30 de noviembre de 2014

Divaga... ¡que algo queda!


Tus orgasmos, serán mis éxitos.

(Foto: Iban Ramón)

29 de noviembre de 2014

Cierre y Relevo.


La Plaza del Diamante ha quedado -después de la fiesta- como los chorros del oro. Los globos, la tarta, los regalos, el cava, incluso los payasos, fueros un disfrute para todos y cada uno de los invitados.
Las burbujas tuvieron nombre propio: Carmen, Charo, Cass, Jazzy, San, Mónica, Juan carlos, Pepe, Juan, Luciano, Leonor, Jessy, TracyRosaGustavo, María, José Vte, Montserrat, Lao, Gaby y Jime...y otros cuyo deseo quedó en la efervescencia de las copas.



Gracias a nuestra amiga Vivian-Casss que diseñó los enlaces tan elegantes y personalizados. Cedemos el turno a "The Daily..." que nos conducirá el jueves próximo 4 de Diciembre




27 de noviembre de 2014

Celebran el Cumpleaños...


   Es hora de cumplir años y de celebrarlo.
   Todos juntos en una fiesta que nos aúna en la alegría de escribir, de contar, de imaginar. Nos damos por entero y nos regalamos a nosotros mismos, porque somos lo mejor que podemos darnos. 
   Adelante, bienvenidos al baile, y... ¡Feliz Cumpleaños!






















Este jueves, relato: Cumpleaños




    Tomás cumple años, ¡cincuenta! para ser más exactos; pero no todo en él cumple los mismos años. Su corazón, ese que se subió a su tren en marcha para caminar juntos, también los cumple. Lo siente como suyo, tanto que no podría vivir sin él.
    A veces le cuesta seguirle, se detiene, le espera y siempre le alcanza a tiempo. Comparten sol y sombra. Todo al margen de ellos dos, parece mundano e innecesario.
    Por todo eso, le gustaría fundir eternamente sus vidas, pero ese corazón prestado es veinte años más joven que él y eso, a Tomás, le asusta. Le preocupa que dentro de un tiempo no les gusten las mismas cosas, y que un día sin avisar, él, se sienta viejo.
    Tomás hoy cumple cincuenta años, su corazón, el que le donó un extraño, sólo treinta...
    ¿Qué se le regala a tu corazón, cuando es sensiblemente más joven que tú?

24 de noviembre de 2014

23 de noviembre de 2014

Convocatoria JUEVERA para el 27/11/2014


    "La Plaza..."  cumple años. ¡SIETE! como un niño a punto de tomar la comunión; y para celebrarlo os invita a todos a la merienda del próximo jueves. No es obligado traer regalos; los globos, las velas, los payasos y el pastel los pongo yo. Sólo tenéis que traer vuestro RELATO escrito en papel con olor a vainilla y una foto que lo ilustre.
     El tema... obvio: ¡CUMPLEAÑOS!
     La mayoría de vosotros habéis cumplido años alguna vez, -bueno, todos menos Cristina y Jime- incluso algunos, habéis asistido a cumpleaños de otros.
    Contarnos cómo fue esa primera vez, ese pastel que acabó en el suelo o en la cara del cursi de Felipín. Ese vestido que no resistió el tirón de Conchita, a la que todavía sigues odiando. Ese, que fue el último de un ser querido, incluso aquel tuyo que alguien olvidó y que te dejó marcado para siempre.

    Valen todos los CUMPLEAÑOS... el del gato, del perro, del caballo de cartón, del soldadito de plomo, de la Nancy con uniforme de azafata, del aquel seiscientos que todavía funciona, de las personas que os quieren o que queréis. Y no olvidéis que seguimos bajo la atenta mirada de Tésalo. 

