26 de diciembre de 2010

Stephen Hawking. Hymn nº6


Los ojos que más impresionaron al fotógrafo: "Sentí algo sobrehumano, una inteligencia gigantesca tras ese globo ocular conectado directamente al cerebro y atrapado en un cuerpo inmóvil". 
Hawking es el más célebre astrofísico actual. Su enfermedad, una forma de esclerosis progresiva, no le ha impedido buscar en los agujeros negros el origen del universo.
Ocupa en Cambridge la misma cátedra que ocupó Newton.


Oxford, 1942


22 de diciembre de 2010

Este jueves, Relato. Villancicos

Arre borriquito, arre burro arre,
anda más deprisa que llegamos tarde.
Arre borriquito vamos a Belén,
que mañana es fiesta
y al otro también.


Oh, blanca Navidad, sueño
y con la nieve alrededor
blanca es mi quimera
y es mensajera de paz
y de puro amor.



Campana sobre campana,
y sobre campana una,
asómate a la ventana,
verás al Niño en la cuna.
Belén, campanas de Belén,
que los ángeles tocan
¿qué nueva me traéis?



Dime Niño de quien eres
todo vestidito de blanco.
Soy de la Virgen María
y del Espíritu Santo.


Ay, del Chiquirritín,
Chiquirriquitín,
metidito entre pajas;
ay, del Chiquirritín
Chiquirriquitín,
queridito del alma.


El camino que lleva a Belén
baja hasta el valle que la nieve cubrió.
Los pastorcillos quieren ver a su Rey,
le traen regalos en su humilde zurrón
al Redentor, al Redentor.



Feliz Navidad... Feliz Navidad...Feliz Navidad... próspero año y felicidad.
I wanna wish you a Merry Christmas
I wanna wish you a Merry Christmas.



 Pero mira como beben los peces en el río,
pero mira como beben por ver al Dios nacido.
Beben y beben y vuelven a beber,
los peces en el río
por ver a Dios nacer.


Ande, ande, ande, la marimorena
ande, ande, ande que es la Nochebuena.


Noche de paz, noche de amor,
Todo duerme en derredor.
Entre sus astros que esparcen su luz
Bella anunciando al niñito Jesús
Brilla la estrella de paz
Brilla la estrella de paz.



En el portal de Belén hay estrellas,
sol y luna
la Virgen y San José
y el Niño que está en la cuna.



Por eso y muchas cosas más,
ven a mi casa esta Navidad.
Por eso y muchas cosas más,
ven a mi casa esta Navidad.




Imágenes de la Agencia Reuters
Selección de "las 55 mejores fotografías del año 2010"

Villancicos en el portal de gus

15 de diciembre de 2010

Este jueves, Relato. Historias de Ascensor



Me paré delante del gran edificio, tenía que entrar, no podía demorar por más tiempo mi indecisión. En aquellas cinco plantas estaba la inspiración que necesitaba para empezar, la fuerza para continuar y la magia para terminar.

Delante del ascensor, dudé de nuevo, pero cuando se abrió de par en par, escondiendo las hojas del pulido acero en sus laterales, sentí una atracción inevitable hacia su interior. Estaba solo dentro de la cabina, mi imagen reflejada en cientos de yoes en su paredes acristaladas.

El elevador se puso en marcha y ascendió sin más orden que la de mi pensamiento dirigido a su ojo foto-sensor-deductivo. Unos segundos y se detuvo anunciando a través de una cristalina voz: "¡Planta primera!, Temas, Argumentos, Iniciativas, Propuestas..." cerré los ojos y sentí como los cuentos más inauditos se recolocaban en mi estantería mental.

Siguió subiendo... el tiempo entre planta y planta era un sueño, una provocación de textos desordenados posicionándose para la siguiente parada: "¡Planta segunda!, Personajes, Chicos, Chicas, Niños, Animales..." Elegí rápido, para esa historia de Amor con dos me bastaba.

"¡Planta tercera!, Emociones, Seducciones, Pasiones, Desengaños..." De la estantería que enfrentaba a la cabina, cogí el calor, el estremecimiento y dos cuerpos húmedos, para seguir la trama estaba bien.

Dentro y ascendiendo de nuevo, me sentí lleno, feliz y estimulado. Miré al foto-sensor-deductivo y la voz de diamante me apremió: "¡Planta cuarta!, Localizaciones, Montañas, Ríos, Hoteles, incluso Ascensores..." Me dí cuenta de que la oferta de las sucesivas plantas estaba directamente relacionada con la trama de mi historia, y me ofrecía sólo aquello que hilvanaba con ella.

Llegaba al final, la Planta Quinta me proporcionaría ese deseado desenlace, ese mágico remate, que dejaría un agradable sabor a vainilla y una nebulosa de tonos rubíes...
La voz se anticipó:"¡Planta Quinta!, Sociedad General de Autores... son 500 por el tema, 1,000 por la chica, 800 por el chico, 700 por la pasión; Total 3.000... el ascensor, lo pone la casa".


