10 de julio de 2014

Este jueves, relato. La Reina del Grito.


Me gustaría escribir un extenso relato sobre el grito-terapia cinematográfico. Sobre sus protagonistas, sus espacios escénicos, sus consecuencias y sus reconocimientos. Un dossier completo sobre los objetivos y logros de tan aterradora manifestación, casi siempre con nombre de mujer.  
Escribir sobre su inutilidad práctica, pues el grito nunca consigue evitar malos mayores, ni ahuyenta a los enemigos, ni aproxima a los amigos; es más, en pleno grito te sientes más solo e indefenso que nunca.
Contar decenas de sonidos con reproducciones onomatopéyicas, que hundiría en la butaca al más valiente.
Un relato documentado gráficamente sobre las diferentes posiciones de la boca, los dientes, las manos. La amplia gama de colores de los ojos iluminados por la fatal visión del peligro inminente e irreversible.
Gritos feroces, repelentes, enigmáticos… seguidos y salpicados de sangre bañando cada pulgada de la pantalla.
Gritos que preceden al Silencio, que suplican perdón o reivindican derechos.
Gritos estúpidos que delatan inconsciencias, o amargos con sabor a fracaso. Gritos que ahogan la maquinaria del Corazón, señalando su fecha de caducidad.
Gritos de paja que enmudecen la garganta con dolor terroso
Gritos de placer y de alegría que levantan estímulos, o de miedo que se pierden en la noche oscura.
Gritos de ella, que yerma, prefiere morir.
Gritos de vida del neonato que respira por vivir.
Gritos blancos de mujer negra. Gritos negros de demonios blancos.
Gritos de un orgasmo y un orgasmo de gritos.

Insisto, me gustaría escribir un extenso relato sobre esas Reinas del Grito.
Pero mi grito preferido, no es de ella, es de él:




Más gritos de miedo en el desván de Demiurgo.


17 comentarios:

  1. Muy bien planteado. Mu bien.
    Una interesante mención cinematográfica.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto. Creo que ese grito de silencio doloroso y contenido ha sido el más cierto, el más emotivo, el más gutural registrado por la extensa producción cinematográfica en la que han quedado inmortalizado infinitas variantes de gritos. Se lleva el premio. Coincidimos.
    =)

    ResponderEliminar
  3. Desgarrador el grito, mágnifica la interpretación,muy buena elección.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Una excelente recopilación sobre los gritos. Este grito eriza la piel, te estremece!
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Uf, escena impresionante. Viéndola comprendo y comparto lo que dices.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Si, sin dudas, viendo la imagen creo que el grito que más va a decir es el de él.
    Un original enfoque!!!
    Cariños…

    ResponderEliminar
  7. El grito de Alpacino es desgarrador y totalmente doloroso y, tus palabras son muy ilustrativas. Explican muy bien qué supone el grito; para mi, en muchos momentos es casi purificador.

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  8. Desde luego existen variedades infinitas de gritos, y tú las has expuesto perfectamente. Nosotras sobre todo somos unas gritonas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. A veces los mejores gritos, se dan en silencio... y pueden ser desgarradores.
    Me gusta.

    ResponderEliminar
  10. Hay que ver la de gritos que me falta dar en esta vida todavía...

    Es genial esta película y la serie entera.

    Beso al cuadrado.

    ResponderEliminar
  11. Impresionante escena de Al Pacino, un grito silencioso y desgarrador ejecutado por un actor inmenso.
    Y tu ensayo sobre gritos también es magnífico Alfredo, habría que pensar si queda algun tipo que no hayas citado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Muyy buen post.
    Y hay que reconocerlo. El mundo avanza y retrocede a golpe de gritos desgarrados de amor de libertad de sumisión de placer de odio de pasión de locura, locura locura y cada vez más locura....
    El grito de Al Pacino, espectacular!! Casi lo había olvidado!
    UN abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Un buen raconto con un excelente corolario.
    Completo recorrido... yo me bajo en la estación donde se oyen los gritos que se dan por placer.

    Añoro los de Tarzan y sus tardes de matinée.

    besos

    ResponderEliminar
  14. Una casi completa recopilación de la amplia gama de los gritos Alfredo y muy oportuna ejemplificación cinematográfica. Muchos saludos!!

    ResponderEliminar
  15. hoy no me quedo en tu relato. bueno, me he parado en la parte última de este, esa parte que me lleva a las imágenes de minuto 16 de el padrino, de la escena que nos dejas...y en ella, un grito (como que el voy a dar yo por esta putísima mosca que me está molestandooo, cabrooonaaaa, espera alfredo que la espanto)...ya...me quedo en ese grito sin sonido del prota de la escena, en ese grito que estalla al final para irse a la muerte gritando, para despedirse de este mundo con el grito iniciático con el cual todos nos presentamos.
    medio beso.

    ResponderEliminar