1 de junio de 2016

Este jueves, relato: Renata la besadora.


Este es el tema, algo retocado, que el azar me brindó para mi participación en el relato «in situ» en el pasado encuentro en Vilafamés. 

Me puse a temblar como un niño. Aún recordaba lo que se decía de Renata: seducía, embrujaba, hechizaba… y todo eso con tan sólo un beso. Dejaba tras de sí ejércitos de idiotas lastimados por su magia. Ilusos que renunciaban a su mediocre vida para suicidarse con una aventura tan apasionante como imposible. 
Llegó el día e impulsado por una decisión, cuyos resultados desconocía, compré un beso. El peso del pecado generó incertidumbre. Me preguntaba a cada segundo… ¿La besaré? Ese beso era mi primer beso y no lo podía ni quería perder. No me asustó la seducción, el embrujo o el hechizo, ni siquiera los miles de besos diferentes que daría a partir de ese beso.

Esperé mi turno y cuando llegó el momento… ¡La besé! O tal vez, casi seguro, me besó ella. Un beso agridulce con el que vi el cielo y el infierno a la vez. Fue ese pecado leve que sabe a sal y azúcar al mismo tiempo. A calor y a frío. A saciedad y a insuficiencia. A placer por el beso recibido y a preocupación por los que recibiría a partir de ese instante: ¿Serán lo mismo? ¡Ah, el amor!

   

17 comentarios:

  1. Después de leer tu relato, me atrevería a llamarte Alfredo el besador, bueno en realidad tu relato da cuenta de buenas descripciones y en el apuro de las letras, se filtran imagenes tan interesantes y fuertes como la de la foto. En todo caso, y por las dudas, tomo una frase de tu facebook que dice "no es oro todo lo que reluce" y a confesión de parte, jaja. Como bien dijo Leonor, cómo te peleo....!!!
    Bromas aparte, felicitaciones por salir siempre airoso, querido amigo.

    ResponderEliminar
  2. No es posible que exista un beso igual.

    Qué bonito, no lo recordaba así.

    Beso besado
    besador encontrado

    MUACS

    ResponderEliminar
  3. Nunca un beso sería igual al otro, excelente relato
    Mi beso

    ResponderEliminar
  4. Muy buen relato! No creo que haya otro beso como ese que se ha dado, esa magia de ser el primero, esa incertidumbre de cómo será.
    Una experiencia hermosa, plena de sensaciones que queda marcada para siempre en el corazón y en el recuerdo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. En mi opinión, creo que carece de importancia su sabor, es el primer contacto de hormonas entre dos adolescentes. Lindo relato.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Un beso adolescente siempre tiene su transcendencia.

    ResponderEliminar
  7. Todos los que vendrían después, seguro que serían distintos. No eran pagados y debían tener el siempre sabor dulce del que se cree enamorado.
    Muy bello relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Me gustó allí, y ahora volviéndolo a leer me ha gustado más, y es que el primer beso jamás se olvida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Y quien no tiene un beso de ésos guardado en las alforjas del alma? Aiiissssssss.
    Un abrazo (para no interferir)

    ResponderEliminar
  10. Después de eso, ya sabes el precio que hay que pagar por algunos besos, jeje, ayyy el amor!!!
    Esta vez mejor un abrazo ....

    ResponderEliminar
  11. Sensacional para estar escrito en aquella mesa de bar. Veo ese deseo, como se recuerda, algo difusamente, su realización y esas dudas sobre los que vendrían en el futuro.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  12. El primer beso, no deberia pagarse porque es un hecho intrascendente pero tan importante, en al vida de un dolecente, que solo se tendria que aceptar, el que alguien le besara con amor. Pero los chicos ya se sabe: Tienen prisa por descubrir las nuevas sensaciones y las nuevas experiencias.
    Dos abrazos, pero ningún beso.

    ResponderEliminar
  13. Es sabido que el principal ingrediente del más dulce de los enamoramientos es el propio entusiasmo puesto en su concepción. Todo nace en nuestra cabeza, en alimentar las ansias por el encuentro, en azuzar el fuego de la propia pasión.
    Muy buen relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Me encantó cuando lo leíste en Vilafames y ahora me parece adorable : "que no diera por un beso...." y más cuando esté es el primero, abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  15. Los besos de Pecado son así, amigo, terriblemente candentes y terriblemente inolvidables.
    Te admiro ese ritmo que imprimes en tu texto.
    Un beso enorme... De Pecado :-)

    ResponderEliminar
  16. Tu boca me sabe a hierba de la que crece en el valle. Todo un mundo de sensaciones en ese primer beso. ¿Qué más da que sea comprado?. Tampoco lo recordaba así.
    Un fuerte abrazo Alfredo.

    ResponderEliminar
  17. Un beso con esas característica te lleva sin duda por el camino del bien o te hunde en la maldad. Estaba segura de que habías escogido este tema jajaja. Gracias por participar.

    ResponderEliminar