Ascensores y montacargas en el andamio de Gus

12 de diciembre de 2010

Paco de Lucía. Hymn nº 5

  
Francisco Sánchez. Paco, el hijo de Lucía, fue precoz como un Mozart de la guitarra flamenca. A los 11 años ya rasgaba las cuerdas para los oyentes radiotelefónicos y a los 14 rondaba por el mundo acompañado de su inseparable guitarra.
Pertenece a la más selecta casta de la raza de las seis cuerdas, la de los maestros, un nivel al que sólo los más sabios pueden llegar con vida.

Algeciras, 1947 - Méjico, 2014






8 de diciembre de 2010

Este jueves, Relato. ¿A qué animal te gustaría parecerte?.


Esta convocatoria, sugerida por Primavera, está dedicada indirectamente a los Animales. Los que vemos, los que no vemos (que son más), con los que convivimos o los que somos.

Animales de pelo, pelados, con aletas, con caparazón, con escamas, con huesos, con espinas, babosos, áridos, con alas, reales o de cuento.

Animales de uno, dos, tres, cuatro ó cien pies, vestidos y desnudos, Reyes, Reinas, obreros, mendigos, esclavos, sirvientes y zánganos.

Animales asesinos y victimas, ladrones, colegas, justos, ciegos, mudos, sordos, lentos y veloces. Con un cuerno, con dos o sin cuernos.

Animales con rayas, con círculos, a manchas, blancos inmaculados o negros zainos, con rabo y sin él, con forma de martillo, de espada, con luz y oscuros

Animales para comer, comérnoslos o comerse entre ellos, para engordar, curar, adobar o rellenar, altos y bajos. Venenosos, indigestos, sabrosos, algunos despreciables y otros inalcanzables.

Animales de granja, de factoría, salvajes o domésticos, de mar y montaña, de pueblo y de ciudad, de río, de charca, de laboratorio. Originales o clonados, hijos de, padres de, hermanos de, primos de, amigos de, huérfanos de...

A esta altura del texto, el lector se preguntará confundido, ¿A qué animales me refiero?, porque lo escrito, vale para los animales a secas y también para los animales animales.

Los primeros, son los que habitualmente conocemos como tales. Los segundos, se desconocen a si mismos, engreídos, hipócritas, egoístas, avaros, infieles, despiadados y crueles, mentirosos, déspotas, traidores, homicidas, estúpidos arrogantes. Tan infectados, que nos atragantaríamos al comérnoslos (aunque unos y otros, deben saber parecido).

Así pues ante la propuesta de: ¿A qué animal, me gustaría perecerme?, estoy seguro de que aún sin gustarme elegiría a los animales a secas...  pues siendo animales, lo son menos.

Más bichos en el corral de Gus

5 de diciembre de 2010

Un día en... La Toscana


8’00.-
El Cellai de Florencia es un hotel pequeño y refinado, donde el huésped goza de una sincera amabilidad y atención personalizada. En pleno corazón del casco histórico a un paso de sus monumentos y lugares turísticos más emblemáticos. En Verano, el desayuno en la terraza es un lujo para la vista, admirando las espléndidas cúpulas de la catedral

9’00.-
Hoy, el guión nos saca fuera de la ciudad, pero no sería un día perfecto si no visitásemos durante unos minutos el David. La Gallería dell'Accademia está a unos minutos y hemos tenido la precaución de sacar las entradas por Internet, con lo cual el acceso es inmediato. Caminas hacia la escultura dejando Prisioneros y Esclavos a derecha e izquierda, con la mirada fija en el mármol blanco vas llenándote de belleza y emoción, hasta rendirte a sus pies.

10’00.-
Nuestro primer destino es Pistoia, pero no perdemos la oportunidad de detenernos unos minutos en Prato, la ciudad se ha convertido en el principal centro italiano de lo que se llama la “moda pronto” cientos de outlets, saldando resto de colecciones de las mejores firmas del textil italiano, que se fabrican en las decenas de fabricas de los alrededores.

11’00.-
De Pistoia, es el pintor y escultor Marino Marini, sus series de caballos, con jinetes o sin ellos, son de una belleza poética y a la vez de una expresión trágica que te dejan paralizado. La visita al Centro de Documentación del artista, ubicado en el Palacio del Tau, la contemplación de sus esculturas, aguafuertes, cientos de dibujos dedicados especialmente a la figura del caballo, la famosa escultura y su maqueta en barro original del rostro de Igor Stravinsky, su taller privado, que habitualmente permanece cerrado al público y que tuvimos la suerte y el privilegio de presenciar, un espacio escénico entrañable para la Obra del mas famoso escultor contemporáneo pistoiese.



13’00.-
A pocos kilómetros al sur, a la sombra de los Apeninos está Vinci, algo más que una aldea, cuna de Leonardo, sin comercio, ni industria aparente, pero en su centro está una de las enotecas más recomendables de la Toscana, la Antica Cantina Di Bacco de Bianconi Giuliano, restaurante de cuatro mesas y una barra pequeña, pero con una carta casera deliciosa y una bodega increíble.

15’00.-
Reposando la excelente comida, buscamos de nuevo la Autovía de Florencia al Mar, tan sólo 50 minutos y entramos en Lucca, magnifico tesoro arquitectónico de calles milenarias, iglesias que esconden o enseñan valiosísimas manifestaciones artísticas y culturales, torres que se elevan por encima del cielo luccense, plazas grandes y pequeñas y en especial la del Anfiteatro construida sobre el interior y ruinas del viejo coliseo romano, quedando el espacio oval de la arena como una bella y entretenida zona peatonal, ubicándose en su perímetro algunos de los más atractivos comercios, terrazas y mercados realmente interesantes, con productos autóctonos como los vinos, vinagres o aceites.

