27 de junio de 2011

Este jueves, relato. "¿Intolerable?"


-Eres intolerable... ¡Me voy!

Nunca había dicho adiós, nunca había dicho no.
Es el momento de decidir, no quiero repensar nada antes de la despedida. Sólo quiero sacudirme para siempre los chirridos de tu compañía. Mis lágrimas, ahora oscuras, se acabarán con este tango y si vienen más, éstas serán recibidas como un Arco Iris después de descampar.

Me voy en silencio, sin grandes, ni retóricas frases... con lo puesto y un pañuelo del tamaño de un suspiro.
Flotaré en la huida, sin miedo, con sobriedad. Que no confundan mi marcha con una irreverente inconsciencia, ni con una retirada vergonzosa.

Crecerá mi sonrisa en la distancia y alimentaré mis sinrazones, que son para mí razones más que suficientes. Y si crees que no te olvidaré estás muy equivocado, pues hoy... es mañana.

Adiós sufrido Blog, te di mi alma, ahora te quito la tuya, y la que te di. Monstruo pretencioso, insurrecto y egoísta. No me devorarás mientras pueda evitarlo.
-Eres intolerable... ¡Hasta nunca!.

Foto: Paco Alberola

20 de junio de 2011

París, en la distancia.


Un París, que en esta ocasión, sólo lo es en la distancia.

El cielo gris, cubierto de nubes anónimas sobre una panorámica con imágenes familiares. Las torres a lo lejos, como pinchos vueltos hacia el cielo, ausentes y mudos. El Sagrado Corazón, grandioso incluso a muchos días vista. Los museos, escondidos escondiendo sus obras de arte y las calles y avenidas, cercanamente lejos, con los escaparates blindados de luz borrosa.
Y sus gentes... no veía a ninguna gente, al menos ninguna que quisiera ver con detenimiento, con curiosidad, con el olor cómplice de los desconocidos, que se cruzan un segundo en su vida, en una ciudad que no es la suya.

Kilómetros y kilómetros de circunvalación y el peso ingrávido, entre pecho y espalda me privaba de la perspectiva que otras veces dibujó alegrías e ilusiones. Captó sabores e idealizó ese permanente techo gris perla, con un hueco por el que siempre se cuela el Sol.
El Sena, en tramos sin identidad. Aguas industriales, que podrían pasar por las conducidas entre Hamburgo o Liverpool.


Barrios anodinos y extraños, gente anodina y extraña. Y las horas pasan y el día pasa. Encerrado en mi objetivo tampoco veo la luz, hoy no hay luz que ver. Los zapatos se llenan de polvo y el pelo se salpica de yeso y escayola... Los gozos quedan para otro día, las sombras son para hoy.

Amanecí cálido, abrazado a un alma a miles de kilómetros de distancia y dormiré de regreso junto a ella. Definitivamente hoy este París, no es mi París.

18 de junio de 2011

TOSCA



Última representación de Tosca en el Palau de les Arts de Valencia.
Ya se han escrito crónicas más autorizadas que detallan a la perfección las representaciones anteriores. Véanse los Post de Maac, Titus o Atticus.

Tosca es el drama en su más cruda intensidad o al menos lo fue cuando salió de la pluma de Sardou. Hoy, que desdramatizar es un valor añadido, podría parecernos un tanto trasnochada, sin embargo, su música sigue teniendo una calidad dramática inigualable.

La Tosca del Palau, fue una clara demostración de lo que se puede disfrutar con una ópera, a pesar de que alguna de las cuatro patas de esa silla cojeara sensiblemente.
La ópera perfecta es aquella que nos llega flotando en un cohesionado equilibrio de musicalidad e interpretación, soportado en un espacio escénico coherente. No importa, si es barroco, minimalista, clásico, costumbrista o conceptual.
Y en el Palau tenemos una vacuna que contrarresta los efectos negativos de estas veleidades y es, un regalo que por la gracia de los euros nos cayó del cielo y que se llama Orquesta de la Comunidad  Valenciana, creada por Lorin Maazel y dirigida en esta ocasión por Zubin Mehta.

El resto ayudó obviamente. Jorge de León hizo un Cavaradossi valiente, descarado con los agudos, regalándonos un "E lucevan le stelle" que levantó al personal. Bryan Terfel rubricó un Te Deum grandioso, que nos dejó clavados en la butaca, olvidándonos de que era la hora del cava. Oksana Dyka casi perfecta, le faltó enfadarse más con su destino y con el propio Scarpia.

No sabría como definir la escenografía de esta Tosca del Palau, pero las he visto mejores en algún "aproposit" fallero. En este punto, lamento ser tan cautivo de mi profesión, que me hipoteca hasta la intolerancia. El trabajo de la arquitecto Isabelle Partiot, no es una puesta en escena barata, como se la justifica en diferentes foros, aludiendo a la crisis económica que padecemos. Es más bien una escenografía pobre. Barata fue, la Traviata de Willy Decker en Salzburgo, la Butterfly de Lindsay Kemp en Santander o la Carmen de Saura en el propio Palau.

