23 de abril de 2014

¡Feliz cumpleaños! 27 de mayo: Personas (O personitas)


Su disfraz preferido es una globalización de remiendos. Un poco de todo, él es así: Algo de este, algo de aquel y, ya que se puede, por qué no todos a la vez.
La cara siempre tapada para despistar y para asustar, dejando ver un hilo de luz a través del antifaz, dibujando unos ojos que persisten en la batalla hasta la claudicación del enemigo.
Su boca, oculta, vomita sentencias que son derecho de autor de terceros que en sus labios pierden todo dramatismo, pero ganan en ternura.
Al cuello, el medallón sagrado. Un pañuelo de pájaros y un escapulario de origen desconocido. Rodea su cintura con bandoleras, bufandas y una cinta fruncidora de la cortina que dábamos por  perdida. Es ahí, en la cintura, donde cuelgan las espadas de plexiglás, las pistolas de madera y un rallador de queso que ya no ralla.
La capa del héroe, que sospechosamente parece un mantel recién planchado, cubre su trasero hasta arrastrar por el pasillo.
Levanta la espada amenazadora y por arte de magia te convierte en su Rocinante preferido. Las visitas a los diferentes frentes se convierten en paseos extenuantes. No hay descanso… el enemigo no descansa.
Escribir esto cuesta diez minutos, leerlo dos y disfrutarlo toda una vida. Estas «personitas» de hoy, son las personas de mañana.


18 comentarios:

  1. Esos recuerdos son los que sirven para vivir el día de mañana.

    ResponderEliminar
  2. Una niñez feliz es una mente sana para el mañana. Muy bien dicho.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Es cierto, que importante es la infancia, poder disfrutarla, jugar. Esa será la base para desarrollarnos como personas.
    Es muy tierno este relato, me hizo acordar a mi hijo cuando era pequeño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hay que dejar que loa niños jueguen libres a las batallitas, a emular a los ases de los deportes de pelota del motor, del atletismo. Porque el juego ayuda a desarrollar la mente i la capacidad de convivencia.
    Una estupenda historia con una foto muy bién escogida.
    Saludos cordialaes

    ResponderEliminar
  5. Para mi las mejores cosas que he aprendido en la vida han sido de niño, aprendí a soñar, aprendí a investigar, aprendí a reir, a llorar, a hablar, a vivir.... Y ahora de mayor lo hago muy bien.
    Las aventuras que vivimos de niños, nos preparan para la realidad de adultos
    Muy buen relato amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Lo mejor que tenemos nuestros niños, ahí radica nuestro futuro, en su fantasía, en su creatividad lo pueden todo, ojalá no se perdiera esa etapa y la lleváramos siempre dentro. Precioso.

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno Alfredo!..no sólo que te felicito por la calidad de tu descripción y relato, sino por habernos emocionado con su lectura!...precioso!

    ResponderEliminar
  8. Que descripción más bonita de este aprendiz de superhérohe habéis hecho. Y es que los niiños tienen ese encanto de la inocencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Muy tierna historia, que adquiere más ternura, ante la cara del niño.
    Y sí, que no falte la fantasía, más no sea para librar duras batallas de ficción, las difíciles vendrán luego... ´pero esa ya será otra historia.
    Me ha encantado esta personita apegada a tus letras!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  10. Aquellas personitas que te alegran el alma

    ResponderEliminar
  11. Claro que si, son el porvenir, hermosas personitas que con tanto amor, serán de las que queremos tener siempre cerca.
    Nos alegran el alma y ademas nos van llenando de orgullo.
    Que lindo para el cuando lo lea... porque seguro de que tu amor ya lo siente.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  12. Hasta para nacer hay que tener suerte. Esta persona puede jugar y ser feliz gracias a que ha caído en una familia en todo el sentido de la palabra. Somos afortunados al poder disfrutarlos y ser sus recuerdos del mañana. Los abuelos dejan una profunda huella en los nietos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Todo por hacer, todas los sueños por realizar, todos los caminos por descubrir,todos los juegos aún por jugar. Qué bonita puede llegar a ser la niñez. Esa personita es capaz de hacer feliz a cualquiera que esté cerca de ella.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Qué lindo relato, me recordó a un amiguito que tuve de pequeña, yo era su compañera de juegos, pero él héroe de todas las batallas.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Qué gozada de relato, como ese goce que es vivir con esas personita.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Tiene cara de pícaro y ojos muy despiertos!!
    Me has agotado de solo imaginarme hacerle de Rocinante toda una tarde de batallas imaginadas!!
    Magnífico relato Alfredo, algún día él va a dar con estas palabras tuyas y las va a disfrutar
    Abrazo

    ResponderEliminar
  17. Absolutamente genial! Un relato lleno de ternura, de imaginación y de luz!

    ResponderEliminar
  18. Qué suerte tenemos de verlos crecer, compañero...

    Un beso al peque y un cafelito para ti.

    ResponderEliminar