16'00.-
Antes de abandonar Lucca, visitamos la casa natal de Puccini, ahora museo de testimonios personales, mobiliario, vestuario y otras pertenencias de la familia, bocetos o simples escritos amistosos, ejercicio epistolar éste, al que el Maestro era gran aficionado, cartas a su mujer Elvira, a su hijo Antonio y a su editor Ricordi, mostrando su preocupación por el desenlace o situación de algunos de sus trabajos, así como innumerables partituras autografiadas, entre las que destacan las de la “Messa a Cuatri Voci”, “Capriccio Sinfónico” o “Turandot”.

17’30.-
A la salida de Lucca, en el viejo camino a Pisa está “Villa La Principesa”, residencia aristocrática que lo fue de Elisa Bonaparte Baciocchi, duquesa de Lucca, al pie de las colinas luccenses. Hoy elegante lugar de descanso, donde pasar un momento tranquilo. Visitamos sus jardines y degustamos un excelente “Expres” antes de continuar.


19’00.-
Torre del Lago, es una localidad del municipio de Viareggio, a poca distancia de Lucca, todos los años se celebra el Festival Puccini en el Teatro All’aperto, junto al magnifico Lago Massaciuccoli. A dos pasos y frente a la casa-mausoleo del maestro está el restaurante El Chalet del Lago. Una cena rápida antes de la Opera, en una de las mesas de la terraza, delicioso el pulpo con crema de patatas y los filetes de rodaballo.

20’30.-
El maestro Tolomelli es puntual y las primeras notas sitúan al pintor Cavaradossi frente al lienzo de la Madonna en el altar mayor de Sant’Andrea della Valle, su Recóndita Armonía nos estremece y esa emoción nos acompañará en el viaje de regreso a Florencia.
Buenas noches y hasta mañana.



1 de diciembre de 2010

Este jueves, Relato. Cambio de senda.


Debió ser culpa del gélido Invierno, con sus cortos días, tristes y perezosos que nos obligan a recogernos en sus noches eternas. Tiempo de adversidades, tiempo que se consumía inexorablemente bajo la displicente derrota; pues de una derrota vital se trataba, aceptar sin más rebeldía convivir con esos tumores agresivos que a Alberto le ganaban la batalla.

A Violeta, el invierno le gustaba. Los días cortos le hacían regresar pronto a su casa, cerca de la estufa, con un café caliente y la novela de la noche, encontraba refugio de un día como tantos, sin expectativas ni sueños. La noche resultaba un refugio, donde el sueño no tenía ni nombres ni colores.
Desde que comenzó la batalla contra el cáncer, supo
que el tiempo tenía otra medida. La batalla le pertenecía
al médico. Ella, no luchaba, había encontrado la exacta
medida de la vida: el hoy. Por fin, la apuesta era al presente.

De su rostro desaparecieron señas de identidad que le acompañaban siempre, gestos espontáneos que dibujaron su personalidad, aquellos que enamoraron, que sedujeron, que alegraron con efecto "dominó" todo lo que sucedía a partir de él, él incluido.
Empezaba una carrera contra el cáncer, como todas, en inferioridad de condiciones, abrumado por la ansiedad, deprimido por la realidad y desarmado por su propia insignificancia. Aquel estuche de colores, se convirtió en una mala imitación de un resto de carboncillo, del que ni siquiera los grises antracitas dejaban constancia.

Cuando Violeta se miraba en el espejo, advertía un brillo nuevo en sus ojos. Algo en el fondo de su mirada
se perpetuaba en esa milésima de segundo, donde la realidad era tan palpable como el agua y el jabón. Nunca sedujo a nadie con su rostro, su sonrisa nunca brilló para ninguna ocasión especial. Su pasado languidecía archivado con olor a naftalina sin ninguna mención especial.
Comenzó el tratamiento con reparos, sólo esta serie para que su conciencia esté tranquila. Tenía mucho que hacer, como para consumir horas en un hospital viendo prolongar lo que para ella era inevitable: una vida inútil si tuviese futuro.

Era Invierno en el cuerpo y también en el Alma. Aún no había empezado la batalla y Alberto, la daba por perdida. Sin embargo, tenía que abrir su mente a esa poca luz que entraba por las rendijas de un tiempo que todavía era suyo.
En Invierno los domingos y los lunes saben igual, a rutina monocolor, a grises bajo cero. Llenó sus bolsillos de ansiedades y caminó un trecho por el parque, pero era domingo y salió el Sol. 

Ahora hasta un domingo cualquiera, anodino y tan plural
era un momento especial. Todo estaba concentrado allí.
Cualquier paseo era un deleite, porque no había nada que esperar, sus bolsillos estaban vacíos de expectativas y sólo deseaba respirar así y beberse de un trago ese luminoso día…

Alberto reconoció a Violeta de sus esperas en la consulta, no entendía su positivismo, su sonrisa natural, la forma divertida de llevar los pañuelos que escondían su infortunio.
No tendría mayores motivos que él para evitar sumirse en el drama. Sin embargo algo le decía que aquella mañana, ese mujer tenía algo para él.

