30 de agosto de 2008

...Zaragoza, Expo '08

La exposición internacional Zaragoza 2.008, no es una exposición universal al uso, todo su contenido, su mensaje, es una grandiosa monografía centrada en el mundo del Agua y de la SostenibilidadEsta Expo de Zaragoza, pone un énfasis especial en el gran reto de nuestro tiempo, el desarrollo sostenible, algunos apuntes en esa dirección ya tuvimos oportunidad de presenciar en el pasado Forum Universal de las Culturas de Barcelona en el 2.004.
En esta ocasión, todo su contenido adquiere un perfil singular que la distingue y magnifica de otras de similar temática. La de Autor, es una vez más el instrumento eficaz que nos atrae arrastrándonos a una visita obligada en perfecta comunión con los mensajes de atención con los que esta representación de la Humanidad nos advierte al menos durante estos tres meses de una inminente destrucción del Hombre y su hábitat natural y nos señala el Agua como “instrumento para garantizar nuestro futuro”.
 La visita a la Exposición se convierte en una aventura de recorridos globales o comunicaciones individuales, ambas a gusto de consumidor, espectáculos conceptuales de gran nivel y atractivo o foros familiares con entrañable tribalidad, folklore, gastronomía, geografía, arquitectura popular y vanguardista y siempre con el hilo conductor del Agua como valor añadido, equilibrado, razonable, bien medido, en Zaragoza este año el Agua ha cumplido su mayoría de edad. (sólo nos falta cumplirla a nosotros).
A la Expo, puedes venir con guión o sin él, con planos o de memoria, con intenciones concretas o a lo que salga, al final todo se reduce a hacer largas colas o no hacerlas, no me preguntéis porque no quiero hacer colas, (sobre todo aquellas de más de dos horas) por lo tanto elegimos la opción mas activa, y para no ser tan estrecho intercalamos alguna que otra de corta espera y de rápida movilidad, no nos salimos mucho del guión preestablecido.Quiero decir que nuestra hoja de ruta acabó tachada casi en su totalidad y con magnificas y sorprendentes incorporaciones que completaron una larga jornada desde la apertura de la mañana de acceso con telecabina y salida en la madrugada, también con la maravillosa panorámica del recinto desde los cincuenta metros que alcanza de altura la tele cabina a su paso por el cauce del río Ebro.
Amanecimos llorando escuchando jotas con el grupo Raíces Taustanas en la Plaza de Aragón, nos ilusionamos con el despertar de la serpiente del Cirque du Soleil, nos trasladamos a un pedazo de América Latina y tarareamos junto a otras “Te recuerdo Amanda”, aplaudimos en la primera fila del Balcón de las Músicas a la escocesa Julie Fowlis, bailamos al son de la percusión a ritmos subsaharianos, nos deslumbró el espectáculo “El Hombre Vertiente” del bonaerense Pichón Baldinu con una impactante puesta en escena que recuerda a Fuerza Bruta de Diqui James, fundadores ambos de De La Guarda y de madrugada compartimos peligrosas historias de traficantes con los narcocorridos de Los Tigres del Norte.
Ningún edificio brilla como el Pabellón Puente de la arquitecta anglo irakí Zaha Hadid, un gran pez facetado en cuatro vainas, cubierto de escamas de hormigón y fibra de vidrio, por cuyo vientre pasean a diario miles de sorprendidos visitantes. La escultura “el Alma del Ebro” de Jaume Plensa como un gigante guardián del Palacio de Congresos da la bienvenida a los que acceden por la puerta de la torre del Agua. El rascacielos “Torre del Agua” impresionante muro cortina de cristal, con un absoluto vacío vertical obra del arquitecto Enrique de Teresa, nada aconsejable para visitantes asmáticos o con vértigo, mas de 22 alturas con ascensor sólo autorizado para discapacitados con silla de ruedas o papás con carrito con niño. 
El Acuario Fluvial de Álvaro Planchuelo, el mayor del Mundo, con sus cascadas exteriores sobre un muro de roca y vidrio blanco. El pabellón de España, bosque de terracotas cilíndricas, sobre un perímetro de una lámina de Agua, templo de pilares de barro que abandera el conjunto de los espacios dedicados a las comunidades nacionales. Un cesto de frutas de hormigón, cristal y fibra de vidrio es el Pabellón de Aragón de Olano y Mendo, elevado unos metros del suelo sobre tres núcleos estructurales.
Y Comer, ¡a Uruguay! Carne de vacuno con cuatro niveles de asado para elegir, (el sangrante claro) piezas espectaculares de bife ancho o colita de cuadril a la parrilla de carbón y torta de chocolate con dulces de leche, mas de cincuenta jóvenes desenfadadamente uniformados entre cocina, parrilla y sala, atendiendo con rapidez y una permanente sonrisa en la boca.
Y lo mejor: Una vez que la Exposición Internacional cierre sus puertas, la fase Post-Expo comienza para convertir los pabellones en un Parque Empresarial de 160.000 metros cuadrados. El proyecto de reestructuración se ha encargado conjuntamente al Estudio Lamela (autores de la Terminal 4 de Barajas) y al estudio Master de Ingeniería y Arquitectura, y la comercialización de los espacios interiores la llevan a cabo las consultoras internacionales Jones Lang LaSalle y King Sturge. El objetivo de este proyecto es minimizar la inversión en la fase postExpo, es decir, utilizar al máximo la fase Expo manteniendo la filosofía arquitectónica que se está llevando a cabo, además de conseguir la máxima versatilidad en cuanto a la futura comercialización.



