5 de junio de 2013

Este jueves, relato. Leyendas Urbanas.



La leyenda dice, que Carlos Gardel era argentino. Otras igual de ávidas de protagonismo presumen de su origen uruguayo, incluso los franceses, que quieren ser la novia en la boda y el muerto en el entierro aseguran que nació en tierras galas.
Leyendas urbanas al fin y al cabo, porque lo realmente cierto, es que el cantante más importante de la historia del tango era y siempre lo será… ¡valenciano!

Corría el año 1890 y en el emblemático, tribal y cosmopolita barrio de Benimaclet, vino al mundo un niño de mirada melancólica y voz de lluvia. De familia humilde, fue bautizado en la Iglesia de la Plaza con el nombre de Carles Fuster i Gardel. (Partida de nacimiento nº 90/823 del 11 de Diciembre del citado año)
Sus padres, el Sr. Fuster y la señora Amparo Gardel, en edad madura de prometer, prometieron a los pies de la Virgen de los Desamparados, (hay testigos… bueno, habían) que ese niño jamás pasaría hambre y aunque la vida se les fuera en ello, marcharían a hacer las Américas para asegurar un futuro respetable a su recién nacido.

Se entiende de buena fe, la obsesión de los argentinos, uruguayos y franceses por adjudicarse la propiedad de tan celebérrimo personaje, pero lamentándolo mucho (o casi nada) se trata simplemente de casualidades producidas en su huida hacia la tierra prometida.
Sí, es cierto que el avión que traslado a la familia Fuster Gardel despegó desde Toulouse. También es cierto que aterrizó en Buenos Aires y su primer domicilio fue en la Calle Uruguay, nº 162 (de ahí la confusión de los uruguayos)

Pero la verdad, que da un giro total a la leyenda es esta carta, (inédita hasta este momento) de Gardel a su abuelo paterno, que ratifica su origen valenciano y su añoranza de una tierra que nunca llegó a conocer demasiado. 
  

Transcribo su contenido para una mayor comprensión:

Buenos Aires, Enero de 1925

Querido viejo de mi viejo:
¿Cómo estás? Desde que me fui, triste vivo añorando el caminito amigo que me llevaba a la placita de la Iglesia. ¿Te acordás vos de eso?
Hoy, acaricia mi ensueño el suave murmullo de la fuente al suspirar...

Mi viejo quiere que sea médico, psicólogo  para más señas, pero me resisto Che, porque creo que mi futuro está en la Canción, en el Tango para ser más preciso.
Quiero cantar adivinando el parpadeo de las luces que a lo lejos van marcando mi retorno, las mismas que alumbran mi añorada Valencia...
Mi Benicalap querido, cuando yo te vuelva a ver, no habrá más penas ni olvidos...

Ahora mi viejo, te dejo para irme a Palermo. Hoy corre el potrillo que siempre justo en la raya afloja al llegar.

Un beso muy fuerte,
Carlos Gardel


¡Definitivo e Incontestable!

Reparto: Casss, en el papel de Carlitos Gardel
         Alfredo, en el de el abuelo paterno.

27 comentarios:

  1. Alfredo, no soy tanguera ( lo que me faltaría ya para la melé completa que bastante me cuesta a veces sincronizar el chotis con la polka), pero tu documentado artículo me ha convencido: Gardel es valenciano. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja

    Che!!!!!! Es argentino y no hay discusión.
    Que lindo cuento o leyenda, porque la historia ya sabemos se dibuja en la voz del Río de la plata, Santa Maria de los Buenos Aires :)

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Menudo descubrimiento!!! Creo que os habreis, enemistado con todos los argentinos, los franceses y los uruguayos: pero algún valenciano habrà
    que os dé las gracias por la novedosa notícia aunque sea de metirijillas.
    Muy bien hallado. Me gustò. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Valenciano!!

    Por cierto, dada la proximidad, aligual tenía un abuelo de Castellón, jajajaja...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. No se peleen, era Bela Lugosi usando un pseudonimo para cantar tangos. ¿O es casualidad el parecido físico?

    ResponderEliminar
  6. Buena adaptación a lo que cada uno quiere. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. jajajaja buenísimo!...así nacen las leyendas!...con al solidez de "documentos" irrefutables, las palabras de testigos -que ya no están- y el fervoroso relato de un letrado destacado, como este juevero de lujo que se llama Alfredo y por suerte tenemos en nuestro distinguido grupete!
    Un abrazo
    =)