Violeta reconoció a Alberto de sus esperas en la consulta,
No entendía su pesimismo, su tristeza permanente, la forma dramática de recrear su tiempo en exteriorizar su infortunio. Pensó que esa coincidencia no era gratuita, y se le presentaba la oportunidad de regalarle la esperanza. No todo estaba perdido como parecía creer él, y en cualquier caso un cambio de actitud le enfrentaría al incierto desenlace cogiendo el lápiz con la mano y dibujando el porvenir con colores.

A partir de ese encuentro, se inició un cambio de senda para ambos.

Más giros en la rotonda de Gus
La parte de Violeta es de Cass, Gracias Cass

29 de noviembre de 2010

Francis Bacon. Hymn nº 4


El pintor de la carne y el dolor, huraño, bebedor y pendenciero. Con una vida plagada de leyendas más o menos escabrosas. Las imágenes fueron captadas en Londres unos meses antes de que el artista muriera en Madrid, en 1992. Todos los negativos habían quedado guardados en un cajón, por pudor. En esa sesión los dos habían hablado mucho de la muerte.

Dublín 28/10/1909 - Madrid 28/04/1992


27 de noviembre de 2010

Ernest Lluch


Eran las 10 de la mañana, Iñaki Gabilondo dirigía el programa con más audiencia de la radiodifusión española, “Hoy por Hoy” de la cadena SER. Dolorosamente emocionado hizo una pausa para rendir un especial homenaje a su amigo Ernest Lluch y presentó la que según él, era el aria favorita del catedrático catalán.
O mio babbino caro (Gianni Schicchi), sonó llenando el más absoluto de los silencios y la canción de Lauretta quedó unida para siempre a la memoria de Ernest Lluch.
Esta semana se han cumplido 10 años de su asesinato a manos de ETA.

Fue un intelectual valorado, un político respetado, escritor comunicador, profesor, parlamentario, ministro socialista, rector de universidad y hombre extraordinariamente sencillo.

La Plaza del Diamante, le recuerda con cariño mientras escuchamos la música de Puccini.




24 de noviembre de 2010

Este Jueves, Relato. Las partes traseras


La he visto de lejos y he acelerado el paso hasta quedar detrás de ella, a tan sólo unos centímetros del perfume de su pelo.
Acomodo mi andar al ritmo del suyo, su paseo es lento y a su espalda recibo en secuenciales giros de viento, el olor de su cuerpo.
Su largo cabello se extiende y se recoge, dejando al descubierto un cuello desnudo, y me sorprendo lanzando al aire besos imaginarios que se alojan en su blanca piel.
La espalda se dibuja suave, simétrica, marcando las vértebras en los puntos en los que presiona el sujetador, ese que desabrocho con la mirada, dejando sus hombros al descubierto, calientes y húmedos.
Se para y me paro, mis dedos se escapan en busca de su espalda que recorro a distancia de norte a sur, y el escalofrío... es mío.

De nuevo caminando, en un ligero movimiento de cadera su falda marca sus redondos glúteos, suaves, nidos de ternura y placer, deseos parcelados al alcance de los ojos.
No sé cuanto más soportaré mi prudencia, quizás un paseo más, como el de la visión de sus piernas, apetecibles en los bíceps y fibrosas en los gemelos, seductoras en toda su longitud. Sin embargo, mantengo la distancia y me deleito con el regalo de sus zapatos, negros y confiados, mirando hacia delante y dejándome para mi, sus tacones de aguja como un mensaje indescifrable.

La dejo marchar, me quedo con la renuncia y el deseo de lo imaginable, no quiero despertar a una realidad, cuando la imaginación es el único valor al alza. Y el sueño, es mío para siempre.
.
Más culetes húmedos en la sauna de Gus

17 de noviembre de 2010

Este Jueves, Relato. Relaciones paternofiliales


Tengo 9 hijos.

Rubén es el mayor, se casó hace dos años, le veo poco, casi lo mismo que cuando estaba soltero, entonces al menos intercambiábamos algún “buenos días” al cruzarnos en el baño. Ahora en cambio, mi espuma y loción de afeitar, me duran una eternidad.

Oscar tiene 22, todo un carácter, como su madre, y como su madre goza del privilegio del descaro, ya no le valen mis viejas batallas y para las nuevas, tengo que ponerme al día... no sé si merece la pena.

Marta es la siguiente, vive con un poeta melenudo desde hace años, dice que no traerá a este asqueroso mundo ningún hijo, espero que no se le pase el arroz. Aunque yo creo que, es ese Bécquer de pacotilla el que no vale. Se cree única y original porque ha escrito un libro, como si no supiera que para mí, todos y cada uno mis hijos son un interminable libro de aventuras.

Julia y Pilar, llegaron a la vez, gemelas para todo, el mismo estilo, las mismas ambiciones, los mismos errores, el doble de satisfacciones y el doble de disgustos. Espero que al menos elijan diferente pareja.