19 de agosto de 2008

...Gente de Altea


PEPITA tiene un horno casi centenario situado en una calle estrecha en la parte vieja. 
Su marido, Ximo, que falleció hace algún tiempo le dio nombre al establecimiento y sus hijos Joaquín y Alberto siguieron amasando harina para el disfrute de sus parroquianos. Sus hogazas son grandes, de forma redondeada y duran y duran como las pilas Duracel, su “coca alteana horneada y adornada con sardinas o morcillas con tomate, son un pecado mortal en el que apetece caer rendido.


Siempre han suministrado el pan a los pescadores del puerto que, a diario (excepto domingos), faenan por la bahía alicantina en busca de los pescados que al atardecer, en un espectáculo apasionante de olores plateados de escamas y colores cristalinos de hielo granizado depositan en la lonja para su subasta,
Ahora el viejo horno de "Ximo" ya no expende pan, sus hijos han buscado emplazamientos mas comerciales como el puesto del Mercado Municipal, donde los aromas de sus barras, bollos y cocas recién orneadas compiten con el olor frío de la atractiva pesca de esa misma madrugada en el puesto de su vecino de enfrente.
Pero en esos viejos obradores, los de siempre, los de la calle empinada, se sigue amasando pan y cocas para abastecer los diferentes puntos de venta.
Pepita, ya es mayor, le cuesta andar, sobre todo por esas calles hacia arriba y escalonadas del pueblo que ella ha conocido desde niña; de una Altea que en ese entorno, para bien, no ha cambiado mucho.


Conocí a Carlos por casualidad (y mira que me hacia falta). Vi un cartel publicitario suspendido en lo alto de su balcón que decía: “MASAJE, terapéutico – deportivo” y le llamé.
A lo largo de ese mes de Agosto, Carlos estuvo peleándose con mis glúteos, cuádriceps, gemelos y especialmente con un nervio: el ciático, parcialmente dañado y seccionado durante una intervención de cadera, mal que llaman Pie de Equino y que obliga a andar con célula, es obvio adivinar que aquel septiembre enterré para siempre el incómodo artilugio de plástico y metal.
A Carlos le gusta el Jazz, presume de tener grabadas amplias colecciones con las que se acompaña mientras trabaja y al ritmo de Charlie Parker o Miles Davis pasea sus poderosas manos por tus músculos y nervios en una mezcla intensa de laxitud y dolor.


