29 de diciembre de 2011

El barrio.


El barrio es un submundo lleno de estímulos próximos, se podría decir que es un añadido al resto del universo con colores propios. Ambos parece que funcionan a pesar el uno del otro o al menos con actitud diferente aunque paralela.
Pero sólo es una apreciación, pues el Barrio es receptor directo de los accidentes universales, y la primera y única víctima de los personales.

En el barrio, uno, desarrolla su integración y decide o no, formar parte de un conglomerado de anónimos con nombre.
Por encima del nombre, el barrio es honesto, espontáneo, abierto y solidario; como también es cruel, injusto, alevoso y distante.
No hay que exigirle mucho, más bien dejarse llevar y no perder detalle. Al fin y al cabo durante cada día y de forma invariable te presenta escenas como estas:

-Don Tomás, su cafelito como cada día, tocadito de leche...
-María, hoy te he guardado estas manzanas, para el niño...
-Padre, que llama Toni el de la farmacia, que si sube a pincharle...
-Pepi, me han dejado esto para ti mientras no estabas...
-Doña Amparo, si va al centro, suba, que me va de paso...
-Josefa, ¿le habrá sobrado un poco de perejil...?
-Lola, hoy tengo esa merluza especial que tanto te gusta...

Este barrio, lo he vivido esta mañana. Supongo que tiene que ver con que son Navidades. El otro, el de las envidias, los chismorreos y las críticas desaforadas, lo dejo para Agosto, que la mitad de ellos están fuera.

Foto de Paco Alberola 

28 de diciembre de 2011

SE VENDE


Mucho me lo he pensado, pero la salud es lo primero, sobre todo la mental.
Mi médico ya no sabe por donde tirar, ¡abandona! se le agotaron los tratamientos y va a pedir una segunda opinión, (como si no estuviera claro)

Lo vendo... si, si ¡LO VENDO! A grandes males, grandes soluciones, y se trata de él o yo.
Así es que, para el que todavía no se haya vuelto loco, ahí va esta propuesta irrevocable.
   

24 de diciembre de 2011

La poesia de sus ojos



A menudo, cuando llega la noche, se me lleva un hada: la belleza de sus ojos -negro intenso sobre mar blanca- siempre inciertos ante la mirada. Y así celoso voy enhebrando canciones que me acerquen a ellas. 
Pero... la poesía de sus ojos sé que no podré escribirla, todos los versos que pudiera hallar en el papel se me morirían del dolor de no ser fieles.
Pero sé que jamás me cansaré de perseguir este lenguaje amigo que me acerque a la poesía de sus ojos aunque no pueda escribirla, pero así lucharé conmigo esperando siempre un amanecer ávido de sorprender sus miradas.
                                                         


23 de diciembre de 2011

FELIZ NAVIDAD


Camille soñaba con ver algunas de las maravillas de la Tierra.
Esas, que no siendo las oficiales que ha consagrado la Historia, forman parte del activo monumental de su mundo de Ilusión.
Edificios, Torres, Puentes, construcciones singulares que le habían impresionado desde joven ilustrando las revistas de arquitectura global.
Ahora, adulta, con inquietudes de viajera ávida de grandes emociones, se disponía a realizar parte de ese sueño.
Al caer la noche, Camille se enfrentó a un frío que le cortaba el rostro.

En la navidades parisinas las temperaturas se revelan y se esconden bajo tierra. Los huesos te piden auxilio y los cubres con lanas y algodones.
Todo merece la pena ante el espectáculo inenarrable que supone descubrir desde el Trocadero la majestuosa Torre Eiffel.

Camille, quedó paralizada, hipnotizada por unas dimensiones que nunca pudo imaginar. La Torre encendida de colores, estaba de fiesta. Alegre y juguetona, le saludó con un guiño luminoso que encendió su alma, y le recordó un gigante abeto que lleno de buenos deseos se ponía a sus pies.


Todo el AMOR del Mundo en este año que empieza para mis amigos blogueros, que tanto cariño me demuestran con su compañía y complicidad.


15 de diciembre de 2011

Este jueves, relato. Una foto y su porqué.


