5 de junio de 2014

Este jueves, relato. Mundo laboral.


Confesiones de un Autónomo Emprendedor.

Mi trabajo consiste en fabricar colores…
Los lunes hago amarillos. Se venden bien, no lo que me gustaría, pero para empezar la semana no está mal. Por la noche siempre recojo sobrantes que están en buen estado y los guardo para el miércoles. 
Los martes, azules. De este a veces repito, no es problema, habitualmente siempre hago de más.
El miércoles, verde, que consigo mezclando los amarillos y azules sobrantes de los dos días anteriores. Es el más rentable y el más variopinto… a veces es más azul y otras más amarillo. Todavía no le he cogido el tranquillo a la mezcla.
Los jueves, relato. ¡Perdón! Rojo, Este, me lo quitan de las manos. En este País casi todo se pinta de rojo, hasta el asta del toro zaino.
Los viernes, morados en todas sus gamas: lilas, fucsias, violetas, índigos… estos días en especial, las mentes están al borde del colapso y un poco de equilibrio no viene mal.
El sábado centro mi producción en el Blanco. Con todo el fin de semana por delante, se alivia el desespero y se aclaran las emociones.
Los domingos solíamos descansar, pero con esto de la crisis, el gris está demandado desde primera hora. Me gusta que mi cliente se vea protegido y por un día sienta que se ha escondido del Mundo.


Estoy a la espera de unos Créditos Bancarios para I+D y ofertar todos los tonos intermedios con los que completar la paleta de colores, pero eso ya es... Otro Pintar.



13 comentarios:

  1. Yo me anoto para llevarme una buena cantidad de morados en sus distintas variantes...me encantan!
    =)

    ResponderEliminar
  2. Valla manera tan creativa y colorida de tu relato. A mi encantan todos los colores.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Muy original, logrado y ajustados los colores a los días (en mi opinión).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Divino!!! me ha encantado tu relato, Un trabajo y una visión muy original, el tuyo y el de tu protagonista. Felicdades.

    ResponderEliminar
  5. Estimado emprendedor, he leído con entusiasmo sus confesiones y me es grato decirle que en nuestra sección de Diseño andamos buscando una persona que con estás cualidades reúna el perfil y ha sido grato encontrarla en su texto. Cuando tenga la nueva gama de colores le invito a visitar nuestras instalaciones,

    Un saludo,

    Atentamente

    (Gerente en Diseño y Color. S.A)

    ResponderEliminar
  6. Con lo que me gustan los colores ese sería un trabajo perfecto para mí, ¿me haces un contrato?

    ResponderEliminar
  7. Bueno, siempre es bueno tener un negocio propio, y esto de los colores me da que puede ser un buen negocio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. A ver si te leen y España acaba de una vez bien roja...

    Beso, compañero.

    ResponderEliminar
  9. Los colores son preciosos pero creo que ahora como bien indicas en tu relato el gris, o incluso el negro, es el color que más abunda en demasiada gente, aunque este verano supongo que muchos se animarán con "la roja" que ojalá nos siga dando muchas alegrías.

    ResponderEliminar
  10. Este relato podría incluso encajar en la mismísima Santa Biblia. Me parece más convincente que la versión dogmática y seguro que Jesucristo se lo habría pasado bomba si hubiese elegido éste método de creación. Mejor dejémoslo en un acto de creación literaria.

    Un abrazo Alfredo

    ResponderEliminar
  11. Muy original. Cómo siempre, un placer leer tus relatos. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. será mariconazo el tío alfedo, ¡acaso no ha pintado un relato que se puede calificar , sin temor alguno, de bello sin más, de original como el que más, sin más, de precioso precioso'
    mi enhorabuena, alfredo.
    medio beso.

    ResponderEliminar
  13. Te deseo un día muy luminoso, se necesita una buena luz para preparar bien los colores :)
    Original y, por supuesto, colorido.
    Saludos.

    ResponderEliminar