Él, como muchos otros no está de acuerdo con la permisividad con la que se ha consentido la masiva y desordenada edificación en la costa alteana, recuerda como hace años frecuentaba con amigos las playas del Mascarat, hoy casi desaparecidas o sustituidas por incontables edificios a escasos metros del agua, conoce como nadie las actividades culturales de Altea a las que asiste regularmente y de las que da cumplida información, pero lo bien cierto es que cuando sales de la consulta notas que la presión atmosférica ha descendido a mínimos y el peso de tu cuerpo se hace más liviano, le hecho de menos el resto del año.



Los anaqueles del Café-Librería L’espill están llenos a rebosar.  
A una línea de libros ordenados en posición vertical le siguen otros en horizontal hasta completar el hueco libre de la estantería, guías de viajes, narrativa, colecciones por editorial, por actualidad, arquitectura, arte, en francés, alemán, inglés, italiano, revistas de moda, decoración, pasatiempos y prensa, toda la prensa que te puedas imaginar, sin contar las cajas que repartidas por el suelo esperan que lo recién llegado sea codificado y colocado donde corresponda.


PACA e ISABEL, son sus propietarias y junto con el resto de empleados desarrollan una incesante actividad de ordenar, clasificar, marcar, tal que al final la imagen que te queda de cada una de ellas es la de una señora con el brazo en alto y un libro en la mano.


Pero en L’espill al mismo tiempo que se compra para leer, se lee completando un desayuno al más puro estilo “bistró” parisino: P

or favor, un café con leche, descafeinado de “sobre” muy caliente, media tostada de aceite y sal, un zumo de naranja natural ...y El País, si es tan amable!!
Y mientras tanto la mirada se pierde en el azul de un Mediterráneo que desde aquí, atrae, subyuga y eterniza.



ENCARNITA, es conquense, nació hace ya muchos años en Casas de Haro, es relativamente nueva en Altea, desde hace seis años cuida de los ancianos en una residencia de la tercera edad, hace diferentes turnos aunque ella, prefiere el de la noche.
Parece tierna, es tierna, y lleva la ternura en la cara, es un trabajo difícil, depende cómo te lo tomes puede enriquecerte, reconfortarte, o todo lo contrario.

Sus paseos por el pueblo son algo así como contractuales, pero les saca partido (el pueblo se presta). De vez en cuando tiene tiempo para compartir un café y te cuenta cosas suyas y de su pueblo, tan diferente a este, ni mejor ni peor, sólo diferente.
También es abuela (como yo), tiene dos nietos.
La miro y la escucho y me sigue pereciendo muy tierna.



Paladar Altea es una tienda “gourmet” con productos muy atractivos y una enorme bodega con mas de 400 referencias en sus estanterías, conservas, salazones, quesos, patés, aceites y vinagres, pastas, mermeladas, mieles, dulces y turrones caseros.

EVA y ANGEL, son la pareja artífice del milagro, donde además del consejo o la sugerencia, combinan la lógica actividad del local con otras no menos atractivas y los mostradores de venta se convierten en espacios para cursos de iniciación y catas de vino casi todos los jueves noche del año, aperitivos a mediodía, o cenas a puerta cerrada con música en “vivo” los sábados del verano.


Eva vino desde Valencia hace 21 años con la intención de pasar unas cortas vacaciones y se que quedó para siempre, aquí tuvo la oportunidad de defender al equipo de remo del Club Náutico de Altea en pruebas nacionales y Ángel que llegó a Altea hace 23 años y amante-practicante de la buena cocina, decidió un día que ya estaba bien de cocinar gratis para los amigos, Ambos son perfectos anfitriones presentando entre sí a los asistentes con los que paladearás a banco corrido una velada gastronómica de lo más sabrosa y desenfada.