Si alguno de mis suspicaces lectores, (que los hay) tuviera la mala idea de llegar a alguna conclusión a la vista de esta foto, habría que advertirle que nada más lejana de la realidad es esta pose de autosuficiencia.
Es aparente tanta posmodernidad, la seguridad que se dibuja en este ensayado gesto es alquilada, junto con el resto del atrezzo que completa la escena y que ya debería devolver.

No todos sabemos no ser jóvenes, naturales o transgresores. Algunos nos tenemos que vestir de alternativos y rezar para dar el “pego”.
Pero la vanidad... hay la vanidad, cuánto nos hipoteca.

Sin embargo, empiezo a sospechar que no es tan mala esa “pasta” de la que estamos hechos los abuelos. Y si nos buscáis un poco, aun encontrareis alguna neurona virgen y fértil.

Visto así, dejemos la foto como está, que al fin y al cabo es la mía y me la hice yo.

Gracias a Mónica por su magnifico regalo, que ha sido el motor para argumentar esta convocatoria.

En su Blog y en el de Gus, hay más explicaciones de las fotos que componen la Orla Navideña  

8 de diciembre de 2011

Este jueves, relato. "Borrachos"


Remasterizado, corregido y programado, publico este divertimento, mientras me congelo en tierras del transilvano Drácula.

Impenitentes borrachos

Hacía una noche de perros, llovía a cántaros y los parroquianos se refugiaban entre aquellas gruesas paredes que protegían el interior de la Venta conocida como de El Toboso. Las jarras del mosto manchego corrían de mesa en mesa, en especial en aquella del fondo, donde inestables siluetas, competían ironizando sobre los pormenores de sus recuerdos. Ebrios de vino y pasión, agudizaban sus ingenios para descabalgar al otro, provocando cómplices risotadas entre la cada vez más divertida concurrencia.

Miguel, con su enésima jarra en la mano arrastraba las palabras, gruesas y sentenciadas por los efectos del rojo caldo; que en ese momento, avanzada la madrugada, evidenciaban su ebriedad.

Guillermo, algo menos consumido, sutil y agudo respondía con la lengua trabada, inmerso en una densa borrachera, que había paralizado los escasos músculos de su cuerpo, excepto los del decir.

-Su prosa Don Miguel,  fue cansina y vulgar, ¿que otra cosa se puede esperar de una historia de caballerías y algún burro, alrededor de un hidalgo venido a menos, que ausente de cordura se cree un caballero andante?-

-¿Como se atreve Don Guillermo?, si de su cursi pluma sólo emanaron tontas reflexiones sobre lo trascendente de la vida, una vida que seguramente no vivió y en la que sólo describía por exigencias del encargo.-

-¿Tontas...? llama a esas sublimes vidas, capaces de expresar en un trabajadísimo y estilizado lenguaje las más bellas e inauditas acciones... ¿que me dice de su Alonso? Extravagante, desatado en sinrazones, cómico hasta el ridículo.-

-Su merced, esta borracho y desvaría, ¿que mayor realismo que esta parodia fantástica? construida con prosa y versos, rica en géneros trágicos y cómicos, con discursos fabulados que le dieron ese carácter polifónico.-

-La única polifonía que le intuyo, mi querido seudo-literato, es la de una verborreica parodia y burla de un esperpéntico galán venido a menos, que se vio denostado por la dama de sus fantasías, obsérvese en cambio la pasión correspondida de mis jóvenes Romeo y Julieta.

-¡Ventero! Ni una jarra más a este advenedizo autor de Sainetes de tres al cuarto, que ni siquiera los propios ingleses pudieron entender, cuanta osadía, comparar el amor de mi hidalgo hacia su enamorada, con un caprichoso encoñamiento destinado al fracaso.-

El ventero, que conocía de sobras las interminables reyertas literarias de aquellos dos impenitentes borrachos, dio por acabado el encono verbal de esa madrugada y comprobado que el tiempo había escampado, invito a todos a abandonar el Mesón.

Abrazados, apoyándose jarra con jarra y tambaleándose a cada paso, Don Miguel y Don Guillermo intentaron adivinar el camino de regreso al Asilo, al tiempo que gritaban al cielo... ¡Astuuuurias, patria queriiiidaaa!...  


Más tocados por la bebida en la taberna del Gus