A la vista de los elementos utilizados, sus movimientos, el audiovisual del principio y final y ese monolito horizontal de cartón piedra, que es a la vez mesa y bajada al metro, uno piensa que hay cierto mensaje ecléctico, o una tímida intención de conceptualizar el drama, pero todo se queda en un guiño fallido.
Otra parte de la pata coja fue el vestuario, o a éste (ordinario y tradicional) le faltaba una buena dosis de decorados a lo Zeffirelli o a esa puesta en escena mixta (o sin definir) le faltaba ropa de calle.


Pero insisto, lo que queda es un agradable sabor de haber vivido otra noche mágica con un Puccini que te aplasta de principio a fin, dejándote pegado al asiento, esperando que por una única vez, las balas que acaban con Mario, esta vez (también en el libreto) sean de salvas y éste se levante para marchar con Floria con esa pasión pucciniana que nunca muere.

15 de junio de 2011

Este jueves, relato. "Palabras para una imagen"


A las 6 de la mañana, cada día, el campo abre sus puertas, y los hombres y mujeres de la casa, fieles a sus tareas de temporada, reparten los quehaceres al abrigo del amanecer.
La demanda del valle es amplia y también su oferta.

Alan es el primero en salir. Es el capitán de un ejercito ovino, rebaño taciturno y disciplinado como pocos. Las ovejas y carneros en numero de 110 en total, son el futuro de la familia, su piel, lana, carne y leche pagarán los estudios de los pequeños y la tranquilidad de los mayores.

Desayuna solo. Prepara la leña y calienta los fogones. El aceite de la sartén chisporrotea al tiempo que Alan, distribuye en el banco los enseres del desayuno, los huevos, el pan tostado, la mermelada y la leche fresca de hace unos minutos.

Abre la puerta de la cocina que da al valle y en silencio, consigue movilizar 110 soldados de pezuñas desnudas y abrigo de lana e inicia la lenta cabalgata de cascabeles, que le devolverá, al anochecer, más iluminado que nunca.

12 de junio de 2011

Héroes de cabecera. Keith Haring (XXI)

Haring tenía aire de pajarito asustado. Tímido y audaz, escondía detrás de sus gafotas redondas un magnífico artista multimedia.
Un día yendo en el metro, vi un panel vacío, subí a la calle y compré una caja de tizas blancas, volví e hice un dibujo en el panel”.
La tiza se deslizaba con facilidad sobre la pizarra negra, dejando muestras de su arte en el subterráneo entre la Quinta y la Sexta.
Keith Haring, conquistó New York sin pasar por las galerías de Arte.

Pintó niños radiantes, serpientes, corazones, átomos, mujeres embarazadas, estrellas, ordenadores y Manhattan se rindió a sus pies. Atípico e imaginativo logró con sus dibujos, reflejar los acontecimientos que sacudían una sociedad que enloquecía con la música de los Sex Pistols o Iggy Pop. Nació en el 1958 en Reading, una pequeña población de Pensilvania y se consideraba un producto de la era espacial. No tardó en coquetear con el movimiento hippy, aficionarse al alcohol y las drogas y se convirtió en el numero 1 de los seguidores de Grateful Dead, acompañándoles en sus giras y subsistiendo vendiendo en sus conciertos camisetas que el mismo diseñaba y estampaba.


A los 20 años descubre el arte abstracto, estudia obsesivamente la obra de Pollock y Schnabel, interesándose por los graffitis rotulados con aerosoles en las paredes del Soho y las tapias y vagones del metro. Ángel Ortiz, famoso graffiero, descubre e invita a Haring a pintar estatuas de yeso de Miguel Ángel, llenándolas de arabescos  y colores fluorescentes. A partir de este momento su travesura se convierte en un trabajo reconocido internacionalmente.
Los medios son su principal fuente de inspiración. Ha visto a los jóvenes oponerse a la guerra del Vietnam, ha visto las muertes de Kennedy y Hendrix. Su vocabulario es la imagen, inventa una vida paralela a través de sus caricaturas y las llena de colores y de paso pinta más de 30 metros del muro de Berlín. "El arte debería liberar el alma, excitar la imaginación, animar a la gente a a ser mejor e ir más lejos" y acuña el tema: ”Cubriremos la tierra”.


Haring, tenía el aire de un pajarito, como los que hay por las calles de cualquier ciudad, nunca molestan, cantan regular, respiran del tubo de escape de los coches y cuando mueren, los coches no los echa de menos.
El 16 de febrero de 1990, a punto de cumplir los 32 años, murió victima del Sida. 






8 de junio de 2011

Este jueves, relato. "Los pies"


Los pies le olían a demonios.
-¿Qué cómo huele un demonio? Mal, muy mal.