Benjamín es el sexto, le llamamos así, convencidos de que después de él, no vendrían más. Ahora le llamamos Ben, para minimizar en lo posible el exceso de seguridad, claro que él no tiene la culpa y lleva mejor que nadie su condición de último equivocado.

Luisa, toma la comunión la próxima primavera, llevará el traje de Marta, el misal de Benjamín, la coronita de Pilar, (o de Julia, no recuerdo) y la cruz de su abuela, que seguiremos guardando, por si acaso.

El segundo de los inesperados fue Amadeo, al que sus hermanos llaman Amadeus por su obstinación en destrozar cualquier partitura que se le ponga por delante, creo que adelantaríamos mas cambiándole la flauta por un balón de fútbol.

Baby, es el último (de momento), aprende rápidamente, es un juguete para el resto y él lo sabe, se deja querer, todavía no pregunta, pero me temo que con él las respuestas van a ser más complicadas. Por si acaso estoy haciendo un cursillo de padre “Cool”.

Y por último Rufina, la que revalida con nota, una y otra vez. Madre de todos, que consigue poner al mismo nivel la satisfacción general con la individual, y la única que no terminará loca... no ha tenido tiempo!!


Con el fin de evitar malas interpretaciones, juro ante el Dios de los blogueros, que estas dos locas... son las dos únicas hijas que tengo
.
Más historias de papas e hijos en la Guardería de Gus

13 de noviembre de 2010

Paseo por el Cafetal


Vivo en un octavo.
Cada mañana, el ascensor acude a mi planta con la precisión de un tren de alta velocidad. La puertas de acero, se abren hacia ambos lados invitándome a entrar a la primera sensación del día, un penetrante aroma a café recién hecho.

Se cierran las puertas y comienza una experiencia que se repite ultimamente. Oler planta por planta intentando adivinar en cual de ellas es más fuerte el olor a café, y así identificar su origen, ponerle cara a esas manos que tan sabiamente han mezclado, molido y filtrado, hasta conseguir ese cremoso exprés de tan exquisito aroma, e imaginado sabor.

El descenso es corto, no llega a un par de minutos y la carrera de olfatear se concentra al paso de los diferentes pisos.

Podría ser Carmen la del séptimo, se levanta temprano y a esas horas lleva a sus hijos al colegio, seguro que vuelve para apurar el resto de su cafetera.
Manuel el del sexto trabaja en casa, es informático, pero no me lo imagino trajinando en la cocina, es mas de bajar a la cafetería de enfrente y acompañarse de unas suculentas madalenas.
Desestimo a la pareja del quinto, ambos trabajan en Iberia y esta semana están en Egipto.
Susana, la joven viuda del cuarto, bien podría minimizar sus penas en un buen café, sus ojos tiernos y permanentemente húmedos, necesitan un buen estímulo para enfrentarse cada día a su recién estrenada soledad.

La intensidad del aroma, me despista, yo diría que se acentúa a capricho, que se depositó en la cabina del ascensor y viaja conmigo con aleatoria intensidad.

En el tercero casi siempre hace una parada, Ignacio, debe levantarse, ducharse, vestirse y salir a la misma hora que yo, de lo contrario no entiendo tanta coincidencia, él no puede ser el del café, pues también gesticula sorprendido ante el delicioso aroma.
María, sube en el segundo, todas las mañanas baja a pasear a su Dálmata, podría ser ella, Ignacio y yo nos miramos compartiendo un deseo oculto, por una mujer así, (y si además, es ella la del café) bien se podría perder la cabeza.
El primero no cuenta, a esas oficinas llegan más tarde y las señoras de la limpieza vienen desayunadas de casa.

Cada día, el misterio del excitante aroma del café, me hace pensar que ese, puede ser un buen día, y ya tendré tiempo más adelante para descubrirlo.

11 de noviembre de 2010

Este Jueves, Relato. Las Redes Sociales (Revisión)


