solo debía dejarla ser ella misma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Yo no la había leido esta historia y me ha encantado! ...escribes muy, pero muy bonito Alfredo; es un gusto venir cada jueves a sorprenderse, emocionarse, maravillarse.

    Un beso.

    P.D.: ahhhh y me ha sucedido también a mí de no poder comentar en el blog de Ximo.

    ResponderEliminar
  12. Siempre me parecio una cancion preciosa, y ahora a traves de tu relato aun mas, un amor imposible que muestra la sensibilidad de un toro cuando lo que nos venden sobre ellos es otra cosa. Precioso, besos.

    ResponderEliminar
  13. Siempre me parecio una cancion preciosa, y ahora a traves de tu relato aun mas, un amor imposible que muestra la sensibilidad de un toro cuando lo que nos venden sobre ellos es otra cosa. Precioso, besos.

    ResponderEliminar
  14. Relato muy bonito de un amor platónico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Ay que bonito, la canción hecha relato... y con esos animalitos tan grandes y bravos y tan tiernos a la vez... me ha encantado tu relato Alfredo, no lo conocía y chapó... Un amor de los grandes e imposibles... pero de los bellos por siempre.

    Aprovecho para dejar aquí mi bienvenida a Ximo, y para decir que su relato me ha gustado mucho. Ya que allí en el blog no he podido comentar.

    Besines a los dos.

    ResponderEliminar
  16. Que majo ese Ojos Negros y que bien traído el relato. Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  17. Que majo ese Ojos Negros y que bien traído el relato. Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar

  18. Que hermosura de relato con ese toro enamorao’ de la luna, su amor platónico.
    Saludos

    ResponderEliminar