Los hedores despedidos eran una traición despiadada.
Una mezcla de calor sulfuroso y denso aroma mortal.
Una muerte asfixiantemente lenta. Imposible huir, te seguía de cerca el insoportable olor amarillo verdoso. Se instalaba en la nariz y torturaba sin piedad.

Las pocas veces que se lavaba, en un extraordinario alarde de pereza pasaba por alto esos extremos de su cuerpo. Acumulaba fragancias tan variopintas y dispares que sólo de recordarlo se pecaba con el pensamiento.

Las moscas merodeaban como satélites, borrachas y empapadas en aguardiente de animal, cosacos en retirada, abrazadas a los cordones para no perder el paso.
Y los pies, abandonados a su suerte, emanaban vapores insoportables que se acentuaban al marchar: "izquierda, derecha, izquierda, derecha, izquierda... media vuelta, ¡AR!

4 de junio de 2011

Héroes de cabecera. Bob Dylan (XX)


Bob Dylan es un grano en el culo.
Su figura, su mente, su personalidad, sus canciones, son un caudal de denuncia y responsabilidad, común a varias generaciones, especialmente aquella que creció con él. Nacido en Minnesota, en el año 1941. En el 60 aceptó una beca en la Universidad Estatal y en otoño de ese mismo año, decide marcharse a New York y es la calle McDougal en el Greenwich Village la que le ve madurar, convirtiéndose en el centro de sus actividades adolescentes.

Busca trabajo por los Coffee houses, comiéndose su propio hambre y escudriñando en su taciturna incertidumbre. Decide visitar a su ídolo Woody Guthrie, que yace moribundo en la cama de un hospital e impresionado por esa visita le escribe un homenaje de cinco páginas, Last Thoughts on Woody Guthrie, y le dedica "Song to Woody", una de las canciones que más tarde formará parte de su primer álbum. A partir de ese momento destaca entre los cientos de folk-singers que pueblan el Village. El recorte de una crítica de Robert Shelton en las páginas New York Times, le sirve de carta de presentación para ver a John Hammond, productor de la CBS que decide contratarle. Bob Dylan graba su primer disco de una sola toma, sin descanso, ansioso por tenerlo entre sus manos. Aunque su primer contacto con la dura realidad lo vive en su primer concierto en el que tan solo consigue reunir a 53 personas. En el 1962 compone su magnifico "Blowin'in the wind" que llega al numero 1 en la versión de los fabulosos Peter Paúl & Mary que también lo convierten en disco de oro del año. Este éxito le permite a Dylan programar una serie de conciertos por las universidades, ganar algo de dinero, y seguir componiendo temas que se definirían como "Protest Song".


Toda la juventud americana se identifica con esta inquietud, viendo reflejadas en estas canciones, la lucha, los problemas, las quejas. Textos emotivos, ásperos y tremendamente duros la mayoría de las veces. Dylan se destacó del resto de los cantantes folk al editar sus canciones con M. Witmark & Sons, era la primera vez que un cantante folk publicaba sus canciones con esta emblemática agencia. A finales del 63 y principios del 64, grabó un número importante de canciones acompañándose al piano, a este singular trabajo el gran Al Koper lo llamó: “El bello trabajo de Bob sin tutela”.

Era la música de un maestro, de gran madurez, sin embargo la depresión, le acompañaba de cerca y estuvo presente en muchos de sus trabajos: -“Me sentía deprimido, sucio y mezquino, cuando vino un extraño y me dijo: Sé de mujeres que te arreglarían en un momento”. Muchos años han pasado desde todo aquello y hoy el judío de Minnesota es un mito y cuando eso sucede, su apariencia, su vida privada, sus pequeños o grandes defectos, su hipocresía o cinismo, sucumben ante la magnitud de su obra. Hoy nos damos cuenta del significado que tiene salir al escenario vestido de vaquero, simplemente a decir cosas con sentido, porque Dylan, piensa, siente o sueña y todo acaba por tener forma de poema o canción.




1 de junio de 2011

Este jueves, relato. ¿Me darías una oportunidad para conocerte mejor?


Su imagen se dibuja frente a mis ojos, es nítido su contorno, y su inexistente volumen acentúa un falso gesto en dos dimensiones.
Pura fachada... la de siempre.
Pero... ¿qué sé de él?.
Siempre me confunde, me seduce con sus frescas facciones oliendo a temprana ducha de agua fría.

Quiero acercarme a él, y él se deja lo que se deja.
Quiero conocerle mejor, y él me enseña solo mi cara, lo demás no existe.

Imploro, ruego, demando, suplico y mi seriedad se ve amenazada por una cruel e irónica risotada y a continuación... me da la espalda.

Mañana de nuevo, frente al espejo, le pediré  una vez más mientras lo tenga delante: -Por favor desnuda tu alma... que quiero conocerme-