El Sol entraba en su habitación dibujando los vacíos secuenciales de la persiana que, entreabierta, se obstinaba en asumir un rol que no le correspondía. Aleph dejó de prestar atención a esa sombra de claroscuros y con un leve giro de cabeza, intentó concentrar la atención en el fondo de su pantalla.
Este acto inconsciente, el de desconectar de lo cotidiano y conectarse a una realidad virtual, fue un reflejo mecánico ausente de memoria, casi como un atardecer, un momento de paso, sin dolor, sin felicidad, con total ausencia de datos.
Abducido por la pantalla, Aleph, imaginó una historia de ficción, sin nombres, ni apellidos, una emoción nacida y ubicada en este sistema de comunicación tan sofisticado que es la Red de Redes y en la que uno es un Dios, un animal, un dibujo animado, un ojo escondido en un fondo de pantalla o simplemente una silueta gris sobre fondo gris.
Y así, en este estado catatónico, le habló a la pantalla: “Mi nombre es I.P. 134.32.106.42”. Las máquinas no se equivocan y esta identidad es la única real que manifestó, no la pudo obviar, pues así le bautizó Telefónica del Mundo. El nombre de su blog, su contraseña, su perfil, su foto, sus libros, películas o música preferida, su edad, su signo zodiacal o el chino, son los que son, pero podrían ser otros bien diferentes, podría ser de izquierdas o derechas, casad@ o solter@, podría ser Hombre o Mujer. 
Al instante, alguien desde el fondo de la pantalla le contestó, era I.P. 23.127.89.33 y le dejó un comentario: “Mi nombre es Casiopea, llego a ti a través del blog de Andrómeda y veo que tenemos muchas coincidencias, me gusta lo que escribes, te seguiré leyendo, Besos”.
Para empezar no está mal, uno empieza desnudo y cuenta sus medias verdades con la intención de que como nadie las leerá, al final se las terminará por creer él mismo. El vacío bloguero es demasiado denso y evidente, uno frente a nada o casi nada, al menos al principio y, tiempo habrá de que las redes extiendan sus redes. Aleph, contestó: “Hola, Casiopea, gracias por tu visita, efectivamente tenemos muchas cosas en común (¿) será un placer sentir de nuevo tu presencia en este patio de recreo, a mí, también me gusta lo que escribes, Besos”.
I.P. 134.32.106.42 se pregunta, ¿Quién y Cómo será I.P. 23.127.89.33?. De repente te encuentras con alguien de rostro abstracto, pero de mensajes meditados, de rasgos inciertos y de narraciones fantásticas, tus neuronas se inquietan, buscas hilos con los que tejer un traje a la medida. Y nos emocionamos ante tanta imprecisión, una nueva locura, adoramos la pasión del viaje por los mares de la Odisea y que los cantos de sirena nos mezan con sus siseos cibernéticos. 
I.P.134.32.106.42 persevera e I.P. 23.127.89.33 le corresponde y ambos asisten en el más ruidoso de sus silencios a una comunicación que “in crescendo” toma forma de Amor indefinido. 
Pero, ¿qué sabe realmente I.P. 134.32.106.42 de I.P. 23.127.89.33 y viceversa?.

¿No es esta, una historia imposible que confirma la existencia del romanticismo, al menos en la Red de Redes?




5 de noviembre de 2010

El cuarto caballo, es Blanco


Si ella, no recuerda esta historia es normal, está muerta. No muerta de vivir, sino muerta de ser.

La última vez que miró a Luis le dijo: -no te preocupes, me tomé el antabus-, a lo que él respondió: -Eso, no es la solución, tan sólo es una herramienta más-.
Pero Paula, en un engañoso alarde de autosuficiencia, murmuró entre blasfemias, que aquello estaba controlado.

El pegajoso verano, con sus lentos y bochornosos días, la obligó a modificar sus pautas de comportamiento.
El día pasó a ser un largo sesteo, dedicado exclusivamente al descanso de un maltrecho cuerpo y a imaginar estímulos para un alma que cada vez le pertenecía menos.
La noche, la convirtió en un peligroso espectáculo. Bastardos de todo tipo, se daban cita en oscuros antros en medio de una vorágine de sexo, drogas y alcohol.

De madrugada, descompuesta, regresaba a casa sin intención alguna, simplemente arrastrada por una inercia intuitiva que la ponía en su cama sin que recordase detalles del camino recorrido.
Aquella noche, con la luna retirándose, Paula conoció la crudeza de una nueva paranoia, su presencia y el terror que la acompañaba.
Ebria de todo, giró la cabeza en busca de una simpleza que llevarse a la mente, pero la noche le respondió con un denso silencio. La sentía más próxima tal y como se acercaba a su casa, una sombra sin cuerpo, un ruido sin objeto, una proximidad impalpable.

El alcohol y la cocaína, le nublaban la razón y su ansiedad crecía por segundos. Era miedo a nada y a todo, miedo a ella y a la obstinación inconsciente, propia de tan traidora rutina. Pronto, si recordaba el camino estaría en su casa y el fantasma quedaría atrapado entre la humedad de su jardín.

Abrió la puerta al tercer intento y el viento se coló entre los pliegues de su falda, se oía a si misma andar, respirar, y se extrañaba, como si no fuera ella. Buscó un rincón en su habitación y sin desvestirse se protegió contra el estuco veneciano. Se sentía invadida, doblada por una forma traslúcida que repetía en centímetros su yo más lúcido, y multiplicaba por miles su imagen que giraba sin control en el techo de la alcoba.

Paula, no despertó aquella mañana, al menos para seguir siendo y si lo hizo, fue en el Infierno, sin despedirse de nadie, salvo de aquello que ella pensó que le seguía, pero que hacía tiempo anidaba en su cuerpo y que seguro será lo único que la acompañe para siempre.

Foto: Iban Ramón

1 de noviembre de 2010

Dalai Lama. Hymn nº3

Tenzin Gyatso, XIV Dalai Lama, esperaba audiencia con el papa Juan Pablo II, mientras el fotógrafo agotaba su tiempo para el reportaje, éste, angustiado se lo hizo notar. La respuesta del Dalai fue firme y humilde: "Ahora estoy con Ud. Cuando termine de atenderle, iré a ver al Papa y le pediré disculpas". En 1.989 recibió el Premio Nobel de la Paz.
 Taktser, El Tibet, 1935

27 de octubre de 2010

Este Jueves, Relato. Hoy, no hay Tema

Hoy Jueves, en... "Este Jueves, Relato" el tema es que no hay tema. Pero, si hay relato, lo que quiere decir que el hipotético tema al que estamos acostumbrados no viene dado por una sugerencia común a todos los participantes, sino que se lo trae cada uno calentito de casa.

