24 de mayo de 2017

Este jueves, relato: Los colores de mi silencio.


Esta noche, entre sueños de verdad y pesadillas de mentiras, he visto los colores de mi vida.

Alegres, vibrantes, luminosos con los que empecé a construir mi aventura. Grises, tristes, oscuros con los que la termino. Junto a ellos, con una fluidez aparente como algunos de esos colores, he inventado personajes amarillos, tiempos grises, lugares verdes, motivos negros y excusas malvas.

Con un racionalismo académico, para variar, he ubicado fechas azules, amores blancos y desamores blancos también. Con una nitidez hipnótica he acariciado pieles cremas, pechos sonrosados, espaldas marrones y labios rojos.

Cómplice con el silencio de todos ellos oigo su sonido callado que, dormido, recorre todo mi interior. Un libro multicolor con forro de celofán transparente, hojas satinadas en violeta y las cubiertas encuadernadas en charol magenta.

Son las siete y el despertador no para de sonar. Me incorporo lentamente, abro los ojos y me recreo en mi recuerdo nocturno. 

Lo he soñado... Eran colores que me dibujaban, moldeaban, censuraban, dolían, alegraban y entristecían... todo ello sin hacer ruido. 

¡Por fin lo he soñado! Pero lo cierto es que ahora, despierto, no los oigo. 

Más silencios de color en un lugar de encuentro


12 comentarios:

  1. Estupendo texto, Alfredo: también soy de la opinión que para ver los colores del sonido hay qeu estar soñando.
    Un abrazo grande, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Has hecho un repaso por tus sueños y pesadillas en colores y nos has dejado entrar en tu mundo de silencios y sonidos , muy interesante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Los colores los identificamos con lo vivido y la verdad q a lo largo de nuestra vida todos ellos están presentes. Yo misma elijo el color de la ropa según me sienta .
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Menuda noche has pasado entre una amalgama de colores vividos asociados cada uno a un recuerdo diferente. La vida es así, una sucesión de colores, ahora más alegres y luminosos, ahora más tristes y apagados...
    Me ha gustado mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Siempre creativo y original en tus relatos! un placer leerte!
    Un fuerte abrazo, Alfredo
    =)

    ResponderEliminar
  6. Es verdad, la vida está llena de colores, y muchos matices, dependiendo del dia y las circunstancias que nos rodean, que te hacen alegrarte o entristecerte.
    Los colores son como la vida.
    Me gustaron tus matices.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Absolutamente precioso este texto, Alfredo!
    Leerlo otra vez se me hace autoreferencial.
    Delicioso!
    Abrazos y aplausos!

    ResponderEliminar
  8. Una noche, un sueño y toda una vida con diferentes colores, tu escrito es precioso con un toque de originalidad, besos.

    ResponderEliminar
  9. A veces los sueños suelen ser reveladores de algo, que en la vigilia se escapa.
    Bien contado

    ResponderEliminar
  10. Echaba de menos tu prosa poética. En este caso en la que nos traes toda una suerte de vívidos colores adosados a singulares vivencias. ¿Sueños o realidad? A veces nuestros silencios se entremezclan y dejan paso a un estado confuso en el que es difícil ubicarnos. Gracias por participar, a pesar de que sé que estás demasiado liado con tu aventura literaria. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  11. Los colores de tu vida te visitan en sueños, grandioso!, y todos en una noche como a Everenice Scrooge (no se si es asi como se escribe pero pongamos que si), dan ganas de seguir soñando!
    Excelente, me han encantado que estos colores tengan un protagonismo destacado en tu vida
    Beso grande!

    ResponderEliminar
  12. Que bello relato, muy poético que me encanto

    ResponderEliminar