El primer ceramista que se instaló en la comercial Calle Mayor, en el corazón del casco Viejo, fue EUGENI MIRA, alicantino de Castalla y titulado en la Escuela de Bellas Artes de Alcoy.
Hace ya Veinticinco años que regala la vista al paseante con sus obras de barro, su exposición es parada obligatoria para aquel que venga de donde venga posea un mínimo de sensibilidad o de gusto.
Eugeni, se entusiasma ante la idea de compartir durante un rato (que se eterniza) aspectos de su Trabajo y de su Obra, sin embargo no le motiva lo mas mínimo salir en los papeles, cuenta que una vez lo entrevistaron para la TV rusa, no tiene Internet y reconoce que sus esculturas parten de un concepto vistoso y comercial, su barro cocido y terminado adquiere unas tintas entre un extenso cromatismo de ocres como la tierra que patea a diario y azules verdosos como el denso y algoso mar que se encuentra en la «Barreta del Mascarat».
Algún día el Ayuntamiento de Altea se dignará reconocerle y encargarle un mural de grandísimo formato, en el que sus láminas superpuestas dibujen un mar y un sol, con tantos ocres y amarillos, como esa tierra y ese sol que se quedaron como él a vivir en este singular paraíso blanco.


12 de agosto de 2008

...See me, feel me


Pocas veces una obra musical venida del mundo del Rock ha reunido en sus diferentes versiones tantos personajes del mundo del cine y de la música como "Tommy"
La ópera rock de los Who: Tommy fue definitiva en la trayectoria del conjunto londinense, la idea de tomar un solo tema y seguirlo durante las cuatro caras del disco era inaudita, nada tan ambicioso había sucedido antes.
Por esa época se había publicado Electric Lady Land de Hendrix, de estilo diferente, tratando de desarrollar una idea a través de las canciones pero sin la conexión que cabría esperar entre los capítulos de un libro.

Pete Townshend, guitarra del grupo es el autor material de Tommy, a excepción de tres temas, dos de ellos de John Entwistle y un tercero de Keith Moon.


Tommy cuenta una historia con una trama perfectamente definida que se va desgranando a medida que se suceden las canciones y por supuesto con varios mensajes que transmitir.
Uno es que, a pesar de nuestra aparente consciencia estamos absolutamente ciegos ante las diferentes realidades espirituales.
Y el otro es su rechazo hacia las drogas psicodélicas, tan de moda entonces, intentando expresar el aislamiento en que se suman los drogadictos, para los que nada tiene importancia salvo la droga, algo parecido fue mas tarde explotado por algunas grandes estrellas del rock véase The Wall de Pink Floyd. Tommy cuenta la historia de un niño cuyos sentidos quedan anulados a raíz de un hecho muy violento del que es testigo siendo muy pequeño.

El empeño que ponen los padres en decirle una y otra vez que no ha visto nada, ni ha oído nada y que nunca jamás dirá nada convierten al pobre Tommy en un niño ciego, sordo y mudo. Múltiples son los intentos de los padres por curarlo, médicos, gitanas,... pero nada consigue romper el muro que lo separa del resto del mundo.
A pesar de sus carencias sensoriales, Tommy es capaz de desarrollar una capacidad especial, es un magnífico jugador de Pinball, lo cual le lleva a convertirse en un ídolo de masas, el Pinball Wizard.



Desde el punto de vista estrictamente musical, la obra tiene una estructura basada en una sucesión de grandes temas donde se cuentan los capítulos principales de la historia, aportando un material de indudable valor para entender en parte el estado de aquella sociedad, que incluso hoy nos lleva a vivir una especie de autismo social o colectivo, siguiendo incondicionalmente a lideres que son tan efímeros como un viaje con cualquier droga licita o ilícita.
Tommy vio la luz en una primera versión con un doble álbum en 1.968 producido por su manager Kirt lambert en los Studios IBC de Londres.

La segunda versión, una producción de Lou Reizner, garbada en los londinenses Olympic Studios e interpretada por los Who con The London Symphony Orchestra y The Chamber Chorus, con Sandy Denny, Graham Bell, Stevie Winwood, Maggie Bell, Richie Havens , Merry Clayton, Ringo Starr y Rod Stewart.


La tercera versión en 1.975, llevada al cine de la mano de Ken Russel con Oliver Reed (Frank), Anna-Margret (Nora), Roger Daltrey (Tommy), Elton John (Pinball Wizard), Eric Clapton (Predicador), Keith Moon (Tío Ernie), Jack Nicholson (Médico), Robert Powell (Capitán Walker), Paul Nicholas (Primo Kevin), Tina Turner (Reina del Acido) y un largo etc.