    Os espero

19 de noviembre de 2014

Este jueves, relato: "Obsesiones"


    Marta, tecleó el punto y final con el que cerraba su relato. Un tema construido y desarrollado con minuciosidad, imaginación y un poco de sal. Editó y añadió una foto para ilustrar el argumento de su escrito. Lo etiquetó como: “Relatos”, y algo más específico: “Obsesiones”.
    Marta, mimaba sus textos, para ella eran como pequeñas obras de Arte colgadas en las paredes de un museo intangible. Tecleó “Enter”, publicó su historia y se fue a dormir. En ese momento empezaba una carrera obsesiva, que compartió entre sábanas consigo misma.
    A la mañana siguiente, con la taza de café en la mano, conectó su portátil y abrió su página personal:www.marta-unsolocorazon.blogspot.com releyó su entrada una y otra vez, se gustó, intentó imaginar qué efecto habría causado en sus anónimos lectores, desvió la mirada ansiosa buscando posibles comentarios y comprobó que:
    "0 corazones latieron conmigo”
    –Es un poco pronto. -se dijo-.
A mediodía, repitió la operación, leyó de nuevo su historia, descubrió matices que le agradaron y algún giro narrativo que podía mejorar, la mirada obsesiva buscó de nuevo:
    “0 corazones latieron conmigo”
    -¿Qué pasa... nadie me lee? -se repitió preocupada-.
    Lo mismo sucedió por la noche y al día siguiente:
    “0 corazones latieron conmigo”
  -¿A nadie le interesan mis cuentos? -se preguntó dolida-.
  Ensimismada y con la vista perdida en el fondo de la pantalla, oyó una voz oscura que le decía: Querida Marta, no te obsesiones por la ausencia de comentarios, éstos, tan sólo alimentan la vanidad. Una excusa para los que le dan más importancia a la cantidad que a la calidad. Escribe en el blanco de tu pantalla e inunda el espacio internáutico de vocales y consonantes como si de poemas siderales se tratara.
   La voz desapareció del interior del portátil y Marta de nuevo, quedó sola.
   Su obsesión irremediablemente le llevó a buscar una vez más:
   “0 corazones latieron conmigo” Y... lloró amargamente.


18 de noviembre de 2014

Ernest Lluch

(Obra de Ibán Ramón)
    
     Eran las 10 de la mañana, Iñaki Gabilondo dirigía el programa con más audiencia de la radiodifusión española “Hoy por Hoy” de la cadena SER. Dolorosamente emocionado hizo una pausa para rendir un especial homenaje a su amigo Ernest Lluch y presentó la que según él, era el aria favorita del catedrático catalán:
    "O Mío Babbino Caro" (Gianni Schicchi), sonó llenando el más absoluto de los silencios, quedando la canción de Lauretta unida para siempre a la memoria de Ernest Lluch. Fue un intelectual valorado, un político respetado, escritor comunicador, profesor, parlamentario, ministro socialista, rector de universidad y hombre extraordinariamente sencillo.                               Esta semana se cumplen 14 años de su asesinato a manos de ETA. 
    La Plaza del Diamante, le recuerda con cariño mientras escuchamos la música de Puccini.


                     


16 de noviembre de 2014

Los domingos, Limpieza General: "Relato en Construcción" Aireando viejos relatos


   Me paré delante del gran edificio y entré, no podía demorar por más tiempo mi incertidumbre. En aquellas cinco plantas estaba la inspiración que necesitaba para empezar, la fuerza para continuar y la magia para terminar.
   Delante del ascensor dudé de nuevo, pero cuando se abrió de par en par, sentí una atracción hacia su interior inevitable. Estaba solo y mi imagen se reflejaba en cientos de yoes en su paredes acristaladas. El elevador se puso en marcha y ascendió sin más ordenes que las de mi deseo. Unos segundos y se detuvo anunciando a través de una metálica voz:

   -¡Planta primera! Argumentos, Temas, Propuestas. -Cerré los ojos y sentí como los cuentos más inauditos se recolocaban en mi estantería mental. Siguió subiendo-.
  -¡Planta segunda! Personajes, Chicos, Chicas, Niños, Animales. -Elegí rápido, para esa historia de Amor con dos me bastaba-.
   -¡Planta tercera! Seducciones, Pasiones, Desengaños. -De la estantería que enfrentaba a la cabina, cogí el calor, el estremecimiento y dos cuerpos húmedos. Ascendiendo me sentí lleno, feliz y estimulado. De nuevo la voz de diamante me apremió-
  -¡Planta cuarta! Localizaciones, Montañas, Ríos, Hoteles, incluso Ascensores. -Me di cuenta que la oferta de las sucesivas plantas estaba directamente relacionada con mi historia. Llegaba al final, la Planta Quinta me proporcionaría ese deseado desenlace, ese mágico remate, que dejaría un agradable sabor a vainilla y una nebulosa de tonos rubíes.
   -¡Planta Quinta! Sociedad General de Autores... son 500 por el tema, 1,000 por la chica, 800 por el chico, 700 por la pasión; total 3.000... el ascensor, lo pone la casa.


    

13 de noviembre de 2014

Este jueves, relato: "Supersticiones"



    A Trececillo de la Torre se llegaba a través de carreteras secundarias; quedaban atrás aldeas, ermitas y ruinas de un casi desaparecido castillo medieval del siglo XIII. El pueblo te recibía con un paseo atiborrado de cipreses. -doscientos trece- Una sola calle, la Mayor y después... nada.
    Sus pocos habitantes, Ciento trece, eran supersticiosos de las supersticiones, obstinados creyentes de la mala suerte y confiados inocentes de buscar la adversidad.
    Cuando se producía un nuevo alumbramiento , el más anciano se moría a propósito... el censo no se podía alterar. Trece gatos negros que por alguna ancestral bendición, sus hembras, parían trece gatitos negros. Las damas pintaban de rojo sangre sus labios frente a cristales rotos en trece pedazos.
    Trece segundos, no doce ni catorce... ¡TRECE! se utilizaban para cruzar la Plaza, subir a la torre o llenar los cubos en cualquiera de las trece fuentes que abocan sus cristalinas aguas en el pueblo.   
    Hasta las campanadas que se oyen cuando es la una del mediodía o de la medianoche son Trece


11 de noviembre de 2014

Palabra 46 de 52: Libertad


Libertad de trazo... valiente, decidido, consecuente. 
Una mancha en el papel que descubre una realidad que pulula en la mente.
"Bienaventurados los sensibles, porque de ellos es el reino de las emociones"

*Museo Guggenheim Bilbao. Alzado Oeste. 

8 de noviembre de 2014


     Cuentan que fue en la Piazza Santa Croce donde 27 hombres vestidos de verde, blanco, azul y rojo, coincidían representando los cuatro barrios  que circundaban la histórica plaza. Corría el año 1530 y Florencia padecía el asedio de las tropas del Sacro Imperio Romano Germánico. La ciudad rodeada durante 10 meses terminó perdiendo la República florentina. Durante ese asedio, y como burla a los atacantes se celebró en la citada plaza el partido de “calcio” más famoso de la historia de la Ciudad.
     El ruido de los tambores reverberaba en los palacios de los cuatro barrios próximos que teñidos de sus propios colores fundían griterío y música, convirtiendo el Evento en un claro desafío a los asediadores.

     La primera regla de ese calcio histórico es que no hay reglas. 27 calcianti por barrio y una pelota. A ésta, se le puede golpear con pies y manos, al adversario también. Nadie se tira al suelo, ni simula una falta, hay que permanecer en pie sea como sea.

     Por unas horas los brutales contrastes de los ricos atuendos de la clase acaudalada y refinada que preside el graderío rompe en pedazos con la desnuda testosterona de casi sesenta jugadores que estalla en el ejercicio de la violencia más competitiva.

6 de noviembre de 2014

En busca del Marmitaco perdido


¡Así de sencillo!  


                       

3 de noviembre de 2014

Palabra 45 de 52: Mitad


Una ráfaga de viento se la arrebató de la mano y voló sin dirección. La persiguió, apartó viandantes, miró debajo de los coches, se jugó el físico cruzando avenidas. El viento era más rápido que él, y él, más pesado que el papel. 
La vio alejarse y perderse entre hojas de olmos y restos de diarios de la mañana...  nunca recuperó la otra mitad de esa vieja foto en la que todavía estaban juntos.