Ya sabemos que escribir, no es ninguna ganga, y menos a los "jueveros" que les cuesta un "juevo" y parte del otro, salir airosos de semejante provocación de la que somos victimas invariablemente cada Jueves. Y si además de sentarte (el que se siente), a pensar como desarrollar un tema predeterminado, tienes que añadir la difícil tarea de inventar un tema en particular, lo que sientes (el que sienta), es una castración total (o sea, que te quedas además sin el medio "Juevo" que te quedaba).

Para escribir de un tema... que no es un tema, sino que son muchos temas, hay que retroceder al Domingo y enfrentarte a la terrible realidad de que, al contrario de lo que estamos acostumbrados, tenemos que inventar, rebuscar en nuestro interior y andar por lo pasillos de nuestra imaginación para vislumbrar algo brillante... pero el qué?

Llega el lunes y tú con él, y llegas a la conclusión de que nada original se te ha ocurrido, ¿Acaso tienen los lunes algo especial, para que nos ocurra algo original?

El Martes, tiene otra pinta y alimentas la esperanza, de que en un momento de lucidez, la chispa nos encienda la máquina de crear temas “jueveros”, pero como no es sábado, sabadete... pues eso, gatillazo narrativo.

El miércoles, empieza a ser tarde, sólo te quedan unas horas, con tanto nervio es imposible concentrarse. Y te dan las Diez, y las Once, las Doce, la Una y las Dos (gracias Sabina) con tan sólo, un par de borrones que llevarte al teclado.

Por fin, el Jueves, día en el que coinciden todos los astros, estrellas, constelaciones y demás musas celestiales, uno se cree en posesión del tema soñado y zas... aparecen las dudas, ¿Gustará?... ¿No gustará?... ¿Es la elección adecuada?... Y tiembla nuestra vocación creativa.

Dicho esto, se me ocurre pensar que una alternativa a mitad de camino entre el tema de habitual comunión colectiva y el de creación individual que tan descarada y traicioneramente nos ha propuesto nuestra ilustre doctora De Las Morenas, podía haber sido un sutil sistema de "velada sugerencia indirecta".
Por ejemplo: -Esta semana no hay tema, que cada uno escriba lo que quiera.- (murmura Mª José, silbando y mirando al techo) y añade con la boquita medio cerrada: -pero sé de alguien que va a escribir sobre el Amooor...-

Otro ejemplo: -El tema de esta semana es libre- dice y entre dientes susurra la susodicha: -que buena e imprescindible es la Libertad...- (disimulando y poniendo énfasis a media voz en cada una de las sílabas Li ber tad)

Y otro más: -Este jueves, Anarquía total- mientras de reojo le lanza una mirada cómplice a Gus, como si no fuera lo que viene haciendo el maragato de Hormigón Pulido (había puesto armado), desde que éste se desata en estos menesteres...

Y en eso estaba, cuando por fin, parece que se me ocurre algo...
.
Más "cosas" diferentes en el Arca de Noé-Gus

23 de octubre de 2010

Un día en... Barcelona



8:30
Hotel Constanza. El arquitecto Rafael Moneo, firma este hotel, ubicado en el corazón del distrito de negocios de Barcelona, espacios llenos de luz y una sorpresa en la cocina, donde Ferrán Adrià propone en su franquiciado restaurante NHube, desde platos de alto registro hasta deliciosas y sencillas ensaladas, incluida una original carta de suculentos bocadillos en “pataqueta” de payés.
9:00
A pesar de todo, salimos sin desayunar, dejando la pataqueta para la noche y el desayuno para dentro de unos minutos. El taxi, nos deja en la puerta de la Fundación Joan Miró en Montjuic. Su jardín interior, anexo de la cafetería, es un lugar tranquilo, un oasis rodeado de esculturas del artista catalán, los primeros rayos de sol se cuelan entre los volúmenes del edificio de Josep Lluís Sert, donde apuramos nuestro café con leche y tostadas con aceite y sal.


10:00
La visita a la exposición es un rito obligado y conveniente, la obra que de Miró se exhibe en las diferentes Salas, son un viaje a un mundo de recuperadas emociones.
11:30
Un paseo por el barrio Gótico, es navegar por el pasado de Barcelona, sus estrechas calles, densos edificios y atractivos miradores te transportan siglos atrás. Llegamos a la plaza del Rey y nos recibe una escultura de Chillida, perfecto telón de fondo para un espontáneo cuarteto de cuerda que hace las delicias de los viandantes, dejamos en los estuches de sus instrumentos unas monedas de agradecimiento. (la música hay que pagarla)


12:30
Rodeamos la Catedral desde su parte trasera a la fachada principal, todo un lujo de edificio gótico. En la explanada delantera, suelen bailar sardanas los domingos al mediodía, el baile es sencillo, de pasos lentos, por lo que cualquier persona puede participar espontáneamente en esta curiosa manifestación popular. Nos despedimos de la zona con un rápido vistazo a los relieves de Picasso en la fachada del colegio de Arquitectos.
14:00
Para comer, siempre está lleno, pero merece la pena, Quimet y Quimet es el paraíso del aperitivo, un pequeño local sin mesas, entre cantina y colmado con una magnífica selección de conservas, tapas creativas y tostas de excelente factura, todo ello acompañado con un cuidado rosario de vinos, vermuts, cervezas y cavas, un ambiente de lo más auténtico. Un poco más arriba, en el 95 de la misma calle (Poeta Cabanyes), nació y vivió Joan Manuel Serrat.


