7 de agosto de 2010

Un día en... San Sebastián



8’00.-Desayuno en el Hotel Villa Soro.
En 1898 Don Ramón Londaiz, construyó esta villa llamada Eguzki Soro para su hija María, con motivo de su matrimonio con Don Luis Gaytán de Ayala. Cuidadosamente rehabilitada y declarada Patrimonio Histórico de la Ciudad de San Sebastián, mantiene el estilo de principio de siglo, con unos jardines de extraordinaria belleza.

9’00.-Un taxi, nos deja en la puerta del Ayuntamiento, quedan a ambos lados, respectivamente el Boulevard y el Náutico, e iniciamos un largo paseo desde los jardines de Alberdi Eder por todo el arco de la Concha. Los primeros saludos nos lo dan los Tamarices, acercándonos sus ramas hasta acariciar nuestras cabezas.
El caminar es lento y entretenido, a la derecha la playa, con su particular visión de la isla de Santa Clara y a la izquierda las inconfundibles mansiones y palacetes que miran al Mar, dejamos el Hotel Londres y La Perla, hasta cruzar el túnel de lo Antiguo, que da paso a la playa gemela de Ondarreta.

10’00.-Llegamos al corazón de la esencia de San Sebastián, El Peine de los Vientos. Los tres aceros filtran el aire, salpicados una y otra vez por las olas que rompen en el frente del malecón, de vez en cuando las troneras escupen al cielo llamas de agua micro goteada acompañada de un profundo grito con el que el viento del cantábrico reclama su atención.

12’00.-Regreso al centro de la ciudad, con el tiempo justo para visitar la Catedral del Buen Pastor, que aunque se inauguró en 1.897, sólo lo fue 56 años más tarde, construida con sillería de piedra arenisca procedente de las canteras del monte Igueldo y dotada de importantes vidrieras de Juan Bautista Lázaro, así como varias gárgolas y pináculos.

13’30.-Decidir un sitio para comer en San Sebastián es tarea difícil, es tanta y tan buena la oferta, que siempre quedan remordimientos por los sitios que no han sido elegidos, así que, por una vez decidimos salir de la ciudad y aventurarnos en la búsqueda de una sidrería en pleno valle, a las afueras de Astigarraga. En 20 minutos nos plantamos en el camino de Petritegui. El Caserío, huele a leña y a manzanas, parece sacado de una película de Julio Meden, excelente tortilla de bacalao y buey crudo con patatas braseadas, la sidra, toda cuanto quieras te la pones tu de las barricas del llagar.


16'30.-De nuevo en el Boulevard, empezamos el asalto a la tarde en Dickens, dicen que Joaquín hace el mejor Gin-Tonic de España, eso lo sabe bien Alfredo Landa, aunque presuma de que efectivamente lo es, pero después del suyo.
Sin embargo a esa hora me inclino por su impecable Irish coffee, elaborado a la vista con un mimo indescriptible.

17’30.-Cruzamos el Río Urumea por el puente de Zurriola, en dirección al Kursaal, los dos cubos de Moneo, almacenan toda la luz del atardecer donostiarra y reflejan el cielo como cajas de espejos gigantes, la playa del barrio de Gros, abierta al Mar es lógicamente más viva que sus hermanas. 800 metros para un paseo de ida y vuelta, por lo que fueron dunas y arenales entre el río y el monte Ulía.



19’30.-Nuestra siguiente cita es la Plaza de la Constitución, auténtico ejercicio de equilibrio y orden arquitectónico, corazón de la parte vieja, curiosamente numerada en el frente de sus balcones, recordando que un día fue emplazamiento de un coso taurino, y también sede del primitivo ayuntamiento y la Biblioteca Municipal. Un descanso en alguna de sus terrazas con la mirada perdida en las farolas y los soportales es el mejor prólogo para una inmediata peregrinación en búsqueda y degustación de los famosos pintxos.

20’30.-Empieza la procesión de la banderilla y el clarete, las calles de la parte vieja están muy concurridas, entramos por el portal de la calle del Puerto y nos dejamos llevar, Martínez, Txepetxa, Goiz Argi, Gambara, A fuego negro y rematamos la faena en La cuchara de San Telmo, innovador, atento al detalle, escondido, pero de gloriosas degustaciones.

23’30.-

Buscamos el Lobby del Hotel Maria Cristina para despedir el día con un último café. Elegante, tranquilo, cómodo, espacios de densa y cuidada ornamentación. Allí mismo, pedimos un taxi que nos lleva de nuevo al descanso en el Hotel Villa Soro

24’00.-Buenas noches y hasta otro día.

7 comentarios:

  1. joderse, alfredo¡¡¡
    me lees los pensamientos...
    hablaba ayer con cas. la dije quiza mañana este en san sebastian...esa era mi intencion...pero la semana ha sido muy perecedera de sueño y me deje llevar por las peticiones del cuerpo...este se ha levantado a as tantas. y el unico bus que sale de toro a san sebastian ye estaba camino de...otro fin de semana sera...
    saludos...

    ResponderEliminar
  2. Bueno, Gus,
    el cuerpo es el cuerpo y a veces hay que hacer lo que el quiera.

    Espero que algo de lo que cuento te sirva para disfrutar de la bella Donosti, aunque supongo que ya la conocerás muy bien.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Alfredo,
    Tengo que leer mucho en tu blog, voy "delayed".
    Pero este dia en San Sebastian es un lujo, y más tal y como nos lo cuentas.
    Un itinerario perfecto.
    Tengo ganas de volver al Pais Vasco porque es precioso, todo,cada uno de sus rincones y pueblos, pero San Sebastian es la guinda del pastel.

    Brindaré por ti en Lucca desde el restaurante Puccini, y por el maestro.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el recorrido!
    Eres un muy buen guía!
    que lo sigas pasando tan bien como se adivina!
    Saludos...

    ResponderEliminar
  5. querido Alfredo, leerte hoy ha sido una doble alegría, por el placer de hacerlo propiamente, y por el tema que que has elegido. Viví y estudié durante tres años en Donosti, y me has traido maravillosos recuerdos de una de las ciudades más bonitas del mundo mundial.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Tere, lo de comer frente a la casa por donde corrió Puccini de niño y compuso de mayor es impagable, casi tanto, como pasar un día en la Bella Easo.
    No te pierdas los postres helados del menú.

    Mónica, esta pequeña serie de: "Un día en..." son recuerdos auténticos de algunos de mis viajes por estas capitales, quizás me faltó precisar que no estan contados en tiempo real.
    Celebro que te gusten.

    Pilar, entonces ¿que te voy a contar a tí del Norte de España?
    y concretamente de esta maravilla que es Donosti.

    Besos para vosotras

    ResponderEliminar
  7. Caray Alfredo, voy a secar el teclado, de babas, para poder seguir....

    Este mundo está lleno de sitios maravillosos.
    Es un regalo que se nos dió.
    Pero mi querida Concha es "una pasada".

    Tanto cuando vivíamos en Pamplona, como luego en Bilbao, hemos estados muchísimas veces....

    El país vasco es una joya.
    Buenas fotos.
    Disfruta todo lo que puedas, que por los caminos tampoco se está mal....

    Besitos

    ResponderEliminar