    ResponderEliminar
  8. Has hecho todo un descubrimiento!! eso sí que es una leyenda urbana y si nos lo dices tú, nos lo creemos... valenciano!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  9. Jajaja...me ha encantado tu leyenda ¿o no es leyenda?, está tan bien hecho que me dejas con la duda."Niño de mirada melancólica y voz de lluvia", me encanta esa frase. Enhorabuena por tu relato!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Al principio dudé de tus argumentos, pero ese documento, resulta irrefutable. Solo una duda: ¿que motivo hay para que ni Zaplana ni Camps, se hayan apropiado de su figura para enaltecer más a la Comunidad y al tiempo ganarse unas perrillas?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Oye... me has dejado pasmada! jaja! y bue, así se dará fin a la controversia, al menos que aparezca alguna documentación aún no salida a luz, que determine fehacientemente que era chino (y de ahí la confusión con los orientales de mis pagos).
    Ciertamente, así nacen las leyendas y toooodas la confusiones posteriores. Genial! 'bo, te pasaste! :D
    Besos, y buen fin de semana.
    Gaby*

    ResponderEliminar
  12. me encanta llevar la contraria....
    ¿avión?
    ese fallito es un fallazo...
    lo siento.
    por lo demás, alguien os va a dar de...argentino o uruguayo zamorano....por que mi abuelo me juró que había nacido en vezdemarbán...gardel no era aquel que cantaba aquello de YO SOY MINERO...?
    ese, llamado gradel según mi abuelo, nació acá.
    medio beso.

    ResponderEliminar
  13. Lo siento por tus comentarista, Alfredo, pero yo después de ver el documento que acompañas tengo que decir...Que Gardel era ANDALUZ, que sí que me lo contó mi "seño" de música que de tanto en tanto se marcaba un tango.
    Diez sobre diez.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Sin lugar a dudas, coincido con San, andaluz de pura cepa y no necesitamos documentos que lo acrediten. De la mano de tu magnífica pluma, ha nacido una nueva leyenda urbana, esa que situa a Gardel en tierras valencianas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Fue muy divertido, alfredo, ser cómplice de tus "fechorías"....Te luciste con la apuesta tan convincente, aunque por los resultados parece que cada uno quiere atribuirse para sí, el derecho a ser el "dueño" del zorzal... Hagamos un pacto: yo no discuto que volvió a Valencia a ver a su abuelo y vos no discutís que nació en Tacuarembó, ta?

    Siempre ocurrente, siempre divertido, siempre "elegante" y siempre buen escritor. Me honra tenerte en mi grupo de facebook.... ;)

    ResponderEliminar
  16. Desde que leí el Cementerio de Praga no me creo nada de documentos encontrados, ni aunque estén arrugados y requemados. Pero has hecho bien en intentarlo, así nacen las leyendas y puede que algún día tu relato sea una fuente fidedigna.

    Me asombra siempre tu aportación, eres muy bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. jajaja
    Valenciano? pero todos los buenos cantantes van a terminar siendo valencianos? ya tenéis a Nino Bravo :)
    Has leído el libro, Gardel: el muerto que habla. Las probabilidades y la estadística es una ciencia muy versátil y reversible.

    Tu post es muy original.

    un saludo

    ResponderEliminar
  18. Bestial. Y totalmente irrefutable, vemos como toda su inspiración le vino de su tierra, aunque por motivos comerciales debiera adaptarla a la tierra de adopción.
    Convencido de la valencianidad de Gardel, te envío un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Oye, pues, que te quiten lo bailao, valenciano y nada más, di que si, leyendas a parte, se quedarán todos de pasta de boniato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Anonadada me has dejado, desconocía toda esta leyenda alrededor del tanguista. Genial. Valenciano no está mal ;-) Besos

    ResponderEliminar
  21. Hola Alfredo, vengo a poner un poco de realidad a tu leyenda de Gadel, en mi botxito, todos sabemos que nació en Bilbao..pero no presumimos de ello, es algo natural..de nuestra tierra, porque los de Bilbao nacemos donde nos da la gana jajaja.
    Me ha gustado tu relato..Pero deja de soñar ¿ Valenciano ? ¡ quita !¡ quita !
    Besos amigo.

    ResponderEliminar
  22. Aqui en mi tierra se dice "barriendo pa dentro" Si señor, Gardel se crió en la Albufera ¿y que? ¿a quien le molesta eso? ajjaaja Tu siempre tan original.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  23. jajaja Me parece que algo se te ha pegado de los franceses (si eres valenciano, que no lo sé, aunque esa "plaça del diamant"...). Pero da igual, seas de donde seas, la leyenda de Gardel se lee con mucho interés y uno "casi" llega a creérsela.

    Un abrazo.

    PD. Sí, mi historia por ahora sigue.

    ResponderEliminar
  24. Valenciano!!! jajaja formidable. Hay una canción que dice: Gardel nació en la luna...
    Abrazo por la originalidad y el atrevimiento. Conste que no soy un radical con respecto a la nacionalidad del Zorzal criollo, me imagino que si nunca quiso aclararlo de forma incontrastable, es porque estas cuestiones no deberían de importar sino solo su música.

    ResponderEliminar