Banda sonora que salió de la mano de Polydor

Entre la segunda y tercera versión The Who representaron Tommy por todo el mundo, interpretando en teatros de ópera de Nueva York, Berlín, Copenhague, Londres o París

El grupo recorrió un largo camino entre el niño tartamudo de "My Generatión" y el nacimiento y vida de este otro niño "Tommy" sordomudo y ciego que se convierte en un Mesías, aunque esto también supuso un punto y aparte en su espontánea insistencia en los temas callejeros que tanto habían atraído a los jóvenes que disfrutaban y se identificaban con un Pete saltando alocada e irrespetuosamente en el escenario, rompiendo su guitarra en todos sus conciertos.

Hoy, unos cuantos años después, escuchando las diferentes versiones, me quedo con la más fresca, más histriónica, menos solemne, menos variada, más viva, más loca, menos disciplinada, menos sinfónica,…..más "Mood"

Tommy fue nominada para dos Oscars.

                                           
                                                

2 de agosto de 2008

...Un tesoro en Alzuza


Conocí a Jorge Oteiza, un mediodía de Abril de 1.988 en un Asador de Zarautz.
Conocido de uno de mis acompañantes, saludó y departió con nosotros durante unos minutos antes y después de la comida, exteriorizando en todo momento su personalidad vehemente y radical en lo referente a las cosas y gentes de Euskadi y apasionada y profunda en la visión de su trabajo.
Oteiza murió en San Sebastián el 9 de Abril de 2.003. Recientemente visité, por primera vez su Casa Museo en Alzuza (Navarra)

El Museo Oteiza obra del arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza, que ha proyectado un gran cubo de hormigón rojizo, integra la vivienda ocupada por el matrimonio Oteiza durante dos décadas y la colección personal del escultor.

La colección que custodia el Museo cuenta con 1.690 esculturas, 800 dibujos, 2.000 estudios del laboratorio de tizas, cerca de 5.000 libros procedentes de su biblioteca personal, además de su extensa hemeroteca y sus innumerables escritos.



El Museo está específicamente creado para acoger las investigaciones experimentales de Oteiza y la significación espiritual y metafísica de su creación. Su ejecución representa el reencuentro definitivo del legado del escultor con el testimonio último de Sáenz de Oiza, dos autores fundamentales en la evolución de la escultura y la arquitectura contemporáneas, amigos y colaboradores en diversos proyectos.

La experimentación estética de Oteiza está basada en la desocupación de las formas y el vaciamiento de sus esculturas que son iconos sobre los que hay que girar como un satélite.
Cuantas más vueltas demos mas descubrimos su variedad dentro de la unidad.
Entonces se descubre que cada pieza –tan simple en apariencia- contiene infinitas piezas, tantas como puntos de vista, como ojos que miran, como luces que las ilumina.

La visita a la Casa-Taller de Jorge Oteiza extiende el discurso expositivo del Museo hasta un escenario vital esencial en la biografía del artista.
Oteiza y su mujer Itziar se instalaron en esta casa abandonada de Alzuza en 1975 y lo convirtieron en su vivienda, centro de trabajo y refugio.
Gran Premio Internacional de Escultura de la IV Bienal de São Paulo de 1957, es coautor del mundialmente conocido Friso de los Apóstoles (1953) de la Basílica de Aranzazu en Guipúzcoa.
Esta colosal construcción, obra del citado Sáenz de Oiza es hoy en día un ejemplo singular de conjunción entre modernidad y religiosidad y aúna la presencia de Oteiza a la de los no menos notables Eduardo Chillida, Lucio Muñoz y Néstor Basterrechea.


Los retrasos en la realización de la obra debido, entre otras razones, a la desaprobación del Vaticano por su naturaleza moderna e iconoclasta, fueron continuos y no es hasta finales de la década de los sesenta que la obra puede verse concluida.

Oteiza fué, junto a Celaya y Chillida el paradigma del pragmatismo y la poesía, esencia de su lucha con los elementos y teoría que le rodeaba, idealizando al pueblo vasco como recio y espiritual, celestial y telúrico a un mismo tiempo.


Fuente consultada: Oteiza Fundazio Museoa