16:00
Barcelona es la capital española del diseño, éste se asoma por cada esquina y en el Paseo de Gracia, después de fotografiar hasta la saciedad y desde todos los ángulos razonables el edificio de la “Pedrera” de Gaudí, entramos en Vinçon, la tienda del objeto de autor; muebles, lámparas, textiles, accesorios de trabajo, útiles de cocina, juguetes, etc. lo último y más singular en la amplia oferta para la casa y las personas.
18:00
Es la hora de un descanso, si es posible de cuerpo y alma.

Le pedimos al taxista, que nos lleve a la calle de l’Or, en el barrio de Gracia, bajamos en la esquina con una pequeña plaza, unos pocos árboles, un parque para niños y unos bancos dejados caer aleatoriamente, buscamos uno cerca del parque, nos sentamos y cierro los ojos, la imagen de Colometa entrando al baile aquella noche de Verbena, me estremece y me emociona. Estamos en la Plaza del Diamante.
19:00
De nuevo en dirección a las Ramblas. La Ópera empieza en una hora y media, tiempo suficiente para una nueva experiencia: Tomar una copa en el vecino Boadas. Un reducto más, donde se muestra la auténtica Barcelona, pequeña coctelería con más de 75 años de impecable servicio, e inalterable calidad.
20:30
El pintor Mario Cavaradossi recita: “Dammi i colori” y a continuación nos regala un “Recóndita Armonía” soberbio. Tosca, nos enamora, nos envuelve, nos esconde en la butaca, hasta que desaparece por los muros del castillo de Sant’Ángelo. El teatro dentro del teatro de Robert Carsen es una apuesta original, que propone una Tosca tan melodramática como la vida que le ha tocado vivir.
12:00
Ahora si, un bocadillo de aguacates y anchoas con corazón de tomate y otro de mayonesa de atún y jamón. Y a dormir con el sabor a la Barcelona de Sisa y Serrat.
12:30
Buenas noches y hasta mañana.


20 de octubre de 2010

Este Jueves, Relato. Robótica


Robótica cruel, o el fatal desenlace de Lanzarote

Lanzarote, nació en Onil, provincia de Alicante, de padre alemán y madre española. Nació para hacer felices a los niños. Su madre lo abandonó al nacer para hacerse Famosa, pero esa... es otra historia.

La máquina de repetir escupió un Click desnudo, de personalidad indefinida, sonrosado e inerte, parecía un niño normal, salvo un detalle, en su interior, donde en los niños anida la vida, Lanzarote estaba vacío de contenido, exento de masa muscular, falto de nervios y sin una mala artería que poner a prueba de cortes y rozaduras.
Así permaneció inmóvil hasta que la cadena le asignó unos leves rasgos de identidad.
El ordenador, a través de un calculado código numérico le vistió de Caballero, traje, corona, capa y escudo, en un claro e intencionado mimetismo robótico que homenajeaba al noble de Camelot.

Una mañana de Enero, creo que la del 6, amaneció en casa ajena, rodeado de misteriosos y sorprendentes artilugios desconocidos para él, todos ellos motorizados hasta los dientes, organizados para matar en movimiento, huir después de golpear y esconderse en su propio caparazón.
Se sintió diferente, víctima disminuida al capricho del resto de la robotizada manada.

Ginebra, su Reina, la niña de ojos azules y trenzas de oro, que lo descubrió aquella noche mágica entre cintas de seda y papeles de colores, asistía impotente a tanta violencia y abuso electrónico. Decidió imitar a los mayores que daban vida mágicamente a casi todo. Lo miró a los ojos, con ternura, acarició sus heridas que sangraban oscuridad e introdujo las manitas plastificadas de su héroe de plexiglás en los dos agujeros de los 220 voltios.

El Click cambió de color y en vez de iluminarse y cargar unas baterías que no tenía, se fue derritiendo lentamente, hasta transformarse en una nube que se elevó convertida en colores, abrazando las estrellas fosforescentes que decoraban el techo de su habitación y antes de esfumarse del todo, dibujó un corazón y un corto texto: "siempre tu siervo, Lanzarote de Famobil".
.
Nota del autor: ¡Si! ya sé que el plástico no es buen conductor de la electricidad, pero que queréis que os diga, mis relatos y yo, somos así.


Robots de todas las especies en el Taller de Gus

18 de octubre de 2010

Rita Levi Montalcini. Hymn nº2

 El triunfo de la voluntad y la inteligencia. Estudió medicina contra la voluntad de su padre, que la quería ama de casa. Especializada en neurología, el régimen de Mussolini le prohibió, por judía, todo ejercicio profesional. Tubo que instalar un laboratorio en su habitación para hacer experimentos. En 1986 recibió en premio Nobel de Medicina por sus investigaciones sobre los factores de crecimiento de las células inmaduras.
Turín, 1909 - Roma, 2012